Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2015 Página 4 de 9

Los 10 primeros riesgos de la tecnología médica para el 2015 (Parte 2)

ECRI Institute

  • La necesidad de reposicionar a los miembros del equipo o los equipos para acomodar el tamaño del robot
  • El reposicionamiento del paciente o el movimiento accidental de la mesa quirúrgica durante el procedimiento
  • Fallas en las prácticas de seguridad comunes y en la comunicación del equipo, que llevaron a complicaciones evitables (por ejemplo, quemaduras electroquirúrgicas en el lado alterno, puntura de órganos, retención de objetos extraños)

Para las instituciones equipadas con dichos sistemas es esencial, entonces, brindar entrenamiento apropiado,  acreditar rigurosamente y evaluar continuamente las competencias del equipo quirúrgico para minimizar el riesgo para el paciente.

Actualmente, sólo hay una  línea de sistemas robóticos multipropósito en el mercado: los sistemas da Vinci de Intuitive Surgical.  Todos estos sistemas incluyen un carro que incorpora brazos equipados con instrumentos quirúrgicos y dispositivos endoscópicos especialmente diseñados; este carro es ubicado cerca del paciente durante la cirugía. Los equipos accesorios –como un procesador de video, una fuente de luz endoscópica, una unidad electroquirúrgica (ESU, por su sigla en inglés) y un monitor de video—se alojan en un carro adicional.  Durante la cirugía, el cirujano –ubicado en la consola de control, alejado del paciente y del resto del equipo quirúrgico algunos centímetros —manipula los controles manuales y de pie para posicionar y operar los brazos robóticos mientras observa el sitio quirúrgico en video 3D en tiempo real.

La competencia del cirujano utilizando un sistema tan complejo es uno de los principales factores que afecta si un sistema de cirugía robótica puede ser utilizado de manera segura. Primero, un cirujano debe dominar los controles de la cámara, los movimientos del brazo robótico, la operación de los instrumentos y la activación de los dispositivos accesorios (por ejemplo, las ESUs).  Una vez establecida la competencia en la operación básica de los dispositivos, el cirujano debe dominar las técnicas de cirugía robótica para los procedimientos en los cuales se utiliza el robot.  Por último, el cirujano debe tener habilidades para responder apropiadamente en circunstancias inesperadas, tales como un movimiento imprevisto del brazo resultante, por ejemplo, en el atoramiento de los instrumentos, o en la colisión de un instrumento contra otro, posiblemente por fuera del campo visual del cirujano.

Además de las habilidades del cirujano, se debe considerar la competencia de todo el equipo quirúrgico.  El uso de robots modifica las circunstancias de la cirugía para todos los involucrados en ella. Por consiguiente, todos los miembros del equipo –desde el cirujano ayudante ubicado al lado del paciente, hasta el anestesiólogo y las enfermeras—deben estar especialmente entrenados para llevar a cabo las funciones requeridas durante los procedimientos robóticos.

Recomendaciones

Las circunstancias de la cirugía asistida con robots impone que se emplee un enfoque “robot-céntrico” al determinar cómo será el entrenamiento de los cirujanos y de los demás miembros del equipo quirúrgico, cómo se irá a evaluar su cualificación y cómo se llevarán a cabo todas las actividades asociadas –desde la toma de decisiones para llevar a cabo un procedimiento robóticamente, hasta cómo se va a limpiar el equipo después de la cirugía. La revisión de todos los factores a considerar está fuera del alcance de este artículo. (Consulte la sección de Recursos para fuentes de información adicional útiles. En particular, ver las series educativas de webinars producidos por ECRI Institute y Hartford Hospital.)  Aquí nos enfocamos en el papel del entrenamiento y la acreditación para proteger los pacientes del daño.

Aunque varias sociedades médicas, organizaciones de cirugía robótica, aseguradoras y agencias de gobierno han producido guías y documentos orientadores, no existe un estándar único consensuado que especifique cómo se deben preparar y autorizar los cirujanos y el personal de cirugía para llevar a cabo procedimientos robóticos.  Ante esto, los hospitales tendrán que tomar sus propias decisiones, utilizando dichos recursos (mencionados más adelante) como una guía.

Los factores a considerar al desarrollar o evaluar un programa de entrenamiento y acreditación incluyen los siguientes:

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados