Promocione sus productos o servicios con nosotros
Chapel Hill, NC., Estados Unidos - Junio de 2014

La falta de ejercicio podría disminuir la sobrevida de las pacientes con cáncer de seno

Según un estudio realizado por investigadores del departamento de epidemiología de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, publicado en la revista Cancer y avalado por la Sociedad Americana de Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), el ejercicio actúa como factor protector en las pacientes diagnosticadas con cáncer de seno.

El estudio fue diseñado como una cohorte y realizado en 44 condados de Carolina del Norte entre 2008 y 2011. La participación se limitó a mujeres recientemente diagnosticadas con cáncer de seno invasivo, de entre 20 y 74 años de edad y de habla inglesa. Los investigadores, liderados por la Dra. Brionna Hair, analizaron la variabilidad de la actividad física en dicho grupo de pacientes, distribuyéndolas por raza.

De acuerdo con los datos suministrados, después de los cánceres de piel, el cáncer de seno es la neoplasia más común entre las mujeres americanas, siendo además la segunda causa de muerte en el rango de edad  estudiado. Se estima que en Estados Unidos, hay 2.8 millones de mujeres que han sobrevivido al cáncer de seno o que aún están en tratamiento.

La Oficina para la Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud de Estados Unidos (ODPHP, por sus siglas en inglés), institución vinculada al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU, publicó en 2008 las guías de actividad física para los americanos¸ las cuales afirman que semanalmente deben realizarse 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa.

El estudio mostró que sólo el 35% de las pacientes objeto del estudio cumplió con los estándares de ejercicio recomendados por las guías. Luego del diagnóstico, 59% de las pacientes mostraron una disminución en su nivel promedio de actividad física, y el 20% lo aumentaron. En mujeres afroamericanas se documentó el menor porcentaje de realización de ejercicio.

Las tasas de mortalidad disminuyeron un 34% en las pacientes que reportaron los niveles más altos de actividad física, al ser comparadas con aquellas que no observaron dicha recomendación. “Los prestadores de servicios médicos, deberían discutir el rol de la actividad física en mejorar la sobrevida de las pacientes con cáncer de seno, desarrollando estrategias que permitan fomentar este estilo de vida en las afectadas.”,concluyó la Dra. Hair.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Oncología y radioterapia

Documentos relacionados