Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2018 Página 1 de 2

La tecnología, una aliada para alcanzar la excelencia clínica en la Fundación Cardioinfantil

Por Silvia Galvis

Las mejores prácticas para reducir eventos adversos sumadas a innovaciones de TI reposicionan a la FCI como un referente de calidad en salud en Latinoamérica.

Si hay una característica común entre los sistemas de salud que obtienen los mejores resultados clínicos, es la inversión en tecnología. Sin duda, cada vez es más clara la relación que existe entre la implementación de procesos innovadores, de la mano de la tecnología y una respuesta positiva en la evolución de los pacientes.

En Colombia, una de las entidades que se ha preocupado por estar a la vanguardia de estas tendencias es la Fundación Cardioinfantil - Instituto de Cardiología (FCI), en Bogotá. Muestra de ello es la implementación de su plan estratégico, apoyado en la tecnología, que busca garantizar la calidad de los procesos, la seguridad del paciente, así como cumplir con los estándares internacionales evaluados por la Joint Commission International (JCI), entre otras certificaciones.

La acreditación de la JCI, obtenida por la Cardioinfantil por primera vez en el 2013 y ratificada en el 2015, tiene como objetivo promover mejoras específicas en el servicio de salud. De manera que, esta distinción evalúa seis metas internacionales referentes a la seguridad del paciente. En este sentido, para cumplir con dichos objetivos, la Fundación Cardioinfantil ha trabajado a menudo en la actualización tecnológica, enfatizando en el manejo de medicamentos, instrumentos radiológicos y la historia clínica digital, entre otras herramientas fundamentales para brindar el mejor y más eficiente cuidado al paciente.

La primera de esas metas reconocidas es la identificación correcta de los pacientes. La FCI integró una manilla electrónica que facilita el proceso de atención mediante la que por medio de códigos de barras se puede detallar el tratamiento asignado y lograr que sea más eficiente, oportuno y seguro el proceso de la dispensación de medicamentos.

Los códigos de barras que van impresos en estas manillas le ayudan al equipo médico a prevenir errores de medicación en el paciente, algo que le ayuda al sistema a evitar inconvenientes médicos y a reducir costos para el sistema de salud colombiano.

Por su parte, mejorar la seguridad de los medicamentos de alto riesgo ha sido otra de las calificaciones positivas de la institución. Las Unidades de Cuidados Intensivos disponen de dispensadores automatizados debidamente marcados para el reconocimiento y suministro de medicamentos; estos cuentan con un control biométrico y códigos de barras que minimizan las posibilidades de errores y optimizan el inventario de los insumos médicos.

El manejo de medicamentos a través del sistema de control biométrico ha ayudado a tener una verificación más precisa del uso de los medicamentos, evitando tanto la manipulación de estos como el riesgo de incurrir en eventos adversos que se puedan presentar en la Institución.

Todos estos procesos han llevado a que la FCI sea reconocida como una institución que garantiza una cirugía segura. Este punto ha sido uno de los que más se ha trabajado, pues la consecución de elementos electrónicos que permiten mejorar los procesos de diagnóstico y tratamiento para los pacientes es uno de los lineamientos de actualización y modernización de las instalaciones de la Cardioinfantil.

Un ejemplo de ello es la inversión de más de 30 millones de dólares (100 mil millones de pesos colombianos) en la construcción de proyectos como la Torre de Especialistas, la adquisición y puesta en operación de un nuevo equipo de PET-CT (tomografía por emisión de positrones y escanografía hibrida), entre otros.

Otra de las metas conseguidas tiene que ver con minimizar el riesgo de infecciones asociadas a la atención en salud. En los procesos de desinfección y administración adecuada de medicamentos a través de dispositivos y procedimientos invasivos también se ha usado la tecnología. Todas estas rutinas son controladas de manera minuciosa por parte de los profesionales de la institución por medio de listas de chequeo, para no ver afectado el proceso de evolución de los pacientes.

El sexto objetivo alcanzado ha sido la capacidad de la institución para minimizar el riesgo de daño al paciente por caídas. Este proceso de prevención ha involucrado el uso de herramientas tecnológicas como las barreras de seguridad. Estos elementos han permitido que la FCI sea acreedora del reconocimiento por parte de la Asociación de Enfermeras Canadienses, las cuales certifican la aplicación de metodologías adecuadas para evitar lesiones o caídas de los pacientes.

La Fundación Cardioinfantil ha procurado cumplir de manera enfática dichos lineamientos, así como los estándares definidos por los organismos internacionales de control en salud como la Organización Mundial de la Salud, que buscan evaluar la seguridad del paciente a nivel institucional. Un trabajo que le ha permitido conseguir no solo la reacreditación por parte de la Joint Commission, sino posicionarse como el quinto mejor hospital de Latinoamérica, según el ranking 2018 de la Revista América Economía, y a obtener el Premio Oro a la Excelencia, otorgado por la Federación Internacional de Hospitales, gracias a su programa social ‘Regale una vida’, que beneficia a niños colombianos de escasos recursos enfermos del corazón.


Palabras relacionadas:
Innovaciones de TI para centros de salud, Fundación Cardioinfantil - Instituto de Cardiología, instituciones latinoamericanas acreditadas por la la Joint Commission International, implementación de la manilla electrónica en hospitales, seguridad de los medicamentos de alto riesgo, pasos para una cirugía segura, salas de cirugía híbridas, historia clínica electrónica, LabGuard de la FCI.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados