Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2009 Página 2 de 5

Monitores de apnea

ECRI Institute

Un sensor infrarrojo (IR) de CO2 mide la presión parcial de CO2 en los gases exhalados por el paciente. De los gases comúnmente respirados, solo el CO2 y el vapor de agua absorben selectivamente las longitudes de onda específicas de la luz IR. Se coloca una cánula delante de la nariz y se conecta con tubos a una bomba que extrae continuamente gas del frente de la nariz. Como la cantidad de luz IR absorbida es proporcional a la concentración de la molécula absorbente –en este caso, CO2–, se puede determinar la concentración de CO2 de la muestra mediante la comparación de su absorbancia con la de un estándar de concentración conocida. Los cambios en esta concentración se interpretan como respiraciones. Este dispositivo funciona en forma similar a un monitor de CO2 al final de la espiración (vea la Comparación de Producto titulada "Carbon Dioxide Monitors, Exhaled Gas", en www.ecri.org).

A pesar de que se emplean varios métodos para percibir la respiración, todas las unidades usan un enfoque similar para detectar la apnea. Las alarmas de apnea se activan cuando el tiempo transcurrido desde la última respiración detectada excede un límite preestablecido por el operador. Este lapso puede oscilar entre 0 y 60 segundos, y los puntos específicos establecidos varían de acuerdo con el dispositivo de cada proveedor. En algunos monitores, el operador puede optar por desactivar la alarma audible. Algunos sistemas ofrecen alarmas remotas y de mal funcionamiento del equipo (p. ej., cable suelto, batería baja, pérdida de energía).

Los eventos apneicos algunas veces son transitorios; el paciente puede experimentar pausas respiratorias prolongadas y, sin embargo, es posible que la respiración se reanude espontáneamente poco después. En estos casos, el monitor puede responder a la apnea emitiendo alarmas, pero él mismo se reinicia automáticamente si se detecta una respiración en el transcurso de pocos segundos. Para evitar la omisión de eventos apneicos breves, el panel de exhibición a menudo incluye indicadores visuales, que permanecen encendidos hasta que el operador lo reinicia manualmente. Otros instrumentos requieren que el operador reinicie manualmente tanto las alarmas audibles como las visuales.

Algunos monitores de apnea tienen ajustes de sensibilidad a la respiración y/o al electrocardiograma (ECG), que se establecen con base en el tamaño de la señal, que va a ser interpretada como una respiración o un latido cardíaco. La sensibilidad del instrumento se puede ajustar en forma manual o automática, y por lo general se establece un nivel lo suficientemente bajo como para detectar señales respiratorias débiles, y lo bastante alto como para ignorar las señales foráneas (p. ej., artefactos).

Además de detectar la respiración y su ausencia, muchas unidades incorporan una modalidad de monitoreo secundaria (tal como un monitor de frecuencia cardíaca) u ofrecen una de estas como opción. Incluso, si el circuito de detección de la respiración no indica un episodio apneico prolongado, el monitor de frecuencia cardíaca detectará bradicardia (frecuencia cardíaca lenta), la cual puede ser causada por hipoxia, y sonará una alarma. De manera similar, algunos modelos incluyen alarmas de taquicardia (frecuencia cardíaca rápida) y muestran datos numéricos de la frecuencia cardíaca.

Algunos monitores incluyen otras opciones y características especiales. Las respiraciones pueden indicarse por una luz intermitente o por un "clic" audible. Los medidores de frecuencia suelen indicar la frecuencia respiratoria en respiraciones por minuto, y a menudo incluyen alarmas, que suenan cuando esta frecuencia excede o cae por debajo de los límites preestablecidos. Algunos instrumentos disponen de opciones de monitoreo de la presión arterial y de la saturación de oxígeno de la hemoglobina, mediante oximetría de pulso (SpO2). Los monitores de apnea también pueden interconectarse con dispositivos de exhibición y grabación, y conectarse a un computador para la transferencia de datos.

Algunos monitores de apnea tienen capacidades de documentación, típicamente la habilidad de registrar dos o más canales de datos de eventos del paciente, por varias horas y hasta varios meses, dependiendo de la cantidad y formato de los datos y los parámetros almacenados. Los datos registrados caen en dos categorías: paciente (p. ej., frecuencia respiratoria, frecuencia cardíaca) y equipo (p. ej., encendido/apagado, batería baja). Los datos del paciente se pueden grabar e imprimir, como tablas o formas de onda. Estos datos se pueden usar para asegurarse de que el monitor se está utilizando adecuadamente, para distinguir las alarmas verdaderas de las falsas y solucionar problemas del equipo.

La activación de la grabación de las formas de onda puede ser automática o continua. La activación automática se produce cuando ocurre un evento que excede los límites preestablecidos del monitor. En el modo continuo, todos los datos de los canales seleccionados se registran durante un período específico. Los datos almacenados en la memoria se pueden manejar de tres maneras. Algunas unidades sobreescriben los datos antiguos con eventos más recientes, otras guardan los datos que satisfacen criterios específicos basados en la duración de los eventos, y algunas dejan de almacenar los datos cuando se llena la memoria.

x
VERONICA
18 de febrero de 2019 a las 11:18

MI NIETA DE 2 MESES NECESITA ESTAR CONECTADA POR UN DIAGNÓSTICO DE APNEA, Y NOS GUSTARÍA PODER COMPRAR UN EQUIPO QUE PUEDA SER USADO EN CASA Y EN LA CALLE, CON MEMORIA. QUE VALOR TIENE, Y DONDE SE PUEDE COMPRAR. GRACIAS VERÓNICA

Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados