Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2003 Página 2 de 3

Mortalidad, complicaciones y costos en diabetes mellitus

Alberto Quirantes Hernández/ Y otros

Resultados
En la tabla 1 puede apreciarse que antes de la aplicación del programa, los fallecidos diabéticos que vivían en el municipio Cerro constituían prácticamente la tercera parte de todos los portadores de esta enfermedad que fallecían en el hospital. A partir de la aplicación del programa estos diabéticos sólo constituyeron el 9,1 % entre todos los diabéticos fallecidos. En la tabla 2 se presentan los diabéticos que fallecieron en todo el municipio Cerro. La mortalidad se redujo en un 41 % después de la aplicación del programa, siendo más notoria en el sexo femenino (51 %) que en el masculino (22,2 %).

En la tabla 3 estos mismos diabéticos se presentan por grupos de edades y en todos ellos existe una apreciable disminución de la mortalidad, siendo la de menor cuantía entre los de 65 años de edad en adelante.

En la tabla 4 observamos el número de pacientes ingresados en el hospital en los que la diabetes mellitus se determinó como la causa directa o básica del ingreso. Prácticamente, la disminución en el número de casos hospitalizados pudo lograrse casi en su totalidad a expensas de los pacientes que se encontraban dentro del programa, lo que condujo a un ahorro considerable de dinero en lo que respecta a los costos directos de la enfermedad, y que alcanzó la cifra de $ 25 705,87. También pudo constatarse que entre los diabéticos que no pertenecían al municipio Cerro apenas disminuyó el número de los que tuvieron que ser ingresados debido a su enfermedad.

Discusión
En la diabetes mellitus las complicaciones encontradas, los ingresos hospitalarios y los fallecimientos, en una proporción con certeza importante, no son más que el reflejo de inadecuados estilos de vida. Un estilo de vida inapropiado en que se favorezca la obesidad, el hábito de fumar, la inestabilidad en el control metabólico y otros factores de riesgo,3-8 son elementos definitorios para la aparición de complicaciones secundarias a la diabetes y a un mayor riesgo de muerte en estos pacientes.9-11

En todo el mundo existe consenso en cuanto a que la educación organizada y sistemática del paciente diabético, con buenas orientaciones sobre formas de conducta saludable a través de charlas y conferencias de corte popular, e impartidas por médicos u otro personal afín, produce un decrecimiento significativo en cuanto a mortalidad, complicaciones y costos de esta enfermedad.12-20 En los programas sobre la diabetes mellitus que existen en nuestro país están planteados estos conceptos. Se orienta lo que se debe hacer, pero lo que no se concreta con claridad es el "cómo hacerlo". Con nuestro programa se llena este vacío, pues diseñamos la forma sistemática y organizada de cómo crear los mecanismos para lograr los objetivos que aquí demostramos que pueden alcanzarse. Los resultados que presentamos y que fueron procesados por tres fuentes independientes, demuestran palpablemente que con la aplicación de este programa se obtuvo una evidente disminución de la mortalidad, las complicaciones que condujeron a un ingreso hospitalario, y los costos directos de la enfermedad.

El primer paso en el establecimiento del programa fue desarrollar una fuerte y armónica relación entre los niveles de atención primaria y secundaria de salud, e integrar entre ambos un grupo directriz a nivel municipal, que fue el encargado de implementar el programa y controlar su cumplimiento y sus resultados.

En segundo lugar, se confeccionó una plantilla de recogida de datos de fácil comprensión y elaboración, que se llenó en cada consultorio de atención primaria antes del comienzo del programa y después anualmente, y en la que sólo se recogían los datos que se encontraban registrados en la ficha familiar del paciente diabético. Ello permitió caracterizar a la población diabética de todo el municipio y ofreció todos los datos relativos al estilo de vida de esta población, las complicaciones encontradas, los ingresos hospitalarios y los fallecidos por esta enfermedad, y al mismo tiempo fue el control evaluativo sobre la marcha del programa.

En tercer lugar, fueron organizados por el nivel secundario de salud cursos de actualización en diabetes mellitus, recibidos de forma masiva y obligatoria por todos los médicos del nivel de atención primario de salud, y donde se les explicaba también la implementación del programa que debía basarse en 2 aspectos fundamentales: a) reuniones mensuales con todos los diabéticos de cada consultorio y b) la consecución de que todos estos enfermos cumplieran con Las 7 Leyes del Éxito de Paciente Diabético, que es un código compacto diseñado por nuestro grupo de trabajo y desarrollado en el universo donde se aplicó el programa; y que al lograr encauzar a cada diabético dentro del cumplimiento de estas leyes, lo preservamos de los descontroles metabólicos y las subsiguientes complicaciones de esta enfermedad. Estas 7 Leyes son:

  1. Asistencia mensual a las reuniones educativas para diabéticos.
  2. Asistencia trimestral a la consulta médica.
  3. Asistencia mensual al podólogo.
  4. Asistencia semestral al estomatólogo.
  5. Alcanzar y/o mantener el peso ideal.
  6. Practicar sistemáticamente ejercicios físicos acordes con la edad.
  7. No fumar.

Acerca del autor

Alberto Quirantes Hernández/ Y otros

El doctor Alberto Quirantes Hernández es Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente "Dr. S. Allende" en Ciudad de la Habana, Cuba.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados