Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2007 Página 1 de 4

Microscopios quirúrgicos

Instituto ECRI

Comparación de producto de ECRI Institute que cubre todos los microscopios de reconocimiento y quirúrgicos para consultorios, clínicas y hospitales.

Propósito
Los cirujanos utilizan microscopios quirúrgicos para magnificar estructuras diminutas (por ejemplo, nervios, vasos sanguíneos y linfáticos, lesiones) en el campo operatorio. Para la amplificación (hasta 10×), el cirujano puede utilizar una lupa, que tiene un lente individual para cada ojo, integrado a unos anteojos o a una banda en la cabeza; sin embargo, la longitud focal de una lupa no puede ser ajustada y, por lo tanto, los cirujanos deben mantener sus cabezas a una distancia específica del campo operatorio. Para los procedimientos que requieren una alta amplificación y un enfoque ajustable, el cirujano debe utilizar un microscopio quirúrgico.

Muchos microscopios quirúrgicos están equipados con características que permiten al cirujano concentrarse más en la cirugía que en la manipulación del microscopio, tales como las capacidades de enfoque accionado y amplificación con zoom, así como los tubos oculares, que le permiten ver el campo desde una perspectiva vertical manteniendo la cabeza erguida. Los microscopios quirúrgicos hacen posible que los cirujanos de especialidades tan diversas como la odontología, la oftalmología, la otorrinolaringología, la cirugía plástica y la neurología, realicen procedimientos complejos en estructuras delicadas.

Principios de operación
Los microscopios quirúrgicos son similares, en cuanto a diseño, a los binoculares ópticos estándar para laboratorio (figura 1), pero están equipados con características que permiten su uso en el entorno quirúrgico (por ejemplo, iluminación especial, tamaños de campos relativamente grandes, largas distancias de trabajo). El cuerpo del microscopio típicamente está sostenido por un brazo ajustable unido a un soporte estructural (por ejemplo, un soporte móvil de piso o de pared o un montaje de techo-cielítico).

En el tubo del cuerpo del microscopio está incorporado un cambiador de amplificación –un tambor con pares de lentes dispuestos de modo que la rotación del tambor proporciona diferentes amplificaciones sin alterar el foco ni la distancia de trabajo–. La relación entre la amplificación más alta del tambor y la más baja se denomina relación de amplificación. Cuando un procedimiento requiere un rango de diferentes amplificaciones, el operador sustituye los lentes del objetivo y/o del ocular por unos de mayor o menor potencia. Por ejemplo, en la reconstrucción de la trompa de Falopio los cirujanos utilizan una amplificación de 10× a 12× para colocar las suturas, amplificación de 3,5× para anudarlas (debido a que una amplificación más baja normalmente proporciona la visión más amplia necesaria) y una amplificación de 6× para cortarlas.

El sistema de lentes está compuesto por los lentes oculares, el tambor de amplificación y los objetivos. La amplificación o potencia de los oculares del microscopio quirúrgico normalmente es de 8× a 20×. Hay dos tipos de tubos oculares: rectos e inclinados. Los rectos son coaxiales con el tubo del cuerpo y el eje de observación, mientras que los inclinados están unidos y forman un ángulo. En los modelos de algunos fabricantes este ángulo puede ser ajustado.

Los lentes objetivos se clasifican según la distancia de trabajo, la cual está determinada por la longitud focal (la distancia entre el lente objetivo enfocado y el objeto que está siendo visualizado). La longitud de onda característica de los lentes objetivos que se utilizan con un ocular de 12,5× es de 175 a200 mm, para exámenes en el consultorio y oftalmología; 200 a250 mm para cirugía plástica, reimplantación de extremidades, cirugía oral y otorrinología, y de 250 a375 mm para ORL (oídos, nariz y garganta) o cirugías otorrinolaringológicas, ginecológicas, neurológicas y vasculares.

Durante su uso, la luz de la cubierta de una lámpara es dirigida dentro del tubo a través de prismas o cables de fibra óptica, e ilumina el campo operatorio a través del lente objetivo, concéntrico al campo visual. El rayo de luz es reflejado desde el campo operatorio, a través del lente objetivo y el tambor cambiador de amplificación, hasta los oculares y al lugar donde el cirujano ve la imagen del campo operatorio. El acoplamiento de un dispositivo denominado divisor de haz (beam splitter) también permite canalizar la imagen, a través de prismas, a equipos de filmación, fotográficos o de grabación de videos, o al tubo ocular de un asistente o un observador.

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados