Promocione sus productos o servicios con nosotros
Puebla, México - Septiembre de 2017

México y Estados Unidos avanzan en implante craneal de cerámica

El dispositivo, diseñado en cerámica ya que es más biocompatible que el metal, reemplazaría secciones del cráneo para permitir acceso visual al tejido cerebral.

Investigadores de ambos países trabajan en un dispositivo que podría reemplazar secciones del cráneo para permitir el acceso visual al tejido cerebral. El proyecto fue concebido en 2010, desarrollado en 2012, y logró un financiamiento en 2015 por parte de México y Estados Unidos de casi seis millones de dólares.

Esta innovación a base de zirconia, sería una herramienta útil en la detección y tratamiento de lesiones cerebrales a través de métodos ópticos. ‘Ventana al cerebro’, nombre que recibe el proyecto binacional, incluye una constante colaboración de investigadores y estudiantes, así lo señala un comunicado de la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt).

Queremos proporcionar a los neurocirujanos una posibilidad de realizar tanto diagnóstico como tratamiento no invasivo de lesiones cerebrales, sin tener que tocar en físico el tejido de esta zona a través de este implante y, de herramientas ópticas y de luz láser en caso de que exista un daño por tratar”, señaló el doctor Santiago Camacho, del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), y líder del equipo mexicano.

Los materiales en los que se basan los implantes son cerámicos. La cualidad que más se  destaca es la transparencia, pensada así con la intención de que la luz pueda pasar y facilite realizar los estudios biológicos y ópticos necesarios. Para darle la condición transparente al dispositivo, los expertos realizaron un procedimiento a través de nanotecnología y lograron así que los defectos en el material fueran a escalas nanométricas.

“Todos los materiales tienen defectos, lo que se hizo fue controlarlos, tanto el tamaño como la cantidad se minimizaron, lo que permitió que el material pueda ser transparente y la luz pueda pasar”, declaró Javier Garay, investigador de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos.

En palabras de Garay, las propiedades de estos cerámicos resaltan porque son más biocompatibles a diferencia del metal, el cual se degrada más rápido en el cuerpo, la zirconia puede durar hasta 72 años. También detalló que “es un material muy duro, con propiedades que pueden asemejarse a las del hueso, por ejemplo, al del cráneo.  Si el paciente sufre un posible golpe en el lugar del implante éste no se fragmentará, algo que sí sucedería con un material como el vidrio”, explicó.

Otras de las aplicaciones del implante, además de ser colocado de forma superficial en la cabeza, permitiendo el diagnóstico y monitoreo de lesiones cerebrales, se encuentran en diversas áreas tecnológicas como: ventana de alta temperatura, ventana óptica para aplicaciones láser, además de ser un material de uso en diseños aeroespaciales.

‘Ventana al cerebro’ junta los esfuerzos de nueve investigadores principales, otros expertos y estudiantes de universidades de varios grupos multidisciplinarios de instituciones como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, la Universidad de California en Riverside y la Universidad de California en San Diego, el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica y el Instituto de Investigaciones en Materiales de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Palabras relacionadas:
Lesiones cerebrales, implantes craneales, tratamientos poco invasivos para trastornos neurológicos, implante craneal de cerámica, desarrollos neurológicos en México, investigaciones cerebrales en México, estudios cerebrales en México.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados