Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2020 Página 1 de 2

Medidas para liberar camas UCI durante la pandemia

Para llegar a 9,000 camas de UCI para 'pacientes Covid', Colombia habilitó un plan de cuatro fases para adecuación hospitalaria, hizo una inversión inicial de casi USD 620 millones en la compra de 2,817 ventiladores y capacitación de médicos.

"Habilitar suficientes camas de cuidados intensivos solo para casos COVID-19 no es una tarea fácil, pero Colombia lo ha hecho muy bien y va por buen camino", dice el José Luis Accini, presidente de la Asociación Colombiana de Cuidado Crítico y Cuidado Intensivo (AMCI), en dialogo con El Hospital.  Y es que las medidas de aislamiento social, extensión de cuarentena y cirugías aplazadas, no solo han retrasado la propagación del virus, también han ayudado a ganar tiempo para ampliar la capacidad instalada en hospitales que proyecta el Gobierno Nacional.

En la primera fase de Liberación de Espacios - al 30 de abril-, el país logró una meta superior al 50% con 20,887 camas de hospitalización para adultos, 1,653 camas de cuidado intermedio y 3,289 de cuidado crítico, de acuerdo con cifras del Ministro de Salud. En la segunda fase de Optimización de Recursos, el objetivo fue convertir a camas de cuidados intensivos aproximadamente 3,100 camas de cuidados intermedios que tiene el país y así se alcanzaría un promedio de 5,500 unidades disponibles para casos COVID-19. "La gran ventaja es que varias de estas camas ya cuentan con soporte ventilatorio", dice el Dr. Accini.

Para la tercera fase de Extensión, en la que está el país actualmente, el Ministerio de Salud ha solicitado ampliar la capacidad instalada dentro de clínicas y hospitales. No obstante,  la AMCI manifiesta su preocupación en esta etapa porque  espera  en que la adecuación de espacios se cumpla con los estándares de habilitación que indica la resolución 3100 de 2019. "Esta Norma exige unas condiciones de adaptabilidad física, tecnológica, operativa , pero sobre todo de talento humano muy bien capacitado; el documento indica que debe haber un intensivista por seis horas, al menos 2 enfermeras por turno de 12 horas, un terapeuta respiratorio, auxiliares de enfermería y clínica, adicional a otros 6 o 7 especialistas entre anestesiólogos e internistas", advierte el Dr. Accini.

El especialista, señala que de acuerdo con la experiencia de lo sucedido en Wuhan, China, donde habilitaron hospitales en tiempo récord para atender pacientes en estado de salud moderado, Colombia debería adaptar la infraestructura hospitalaria que ya se tiene para manejo de aquellos pacientes críticos por COVID-19 que van a aumentar más o menos en agosto. "No hay que ponernos a inventar que vamos a instalar camas de UCI por todos lados, porque podrás tenerlas, pero de dónde vas a sacar al talento para hacerlo funcionar adecuadamente", dice Accini.

Adaptar los recursos que ya se tienen

El Dr. Accini, quien también es Jefe de la UCI del  Hospital Universidad del Norte, enfatiza en que hay que diferenciar y tener claros los recursos para lo que es cuidado crítico y cuidado intensivo. Espacios de cuidado crítico no requieren tantos dispositivos o personal especializado como cuidado intensivo y se puede habilitar en área de urgencias, medicina interna o quirófanos, por ejemplo.

"Lo que han hecho algunas instituciones -y lo hemos practicado en nuestro hospital-,  es destinar una porción de camas del área UCI exclusivamente para pacientes con COVID-19; ahí voy a centrar también todos los elementos de bioseguridad, dispositivos médicos necesarios (no solo ventiladores)  y el recurso humano suficiente, especializado y capacitado para atender este tipo de pacientes", dice el especialista.

Para saber sobre el costo que representa montar una UCI, el Dr. Accini explica que, tan solo un cubículo básico de una UCI cuesta alrededor de 80 millones de pesos (USD 25 mil en promedio), sin contar el carro de paro y el equipo de Rayos X portátil.

Adicional, debe tener  una cama multiposiciones, monitor de signos vitales, planta eléctrica y puntos de conexión, ventilador, gases medicinales (un ventilador consume en promedio 8 balas de aire en 12 horas) bombas de infusión,  equipo de succión, electrocardiograma,  entre otros.

En una cuarta fase, el Ministerio de Salud proyecta una Extensión Crítica en la que se utilizarán hoteles, hospitales de campaña y otro tipo de establecimientos. Para este escenario, el gobierno también adquirió mediante nueve procesos contractuales 2,817 ventiladores por un valor de COP $229 mil millones (unos USD 620 millones) y de acuerdo con declaraciones del Ministro de Salud, Fernando Ruiz, "esperamos llegar a tener  8,000 dispositivos de éstos".


Palabras relacionadas:
Camas UCI durante la pandemia, Unidades de Cuidados Intensivos en Colombia, COVID-19 en Colombia, medidas para enfrentar la pandemia en Colombia, pacientes con COVID-19 en Colombia, adecuación de hospitales para pacientes con coronavirus, ventiladores para pacientes con COVID-19, capacitación sobre coronavirus para médicos en Colombia.
x
Jaime
03 de julio de 2020 a las 11:49

En este análisis se están mirando solo las grandes ciudades. La pregunta que pasa con la provincia sobre todo de ciudades como Quibdo, Tumaco, Leticia, ciudades con una gran falencia en UCIs y en general en donde no opera bien el sistema de salud. Es evidente que el retraso en Colombia en la modernización y actualización de los hospitales públicos y privados nos cogió en esta situación fuera de base. Ahora se quiere hacer en un tiempo recors, lo que no se ha hecho por años. Nota aclaratoria: Realmente $229.000 millones de pesos son aproximadamente USD 62 millones de Dolares no USD 620 millones .


Sección patrocinada por

Otras noticias de COVID-19 en la Industria de Salud

Documentos relacionados