Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2007 Página 1 de 4

Lámparas quirúrgicas

Instituto ECRI

Comparación de productos de ECRI que incluye lámparas quirúrgicas para cirugía mayor, instaladas en el techo sobre rieles, o en el piso sobre soportes móviles.

Propósito
Las lámparas quirúrgicas iluminan el área quirúrgica para lograr una óptima visualización de los objetos pequeños de bajo contraste a profundidades variables en incisiones y cavidades del cuerpo. Debido a que las manos, las cabezas y los instrumentos pueden obstaculizar el campo quirúrgico, estas lámparas están diseñadas para reducir las sombras y minimizar la distorsión del color. También están hechas para funcionar durante períodos extendidos de tiempo sin emitir calor excesivo, el cual podría causar incomodidades o secar los tejidos en el área quirúrgica.

Principios de funcionamiento
Una lámpara quirúrgica consta característicamente de uno o múltiples ensamblajes de cabezales de luces unidos a un brazo de suspensión, que permite el movimiento vertical y circular. El brazo de suspensión por lo general está conectado a un adaptador inmóvil, sobre el cual puede rotar el brazo. La lámpara está configurada para un posicionamiento flexible utilizando manijas esterilizables o mangos no estériles (rieles curvos), y se puede equipar con frenos y detenciones automáticas, que controlan el posicionamiento mientras mantienen una distancia adecuada por encima y alrededor del sitio quirúrgico. El soporte para el alumbrado quirúrgico se puede instalar en un punto fijo en un techo o una pared, o se puede colocar a lo largo de un riel montado en el techo.

En el caso de las lámparas instaladas en el techo (cielíticas), uno o más transformadores se localizan ya sea por encima del acabado del techo o en una caja de control remoto instalada sobre la pared, para convertir la línea de voltaje entrante en el voltaje mínimo requerido para la mayoría de los bombillos. Casi todas las lámparas quirúrgicas tienen controles de atenuación, y algunas también ofrecen un tamaño de campo ajustable para reducir la iluminación de la periferia del sitio quirúrgico (donde las reflexiones y el resplandor de las indumentarias, esponjas o instrumentos puede ser una fuente de incomodidad para los ojos).

El nivel de iluminación se mide en bujías-pie o lux (1 bujía-pie equivale a 10 764 lux). A 1 ó 2 bujías-pie se considera que una habitación está oscurecida, pero los objetos grandes pueden ser vistos; para leer y realizar otras actividades visuales habituales se requieren entre 20 y 200 bujías-pie. La Sociedad de Ingeniería de Iluminación de Norteamérica (IESNA) recomienda un nivel mínimo de iluminación de 2 500 bujías-pie en el área quirúrgica, cuando la lámpara está situada a una distancia de un metro por encima del área; sin embargo, algunos cirujanos prefieren 3500 bujías-pie o más para ciertos procedimientos

Otra consideración es la calidad del color, una medida del contenido espectral de la luz, que se expresa como temperatura de color en kelvins (K) o por el índice de representación del color (IRC). El sol del mediodía proporciona una temperatura de color de 5000 a 6000 K; las temperaturas de color bajas hacen que los objetos adquieran un tinte rojizo, y las temperaturas de color altas producen un tinte azuloso. Bajo las condiciones de iluminación más comunes, el control exacto de la temperatura de color no es crucial, debido a la adaptabilidad de la percepción visual humana, y la IESNA establece que 3500 a 6700 K es un rango aceptable. Sin embargo, se pueden presentar diferencias distractoras en la apariencia si los objetos adyacentes son iluminados por fuentes de luz con temperaturas de color significativamente diferentes.

El IRC se utiliza para medir la representación del color, expresa el efecto de la luz sobre el aspecto del color de los tejidos en un sitio quirúrgico (por ejemplo, para evaluar la hipoxia). Este método fue desarrollado por la Comisión Internacional de Iluminación (Commission Internationale de l’Eclairage - CIE), y está basado en una escala de 0 a 100, que expresa la capacidad de las luces para alcanzar el rendimiento de un iluminador estándar de referencia de una temperatura de color específica (Philips Lighting Company 1984). Los alumbrados con iluminancias bajas requieren lámparas con buena representación de color para lograr resplandor y claridad visual, y suministrar una percepción visual precisa. Por lo tanto, el IRC es útil para comparar diferentes lámparas que tienen la misma temperatura de color.

La percepción del color también puede resultar afectada por las sombras. El alumbrado general de la habitación ilumina las sombras sobre los objetos que son iluminados por la lámpara quirúrgica. Cuando el contenido espectral de la iluminación general de la habitación es igual al de las lámparas quirúrgicas, las sombras aparecen como un color neutro (por ejemplo, gris). Sin embargo, cuando los espectros son diferentes, las sombras pueden adquirir un tinte distractor.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados