Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2017 Página 1 de 2

Mitos y realidades en telemedicina

Karim Nader Ch., MD

Uno de los mitos que debe ser excluido es el que dice de forma aberrante que con la telemedicina los costos de atención en salud se vuelven excesivos.

Hoy en día existen una serie de mitos relacionados con la telemedicina y sus respectivos aplicativos. Algunos de ellos que se encuentran en la mente del colectivo médico son: atención médica impersonal, pérdida de control sobre los pacientes, reemplazo de los médicos por sistemas tecnológicos y aumentos excesivos del costo en la atención médica.

Respecto a la atención médica impersonal, nada más lejana esta apreciación de la realidad. Cuando los médicos se enfrentan a un paciente a través de sistemas de telemedicina, su intelecto se ve forzado a prestar una mayor concentración sobre el problema médico que atraviesan, la razón: se está realizando una interconsulta especializada por lo regular con un médico general y en algunos casos con otro especialista, con el fin de obtener una segunda opinión especializada para resolver una patología determinada.

Se debe tener en cuenta siempre, que el solo hecho de emplear sistemas tecnológicos para este tipo de tarea científica, aumenta cuantitativa y cualitativamente la responsabilidad de los profesionales de la medicina. De otra parte, también incide en la percepción del paciente frente a los sistemas de telemedicina; en lo que se refiere a los sistemas que diseñamos nosotros, tecnológicamente la persona es atendida por dos profesionales de forma simultánea: el médico general quien examina al paciente y el especialista que procura resolver el caso, aunado a esto por lo menos en la tecnología implementada por nosotros, el paciente puede comunicarse con video y voz en tiempo real con el especialista que atiende en ese momento su interconsulta. Nuestra experiencia con este tipo de atención, nos ha permitido observar en todas las interconsultas realizadas, una gran satisfacción por parte de los pacientes en las encuestas aleatorias realizadas. La realidad nos ha enseñado que el paciente percibe una excelente calidad en la atención médica.

Con relación a que se presenta pérdida de control sobre los pacientes, lo aplicado hasta la fecha demuestra todo lo contrario. Rebatiendo el primer mito ya mencionado, cuando se atienden bien los pacientes con sistemas ortodoxos de telemedicina suceden cuatro cosas: la primera de ellas consiste en que el paciente que vive en una población determinada que tenga un hospital Nivel I, puede seguir siendo manejado por el especialista de base o por otro que sea su homólogo, obviamente con la historia clínica digital ya almacenada, evitando que la persona sobre todo en los casos en que la patología sea puntual y/o crónica, tenga que desplazarse a hospitales Nivel II o III - IV. En segundo lugar, cuando el caso amerite remisión del paciente a hospitales de nivel superior, la decisión es tomada directamente por el especialista, con la garantía de que ese paciente no será devuelto a su población de origen sin una debida atención de su patología. Tercero, de entrada con telemedicina se define en la mayoría de los casos un diagnóstico acertado por parte del especialista y cuarto, concomitante con lo anterior se realiza una decisión terapéutica acertada.

Otro de los mitos que existen y se menciona por parte de no pocos médicos, en los   hospital y en los congresos, es que los sistemas tecnológicos terminarán por reemplazar a los profesionales de la salud. Este tipo de argumentaciones son totalmente falsas. Partamos de un principio: el intelecto profesional del médico nunca será reemplazado por una máquina sea cual sea la que se emplee para realizar un diagnóstico o procedimiento en el cuerpo humano. El software y los equipos biomédicos no son ni serán nada sin un profesional de la medicina al frente de la tecnología.

Para ir al extremo ratificando lo dicho, hoy se puede observar tal vez uno de los avances más importantes de los últimos tiempos en medicina: el robot quirúrgico Da Vinci. Bajo mi humilde opinión, considero y dudo que en el quinquenio actual, en tecnología médica pueda desarrollarse un equipo biomédico que supere al Da Vinci, que en concordancia con lo dicho anteriormente debe ser operado por un cirujano con un largo entrenamiento y una experticia de alto nivel.

Por último, un mito que de una vez por todas debe ser excluido del pensamiento de aquellos que son los encargados de diseñar las políticas de salud, administrar y operar médicamente a las instituciones sanitarias, es aquel que pretende ser incrustado en el común de los profesionales, cuando se dice de forma aberrante que con telemedicina los costos de atención en salud se vuelven excesivos. Para quienes de forma temeraria dicen esto en países desarrollados y en vías de desarrollo, me permito enunciar las siguientes preguntas:


Palabras relacionadas:
Qué es la telemedicina, ventajas de la telemedicina, asesorías médicas por teléfono, telecomunicaciones en el sector salud.

Acerca del autor

Karim Nader Ch., MD

Karim Nader Ch., MD

Médico cirujano, especialista en Telecomunicaciones y profesor por méritos académicos de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, de Bogotá, Colombia. Presidente de Advanced Telemedicine Solutions Corporation. Bloguero de ElHospital.com
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados