Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2017 Página 1 de 2

La telemedicina impulsa nuevos avances en los estudios del sueño

Ing. Andrés Bernate - Ing. Francisco Bravo

Dormir es una de las actividades más importantes en la vida de un individuo. En Colombia se estima que el 27 % de la población sufre de trastornos de sueño.

Conciliar cada noche un sueño reparador que le permita al cuerpo descansar y recuperar su vitalidad es fundamental para el desempeño profesional y personal. El sueño es una de las actividades más importantes en la vida de un individuo, a lo largo de su existencia una persona pasa más de 20 años durmiendo.  En las últimas décadas, la ciencia médica ha descubierto una gran cantidad de alteraciones de sueño que sufren las personas y sus consecuencias.

Se estima que en Colombia el 27 % de la población sufre de trastornos de sueño.  Y se lista más de un centenar de razones que lo ocasionan, la cuales van desde no poder conciliar el sueño, o no lograr mantener un sueño continuo en la noche por razones asociadas al proceso de respiración, hasta trastornos debidos a causas diversas que van desde el manejo de horarios alternados en turnos de trabajo o por cuestiones fisiológicas de mal funcionamiento del cuerpo humano; con consecuencias tan diversas como simples somnolencias diurnas hasta ser el motivo de graves accidentes laborales.

Ante este panorama, la oportunidad de apoyar a las personas con trastornos para que alcancen un sueño más reparador cada noche es cada vez mayor y la población que lo requiere continúa creciendo. Un adecuado diagnóstico profesional y un correcto tratamiento de los trastornos del sueño es la manera más idónea de apoyar a miles de pacientes.

Los “estudios de sueño”

Por lo anterior, cada vez crece más la cantidad de “estudios de sueño” que se realizan todas las noches en Colombia en pacientes que sufren este tipo de alteraciones. Estos análisis están permitiendo diagnosticar las patologías y tratamientos adecuados.

Durante un “estudio de sueño” (polisomnografía) se realiza la medición de distintas señales de tipo neurológico (cerebrales) y neumológicas (respiratorias) en un paciente que duerme, para luego poder realizar una interpretación profesional de las mismas. Es así como un estudio de sueño requiere tanto de equipos especializados que permitan guardar estas señales y luego “leerlas” para lograr el respectivo diagnóstico, como de disponer de un ambiente apropiado para que el paciente pueda acostarse a conciliar su sueño. 

Señales que se miden en un estudio de sueño.

Afectaciones en los estudios de sueño

Los estudios de polisomnografía normalmente se realizan en “clínicas de sueño”, ubicadas tradicionalmente en instituciones hospitalarias, las cuales tienen espacios para que el paciente pueda dormir para tal efecto. Pero  la realidad es que estos ambientes no todas las veces son los más cómodos para los pacientes, porque simplemente “no hay nada  como dormir en su propia almohada”, y se ha encontrado que hasta las mínimas diferencias en el  ambiente, la temperatura, el ruido o la luz, ocasionan que una persona no pueda dormir de la misma manera como en su habitación. 

Estas variables llevan a que durante un estudio de sueño tradicional, el paciente presente diferencias en su comportamiento, que entonces afectarán los resultados del estudio, el cual no corresponderá exactamente con la realidad que vive cada noche el enfermo en su lecho de descanso.

El estudio del sueño es un tema sobre el cual se han empezado a realizar innovaciones importantes, al ajustar tanto el ambiente como la tecnología usada. Con relación al ambiente, cada vez se busca tener ambientes más cómodos y favorables para que el paciente pueda conciliar el sueño, como si estuviera descansando en su habitación. El avance de la tecnología y la experiencia en la realización de los estudios ha ido demostrando que entre más similar a la “casa” sea el ambiente que rodea al paciente, mejor será el resultado y más normal será su forma de dormir, lo cual llevará a resultados más cercanos a la realidad.

El diseño de las habitaciones de las clínicas permite que cada vez el paciente se sienta más a gusto, como si estuviera en la “comodidad de su hogar”. Las instituciones están recreando habitaciones similares a las de una casa, con la garantía de que el paciente sienta que se encuentra realizando su rutina diaria de sueño y no que está siendo sometido a un examen. 

Aunque estas habitaciones tienen un “ambiente de hogar”, también incluyen disimuladamente los elementos necesarios para que los estudios puedan realizarse de una manera adecuada, como es contar con una red de cableado estructurado con suficientes puntos de conexión desde donde los equipos pueden realizar la transmisión de los datos hasta la central de monitoreo, que estará ubicada en una sala cercana. También la habitación incluirá cámaras de video con funciones infrarrojas para vista nocturna y poder así analizar la aparición de algunos síndromes de trastornos de sueño y asociarlos con comportamientos específicos de los pacientes. Por supuesto, esto requiere de una importante inversión en la adecuación física de los espacios y además en la implementación de los servicios de hotelería básica requeridos.


Palabras relacionadas:
Biomedicina, estudios sobre el trastorno del sueño, avances de la telemedicina, estudios de polisomnografía

Acerca del autor

Ing. Andrés Bernate - Ing. Francisco Bravo

Andrés Bernate es ingeniero biomédico, especialista en polisomnografía. Francisco Bravo es ingeniero electrónico.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud