Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2003 Página 2 de 2

Modelo estereolitográfico de tejidos blandos: una ayuda para la braquiterapia

E. Schwaderer, F. Dammann, A. Bode, W. Budach, T. Kaus, P.K. Plinkert y C. D. Claussen

El aplicador permaneció in situ durante la radioterapia y no necesitó reajustes. Fue bien tolerado por el paciente y no causó ninguna complicación. El aplicador se retiró sin dificultad al final de la terapia, después de dos semanas.

Discusión
La braquiterapia HDR de carga diferida permite la administración de una dosis alta de radiación a un tumor localizado mientras preserva los tejidos adyacentes. La colocación precisa de los catéteres de carga diferida, que guían los elementos radiactivos hasta el sitio de aplicación, es un requisito para garantizar la distribución óptima de la dosis durante la terapia indicada [1]. Las dificultades para lograr la colocación precisa del aplicador, en especial para la región de cabeza y cuello, han conducido a diferentes estrategias [1,3,6]. Con estos métodos, la posición de los aplicadores se verifica mediante rayos X.

Sin embargo, las radiografías sólo muestran estructuras óseas y no permiten observar tejidos blandos, como es el tumor mismo. Kremer y colaboradores propusieron un método alternativo que utiliza unos brazos mecánicos para la colocación estereotáctica de una aguja de radioterapia intersticial, con base en imágenes de múltiples planos obtenidas mediante TAC [1]. Los autores informaron de una precisión promedio de 0,6 mm para este brazo mecánico. Sin embargo, la precisión del sistema en su conjunto está afectada por las imprecisiones del proceso de registro que precede a cada sesión de terapia.

En la actualidad, la disponibilidad de las imágenes tridimensionales (3D) es amplia y son utilizadas en el planeamiento de la terapia. La construcción de un aplicador personalizado, apoyándose en exámenes no invasivos como el TAC tridimensional, representa un nuevo método para lograr una colocación precisa de los conductos de braquiterapia. El modelo estereolitográfico, como el empleado para construir nuestro aplicador, ha mostrado una precisión de 1 mm o incluso mayor [8, 9].

Poulsen y colaboradores describieron un modelo estereolitográfico basado en TAC como una ayuda para la braquiterapia orbital [2]. Ellos emplearon una lámina para fijar las agujas de la braquiterapia, construida con base en un modelo estereolitográfico y la fijaron sobre la piel de la cabeza durante la terapia. De acuerdo con estos autores, nosotros encontramos un alto grado de precisión en cuanto al ajuste del aplicador, y fue más fácil el procedimiento de planeación de la braquiterapia, la inserción del aplicador y las sesiones de radioterapia.

Reconocimiento
Los autores expresan su especial agradecimiento al técnico estomatólogo R. Kolk por su excelente trabajo de artesanía, y a K. Sturm, ingeniero principal de Faust Sonderbearbeitungen, por su enfoque ingenioso y creativo.

Todos los autores prestan sus servicios en el Hospital Universitario de Tübingen, Tübingen, Alemania. Los Drs. Schwaderer, Bode, Claussen y Dammann trabajan en el Departamento de Radiología Diagnóstica; el Dr. Budach está adscrito al Departamento de Radioterapia y el Dr. Kaus al Departamento de Prótesis de la Clínica Estomatológica; y el Dr. Plinkert pertenece al Departamento de Otorrinolaringología. E-mail: erwin.schwaderer@med.uni-tuebingen.de (en español: florian.dammann@med.uni-tuebingen.de). El artículo original se publicó en MedicaMundi. La presente versión en español se publica con autorización de Medica Mundi 2000;44(1):48-51. © Copyright Philips Medical Systems.

Fin.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Oncología y radioterapia