Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2010 Página 1 de 6

Monitores transcutáneos de dióxido de carbono y oxígeno

Instituto ECRI

El ECRI Institute presenta una revisión sobre los monitores de cabecera para medir los gases sanguíneos por vía transcutánea.

Alcance de esta Comparación de Producto
Esta Comparación de Producto cubre los dispositivos de monitoreo independientes y modulares que detectan la presión parcial de dióxido de carbono y oxígeno transcutáneos, o de ambos, así como los sensores incluidos con cada uno de ellos.

Estos dispositivos también se denominan: monitores de gases en sangre, monitores del circuito respiratorio, monitores para el quirófano, alarmas de ventilación.

Información UMDNS
La presente Comparación de Producto cubre los siguientes términos de dispositivos y códigos de productos, tal como aparecen enumerados en el Sistema Universal de Nomenclatura de Dispositivos Médicos del ECRI Institute™ (UMDNS™):

  • Monitores, Cabecera, Gases en Sangre, Transcutáneos (Monitors, Bedside, Blood Gas, Transcutaneous) [17-996].

Propósito
En la superficie de la piel, los monitores transcutáneos de la presión parcial de dióxido de carbono (tcpCO2) y de oxígeno (tcpO2) proporcionan métodos no invasivos para la medición de la presión parcial de dióxido de carbono (CO2) y de oxígeno (O2). Estas mediciones no siempre son iguales a la presión arterial parcial de CO2 (paCO2) y de O2(paO2), pero pueden ser indicadores útiles de esos valores.

El suministro de O2 a los tejidos y la eliminación de CO2 por parte de estos se encuentran entre los procesos fisiológicos más vitales del cuerpo. El suministro insuficiente de O2 al cerebro u otros órganos (hipoxia) puede conducir a daño cerebral o de los órganos o a la muerte. La acumulación excesiva de CO2 en los tejidos puede disminuir el pH de la sangre (acidosis), y si no se corrige rápido, puede deprimir el sistema nervioso central y resultar potencialmente en desorientación, coma o en la muerte. El monitoreo de estos parámetros proporciona información valiosa sobre el estado de los pacientes en riesgo de hipoxia o ventilación inadecuada, o en quienes los cambios metabólicos clínicamente significativos pueden ser detectados como variaciones en la tcpCO2 (por ejemplo, pacientes bajo anestesia general o con enfisema).

El monitoreo transcutáneo de los gases sanguíneos se puede utilizar como suplemento --o, en algunos casos, como una alternativa-- a la extracción y análisis periódico de sangre arterial. Un espécimen para determinar los gases en sangre arterial refleja el estado del paciente solo en el momento de la toma de la muestra, mientras que los monitores transcutáneos permiten el registro continuo y las tendencias. Los electrodos para gases en sangre, colocados dentro de un catéter arterial, también pueden proporcionar mediciones continuas de la paO2 y la paCO2; sin embargo, este procedimiento invasivo presenta riesgos, tales como la perforación de la arteria umbilical, hemorragia y sepsis. Además, el aparato es un poco frágil.

El monitoreo de la tcpO2 es crítico para evitar la hipoxia (paO2 baja) y la hiperoxemia (paO2 elevada). En los bebés, la hipercapnia persistente (paCO2 elevada) puede indicar complicaciones pulmonares en potencia mortales, mientras que la hipocapnia (paCO2 baja) podría ser sintomática de asma infantil o de una embolia pulmonar que limita el flujo de sangre hacia los pulmones; la hipocapnia también podría resultar de una sobreventilación mecánica de los pulmones, que crea un excesivo volumen respiratorio por minuto (es decir, el volumen de aire nuevo que entra en los pulmones cada minuto).

Principios de operación
El intercambio gaseoso entre la sangre y la piel tiene lugar de manera ligera por debajo de la superficie dérmica, a nivel de los capilares subepidérmicos. El O2 de la sangre arterial rica en este gas difunde por fuera de los capilares y se intercambia con el CO2 generado en los tejidos como un subproducto del metabolismo celular. Los gases de la sangre difunden hacia arriba, a través del estrato córneo (filamentos de queratina en una matriz de lípidos y proteínas no fibrosas), donde se pueden medir sus presiones parciales.

Acerca del autor

Instituto ECRI

El ECRI Institute (Pensilvania, Estados Unidos) es una agencia independiente de investigación, sin ánimo de lucro, dedicada a mejorar la seguridad, la calidad y la efectividad de la atención en salud, en función del costo
x
julio
14 de abril de 2019 a las 16:41

Tengo entendido que en la actualidad hay sensores transcutaneos de oxígeno que no utilizan electrolitos y se simplifica su manejo. Es decir que hay nuevas tecnologias en el mercado que el articulo no menciona. Podrian actualizarlo ? Atentamente Dr. Julio Honnorat


Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo