Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2015 Página 3 de 9

Los 10 primeros riesgos de la tecnología médica para el 2015 (Parte 2)

ECRI Institute

En efecto, con los detectores digitales, la calidad de la imagen generalmente mejora a medida que la dosis aumenta. Por consiguiente, hay una tendencia natural a aumentar la dosis para obtener imágenes de mejor calidad. Los ajustes hechos de esta manera, repetidamente, a través del tiempo pueden llevar al uso de factores de exposición que varían de manera sustancial respecto las exposiciones “usuales” para un estudio dado, sin que los usuarios sean conscientes de que los niveles de dosis se han arrastrado hacia arriba.

La consecuencia es que los pacientes pueden estar de rutina expuestos a niveles de radiación ionizante innecesariamente altos durante los exámenes. Aunque es probable que un aumento en la dosis para un examen simple tiene un efecto insignificante, el efecto acumulativo en los pacientes sometidos a múltiples estudios durante el curso de su tratamiento –particularmente los neonatales—puede llegar a ser significativo.

Con las imágenes digitales, la única forma objetiva de identificar si se están utilizando los factores de exposición óptima de manera consistente (i.e., en todos los tipos de estudio o las áreas de atención) es revisar los indicadores de exposición suministrados por el sistema de las imágenes. Anteriormente, la práctica de comparar los indicadores de imágenes entre sistemas de imágenes o áreas de atención era complicado por la falta de un abordaje estandarizado: cada fabricante de sistemas de imágenes definía su propia indicación numérica de la exposición radiológica para calcular la dosis enviada al detector. Sin embargo, ahora los fabricantes están adoptando cada vez más el índice de exposición estandarizado (IE), establecido por el estándar 62494-1 de la International Electrotechnical Commission. Esto significa que las instituciones de salud pueden comenzar a usar el IE (en sistemas equipados apropiadamente) para rastrear los factores de exposición que se usan y para identificar tendencias que pudieran indicar una variación respecto a los valores óptimos.

Los sistemas de imágenes más recientes están actualmente comenzando a incorporar capacidades IE y para los sistemas de radiografía digital existentes puede ser posible adicionar esta capacidad a través de actualización del software.  Adicionalmente, empiezan a estar disponibles herramientas informáticas para facilitar el rastreo de los valores IE. Para hacer efectivo el uso del IE, los jefes de radiología, posiblemente con el apoyo de físicos médicos, necesitarán definir valores aceptables para estudios específicos y tipos de pacientes, hacer seguimiento a las variaciones y encontrar caminos para identificar eficientemente las prácticas deficientes.

Recomendaciones

  • Si sus sistemas de radiografía diagnóstica digital no están equipados aún para utilizar el IE estandarizado –desarrollado por la International Electrotechnical Commission (IEC 62494-1) y la American Association of Physicists in Medicine (AAPM TG-116) e implementados por los fabricantes de los dispositivos—investigar si está disponible alguna actualización de software que agregue dicha capacidad. Para compras de nuevos equipos, incorporar las capacidades IE en los requerimientos para las ofertas.
  • Después de haber incorporado el IE en sus sistemas de imágenes, utilizarlo para estimar la dosis del paciente y la exposición en el detector.
  • Adoptar las medidas necesarias para mostrar los valores IE a los técnicos de radiología como parte de su flujo de trabajo de rutina. Esto puede exigir una actualización en el software o un cambio en la configuración.
  • Instalar herramientas informáticas que importen y analicen automáticamente los datos de IE.
  • Definir responsabilidades para hacer seguimiento y analizar los datos de IE para todo el departamento.
  • Trabajar en la definición de los valores y rangos de EI aceptables para los estudios radiológicos comúnmente realizados.

8. Cirugía robótica: complicaciones secundarias a entrenamiento insuficiente

Los sistemas de cirugía robótica son dispositivos complejos que cambian el proceso quirúrgico para todos los involucrados.  Igual que con cualquier nueva tecnología que represente un punto de partida desde abordajes anteriores, la preparación es crítica para que el uso sea seguro. Si los cirujanos, el resto del equipo quirúrgico y el personal asociado no están suficientemente entrenados sobre cómo usar el sistema de cirugía robótica y cómo llevar a cabo una cirugía bajo estas condiciones excepcionales, se pueden presentar eventos adversos.

En efecto, ECRI Institute ha investigado varios eventos adversos relacionados con cirugía robótica en los cuales probablemente han contribuido a los daños en el paciente situaciones que son exclusivas de la cirugía asistida con robot. Estos eventos se presentaron debido a factores tales como:

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados