Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2007 Página 3 de 4

Lámparas quirúrgicas

Instituto ECRI

La suciedad o las huellas digitales sobre un bombillo de cuarzo-halógeno pueden hacer que el bombillo falle prematuramente, se decolore o estalle. Estos bombillos por lo general se empacan para evitar el contacto directo con los dedos durante la inserción; sin embargo, cuando es necesario manipular el bombillo, se debe usar un trapo limpio o guantes limpios, y cualquier huella digital debe ser limpiada mientras el bombillo está frío, de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Se deben mantener muy limpias todas las lámparas quirúrgicas, para evitar que al moverlas el polvo acumulado caiga sobre el campo quirúrgico. Las lámparas instaladas sobre rieles plantean un problema específico, debido a que los rieles están ocultos y lubricados, lo cual proporciona un espacio que es difícil de limpiar y en donde se puede depositar la suciedad. Los diseños de rieles modernos incluyen cubiertas que mantienen el polvo lejos del área quirúrgica.

También se pueden presentar quemaduras en los pacientes cuando las lámparas quirúrgicas no son utilizadas y mantenidas cuidadosamente. En varios casos que se han reportado, los pacientes fueron quemados por lámparas de las cuales se habían retirado los filtros de protección contra el calor. En otro caso se reportaron quemaduras en un paciente cuando se enfocaron dos lámparas quirúrgicas sobre el mismo campo.

Los usuarios deben evitar los choques de las lámparas contra las mesas, los objetos colgados en el ensamblaje de la lámpara, los movimientos violentos de la instalación montada en el techo, u otros equipos de la sala de cirugía, para evitar que se produzcan grietas o fracturas que puedan hacer que el mecanismo de soporte se rompa.

Varios hospitales han informado que los acabados de sus lámparas quirúrgicas se han agrietado y pelado, ocasionando la caída de los fragmentos de pintura sobre el campo estéril y en el área quirúrgica. El contacto con las mesas de cirugía ortopédica, las camas de tracción, los atriles para líquidos intravenosos, los equipos portátiles de imaginología y otras lámparas quirúrgicas pueden fragmentar, astillar o agrietar el acabado de una lámpara. El manejo cuidadoso de las lámparas quirúrgicas, así como una inspección, limpieza y mantenimiento apropiados, son necesarios para evitar que el acabado se deteriore. ElECRI Institute recomienda tratar de evitar los impactos con lámparas quirúrgicas, informar inmediatamente cualquier incidente e inspeccionar las lámparas en forma regular; si se presenta agrietamiento, desmoronamiento o peladura, contacte al fabricante. Si es pertinente, se puede aplicar pintura de retoque.

Otros problemas que se han reportado incluyen el desprendimiento de las manijas y las cubiertas, y la caída de los accesorios de las lámparas. El mantenimiento de rutina puede prevenir la desconexión de los bombillos y las cabezas, el derretimiento de los cables y otros inconvenientes.

Consideraciones para la compra
Recomendaciones del ECRI Institute
En el gráfico de análisis (vea www.ecri.org) se encuentran las recomendaciones del ECRI Institute respecto a los requerimientos mínimos de funcionamiento para las lámparas quirúrgicas. El tamaño del campo debe tener un diámetro mínimo de 16 cm (6,3”), y la longitud focal debe ser por lo menos de 65 cm (25,6”). La lámpara debe tener un nivel de iluminación mínimo de 2500 bujías-pie (26 910 lux), rotar 360°, y debe ser ajustable verticalmente dentro de un rango de por lo menos 80 cm (31,5”). Las unidades con iluminaciones más bajas deben tener un IRC más alto para compensar. La unidad debe tener una manija esterilizable y el bombillo debe tener una vida de por lo menos 1000 horas.

Otras consideraciones
No existe un conjunto estándar de características óptimas de iluminación para una lámpara quirúrgica. La IESNA ha establecido criterios mínimos de funcionamiento, pero el simple hecho de reunirlos no garantizará una iluminación satisfactoria. La IESNA recomienda realizar una prueba de reducción de sombras, en la cual se simula la incisión con un tubo y la cabeza del cirujano con un disco opaco. Sin embargo, debido a que esta prueba se aplica mejor para un solo cabezal grande, los compradores que están interesados en la reducción de sombras deben considerar una cantidad de características del diseño, incluyendo la posición del cabezal de luces, el tamaño del reflector, el diseño óptico y el número de lámparas dirigidas al sitio quirúrgico.

La falla del bombillo en un cabezal con un solo bombillo, que carece de la característica de reemplazo automatizado del bombillo de reserva, puede retrasar o interrumpir la cirugía, mientras que la falla de un solo bombillo en un cabezal con varios bombillos tendrá un menor impacto sobre la cirugía. Cuando compre lámparas quirúrgicas, considere el tipo de bombillo, las horas de vida del mismo y los costos del reemplazo de los bombillos individuales.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados