Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2020

Mayor cuidado a pacientes geriátricos con enfermedades cardiovasculares

La fragilidad y las deficiencias cognitivas pueden empeorar inadvertidamente cuando los pacientes geriátricos son tratados en unidades de cuidados intensivos cardíacos.

Además de sus enfermedades cardiovasculares, muchos pacientes geriátricos a menudo tienen afecciones de salud adicionales, toman múltiples medicamentos, pueden ser frágiles o tener un deterioro cognitivo. Una declaración de la Asociación Americana del Corazón señala que la atención en la unidad de cuidados intensivos cardíacos es muy diferente entre adultos mayores y más jóvenes; además, proporciona una visión general de cómo las dolencias geriátricas pueden influir en la atención cardiovascular aguda.

“El tratamiento de todo paciente, teniendo en cuenta su perfil de salud completo, en lugar de centrarse solo en su evento cardiovascular agudo, es esencial para lograr los mejores resultados posibles entre los sujetos geriátricos con enfermedad cardiovascular aguda”, dijo Abdulla Damluji, presidente del grupo de redacción de la declaración y cardiólogo intervencionista en el Instituto del Corazón y Vascular Inova, en Estados Unidos.

Mientras están en una unidad de cuidados intensivos cardíacos, los pacientes mayores a menudo experimentan factores que los desorientan emocional y físicamente, como luces brillantes, ruido excesivo, nuevos medicamentos, sondas urinarias, cambios en la dieta, interrupciones del sueño y desafíos para ir al baño. “Para los adultos mayores vulnerables que ya pueden estar experimentando un deterioro cognitivo, el entorno en la unidad de cuidados intensivos cardíacos puede agotar las habilidades de afrontamiento ya limitadas y podría conducir al delirio”, explicó Damluji.

Por otra parte, el reposo en cama prolongado, a menudo necesario en una UCI, es perjudicial para pacientes de todas las edades. Para los mayores en estado crítico, ya delicados cuando ingresan en la unidad, la estancia en cama puede empeorar significativamente su fragilidad. El deterioro adicional de la fuerza muscular y la densidad ósea ocurre con frecuencia después de una inmovilidad prolongada, lo que también puede conducir a una mala tolerancia a la medicación, un mayor riesgo de caída, función cardíaca debilitada y úlceras por presión.

Otro problema que enfrenta esta población ingresada en la unidad de cuidados intensivos cardíacos, es que toman un promedio de 12 medicamentos diferentes, lo que aumenta el riesgo de efectos secundarios adversos, indica News Medical.

“En los últimos años, la Asociación Estadounidense del Corazón y otras organizaciones han puesto un fuerte énfasis en integrar los síndromes geriátricos en la atención cardiovascular para pacientes mayores, aunque la implementación es lenta. Las estrategias para lograr un enfoque de atención integral para cada paciente siguen siendo un objetivo importante para mejorar el cuidado de pacientes geriatricos”, explicó Damluji.

La mayoría de los ensayos clínicos sobre cómo tratar afecciones cardiovasculares agudas se realizaron en poblaciones más jóvenes, así que los hallazgos pueden no ser precisos para pacientes mayores. Sin embargo, la mayoría de las personas mayores de 85 años tienen una enfermedad cardiovascular y es muy probable que ingresen en una unidad de cuidados intensivos cardíacos para el tratamiento de un evento agudo, según el comunicado.


Palabras relacionadas:
Enfermedades cardiovasculares, enfermedad cardiovascular en adultos mayores, cuidado integral en pacientes de edad avanzada, envejecimiento cardiovascular, insuficiencia cardíaca, evento cardiovascular agudo
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados