Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Plymouth, Pensilvania, Estados Unidos - Febrero de 2017

Monitores para bebés de uso general no miden con exactitud los signos vitales

El ECRI Institute reporta sobre algunos dispositivos infantiles que no han sido regulados y pueden causar daño en bebés sanos.

Una investigación realizada por expertos del ECRI Institute y el Hospital Infantil de Filadelfia, reporta que los monitores infantiles comercializados a los padres, no han sido regulados y pueden llegar a causar daño especialmente en bebés sanos.

Expertos pediátricos sostienen que estos dispositivos pueden motivar alarmas indebidas sin evidencia de beneficios médicos. Por ejemplo, un sensor electrónico conectado al calcetín de un bebé que monitoriza los signos vitales y alerta a los padres en sus teléfonos inteligentes si, el nivel de saturación de oxígeno de un bebé disminuye.

“No hay evidencia públicamente disponible de que estos monitores de bebé sean exactos en la medición de los signos vitales”, dijo David T. Jamison, director ejecutivo de dispositivos de salud en el ECRI Institute. Por su parte, el pediatra y experto en seguridad Christopher P. Bonafide, del Hospital Infantil de Filadelfia, asegura que “estos productos se comercializan de forma agresiva a los padres de bebés sanos, prometiendo tranquilidad sobre la salud cardiorrespiratoria de sus hijos”.

Bonafide y sus colegas escribieron un artículo en la edición de la Revista de la Asociación Médica Americana sobre ‘El mercado emergente de monitores fisiológicos infantiles integrados a los smartphones’. “No hay evidencia de que estos monitores fisiológicos infantiles de consumo sean salvavidas o incluso precisos, y estos productos pueden causar temor innecesario, incertidumbre y dudas en los padres”, señaló el pediatra.

Los investigadores se centraron en cinco modelos de monitores fisiológicos infantiles introducidos en los últimos dos años con costos que van desde los 150 a 300 dólares. El artículo menciona que los productos no han sido regulados como dispositivos médicos por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. El ECRI Institute está preocupado por la seguridad y eficacia de los aparatos. "No hay evidencia públicamente disponible de que estos monitores sean exactos en la medición de los signos vitales del bebé", aseguró Jamison.

Incluso si estos aparatos de consumo demuestran ser exactos, dijo Bonafide, “existe una seria cuestión de si éstos son apropiados para monitorizar a bebés sanos. Una sola lectura anormal puede causar un sobrediagnóstico, una detección precisa que no beneficia a un paciente”. Por ejemplo, dice, una lectura de baja saturación de oxígeno que podría resolverse por sí sola puede desencadenar una visita a un departamento de emergencia, seguida de sangre innecesaria, exámenes, radiografías e incluso la admisión hospitalaria.

La neonatóloga Elizabeth E. Foglia cuida a diario a lactantes y niños enfermos en la unidad de cuidados intensivos, y comenta que los padres a menudo preguntan si deben usar un monitor de apnea cuando sus bebés llegan por primera vez a casa. En ese orden de ideas, añadió que “en el futuro, algunos monitores fisiológicos podrían ofrecer beneficios reales a los niños vulnerables en el hogar, pero por ahora no hay evidencia de que estos dispositivos sean seguros, precisos o efectivos”.


Palabras relacionadas:
Cuidados del recién nacido, comercialización de dispositivos infantiles, monitoreo de signos vitales en recién nacidos, estudio de mercados de monitores infantiles
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados