Promocione sus productos o servicios con nosotros
Illinios, Estados Unidos - Junio de 2017

La metadona puede reducir la necesidad de opiáceos después de la cirugía de fusión espinal

El tratamiento con metadona requiere menos opioides intravenosos y orales para controlar el dolor, según lo afirman expertos de la Universidad NorthShore.

 

Investigadores de la Universidad de NorthShore en Evanston, Illinois, Estados Unidos, realizaron un estudio en el que aseguran que el tratamiento con metadona durante el procedimiento quirúrgico, requiere menos opioides intravenosos y orales para controlar el dolor postoperatorio en pacientes sometidos a intervención de columna.


La publicación presentada en la revista Anesthesiology, señala que la metadona es un opioide único de acción prolongada que suele utilizarse para aliviar la dolencia intensa en personas que necesitan medicación por todo el día a lo largo de períodos extendidos y, en aquellos que no pueden ser tratados con otros medicamentos.


“Esta es una alternativa que permitiría reducir el desarrollo de dolor agudo en los primeros días después de la cirugía, así como el padecimiento crónico postoperatorio y la necesidad de medicamentos opioides después del alta”, dijo Glenn Murphy, autor principal del estudio y médico anestesiólogo en el Universidad de NorthShore. Según el experto, en la actualidad Estados Unidos vive una crisis por el uso de analgésicos opiáceos, razón por la cual cree que la metadona intraoperatoria puede resultar prometedora a la hora de reducir el consumo de estos fármacos durante la recuperación.


El malestar severo en el período postoperatorio temprano sigue siendo un problema común, subestimado y subtratado. A pesar de los avances en las estrategias de manejo del dolor, los pacientes sometidos a cirugía a menudo padecen episodios intensos en el plazo de los tres primeros días de recuperación. En los casos de reparación de hernia de disco y tratamiento para el estrechamiento del canal espinal, el sufrimiento agudo es en particular difícil de manejar, así lo señala la noticia publicada en la página web de la Sociedad Americana de Anestesiólogos.


Los personas que se someten a la intervención de columna vertebral compleja, a menudo tienen dolor de nervio crónico y son dependientes de la medicación opioide oral, lo que los pone en riesgo de adicción y otras complicaciones. “El alivio inadecuado de dolencias en el postoperatorio, se asocia con el desarrollo de una variedad de eventos adversos, incluyendo complicaciones cardíacas y pulmonares, padecimiento posquirúrgico crónico, disminución de la satisfacción del paciente, y aumento de la morbilidad y la mortalidad”, señaló el doctor Murphy.


El estudio incluyó a 115 pacientes que fueron asignados aleatoriamente para recibir metadona o colocados en un grupo de control para el suministro de hidromorfona. A los sujetos estudiados después del procedimiento para tratar la dolencia también se les dio un opioide estándar administrado durante las operaciones al inicio de la cirugía o mientras el cierre quirúrgico.


En el grupo con metadona, los pacientes requerían una mediana de 5 mg de hidromorfona para tratar el dolor agudo el primer día después de la cirugía, en comparación con 10 mg en el grupo de control. En el segundo día, las personas en el grupo de metadona necesitaban menos de 1 mg de hidromorfona, en comparación con 3 mg en el grupo de control. En el tercer día, los pacientes en el grupo de metadona no utilizaron hidromorfona, en comparación con menos de 1 mg en el grupo de control.

En general, quienes recibieron metadona requirieron menos fármacos opioides intravenosos y orales, reportaron menores puntuaciones de dolor y mejoraron la satisfacción global con el manejo del malestar.


Palabras relacionadas:
Manejo y tratamiento del dolor después de cirugía de columna, fármacos y dolor, uso de opioides orales
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación