Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2019 Página 3 de 7

Las 10 mayores preocupaciones sobre seguridad del paciente para 2019

Esta lista apoya a las instituciones de atención sanitaria en sus esfuerzos por identificar y responder proactivamente a amenazas a la seguridad del paciente.

  1. ¿Tiene este paciente una infección que responderá a los antibióticos?
  2. Si es así, ¿está el paciente con el(los) antibiótico(s), la dosis y la vía de administración adecuados?
  3. ¿Se puede utilizar un antibiótico más específico para tratar la infección (reducir su intensidad)?
  4. ¿Durante cuánto tiempo debe recibir el paciente el(los) antibiótico(s)?

“La administración responsable de los antibióticos no significa denegar un tratamiento necesario”, enfatiza Bradley. “Pero hemos repartido descuidadamente y a la ligera el plato de dulces de los antibióticos sin pensar dos veces en cómo podemos estar perjudicando a nuestros pacientes”.

3. Agotamiento y su impacto en la seguridad del paciente

El agotamiento es indiscriminado. Afecta por igual a médicos (incluyendo los que están en entrenamiento), enfermeras, proveedores de salud relacionados, y líderes organizacionales. Y no puede seguir siendo ignorado. 

Las fuentes de noticias publican numerosas historias acerca de proveedores que luchan contra el agotamiento, la depresión y la ideación suicida. Los estudios demuestran que el agotamiento tiene una consistente relación negativa con la seguridad y la calidad. 

“Los proveedores de atención de la salud tienden a ser autocríticos, altamente funcionales y muy motivados”, afirma Ellen S. Deutsch, MD, MS, FACS, FAAP, CPPS, directora médica del ECRI Institute. “Ellos aumentarán las exigencias sobre sí mismos y tendrán altas expectativas para su propio desempeño, lo cual es loable, pero también puede ser problemático”. 

El registro de salud electrónico es un factor que contribuye, pero el agotamiento va más allá de las frustraciones con la documentación descritas a menudo por los proveedores. La atención de la salud está evolucionando rápidamente y mantenerse al día con los cambios puede ser un desafío. Las presiones de tiempo son intensas. Los proveedores están atendiendo un número creciente de pacientes con condiciones médicas complejas, disponiendo de recursos limitados. 

Repriorizar lo que tiene que hacer un clínico es una forma de reducir el agotamiento, pero en última instancia, el sistema debe cambiar. Si se va a tratar el agotamiento de manera efectiva, las organizaciones deben escuchar las inquietudes de los proveedores acerca de la carga de trabajo, los criterios de desempeño y la asignación subóptima de los recursos y solucionar estos problemas a nivel del sistema. Es necesario pasarse a una cultura de seguridad que recompense y reconozca un trabajo bien hecho. Las directivas deben esforzarse por hacer que los proveedores sientan que son tratados como seres humanos, cuyas opiniones y habilidades son valoradas, y no como engranajes de una rueda. 

El agotamiento es un tema complejo, con diversas partes involucradas que a veces tienen objetivos contrapuestos. La mayoría de estos objetivos son encomiables. Pero la acumulación puede llegar a ser abrumadora. 

Es importante que todas las partes involucradas recuerden de quién son los objetivos por los que deben estar trabajando para alcanzarlos: Deutsch dice, “Idealmente, los objetivos del paciente son los más importantes”.

4. Preocupaciones sobre seguridad del paciente que involucran a la salud móvil

La tecnología de salud móvil abre un mundo de oportunidades al trasladar la atención de la salud de los entornos tradicionales al hogar. Pero también despliega un mundo de riesgos. 

Los riesgos de la tecnología de salud móvil incluyen la falta de regulación de las nuevas tecnologías, las barreras para garantizar que los proveedores reciban con exactitud los datos que un dispositivo recoge y la posibilidad de que un paciente no esté utilizando la tecnología correctamente o no la esté usando en absoluto. 

La salud móvil es un área en constante evolución. Muchos dispositivos son lanzados sin ser evaluados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Las organizaciones de atención sanitaria deben garantizar la seguridad y la validez de cualquier dispositivo que le recomiendan a un paciente, y asegurarse de que el dispositivo funcione cuando el paciente abandone el centro de salud. 

“La medición en sí puede estar funcionando, pero ¿qué tan bien funciona en el mundo real?” pregunta Juuso Leinonen, ingeniero de proyectos sénior, Grupo de Dispositivos Médicos del ECRI Institute. “Parte de eso se dirige a la usabilidad. Tiene que ser casi infalible”. 

Las preocupaciones relacionadas con la usabilidad implican que se deben establecer métodos para informar a los clínicos sobre la inactividad y los errores del usuario. Junto con la evaluación de la facilidad de uso, las organizaciones deben identificar a los candidatos adecuados para la salud móvil y capacitar tanto a los proveedores como a los pacientes sobre cómo usar un dispositivo. 


Palabras relacionadas:
EH0619ECRITOPSP, acciones para mejorar la seguridad del paciente, paciente segura en las unidades de asistencia, problemas de no comunicar un diagnóstico médico, problemas de la administración innecesaria de antibióticos, niveles de agotamiento en el personal médico, ventajas y peligros de la salud móvil, cuidado de la salud mental de pacientes no siquiátricos, seguimiento del estado el paciente, problemas de sepsis en las unidades asistenciales.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados