Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2019 Página 1 de 2

La capacitación en laparoscopia y el impacto en la salud de la comunidad

Daniel A. Tsin MD, FACOG

La laparoscopia en Latinoamérica ha avanzado con técnicas como la robótica y cirugía por orificios naturales, sumado a una mejor educación médica continuada.

Por más de dos décadas se ha demostrado que la laparoscopia puede remplazar a la laparotomía en la mayoría de las cirugías ginecológicas. El entrenamiento en laparoscopia ginecológica comienza en la residencia y sigue con la Educación Médica Continua (EMC). Además, hay quienes se entrenan con becas y subespecialidades.

La Sociedad Americana de Ginecólogos Laparoscopistas (AAGL, por su sigla en inglés) estableció tres distintos niveles de laparoscopia: básicos, de avanzada e innovadores o experimentales.

En el artículo 'Ascenso a la cumbre de la pirámide de la EMC (Ascent to the Summit of the CME Pyramid)', los Dres. Robin Stevenson y Donald E. Moore Jr. se han centrado cada vez más en abordar las brechas en la práctica profesional, definida como la diferencia entre lo que los clínicos están trabajando actualmente y lo que deberían o podrían estar haciendo [1].

Los autores describen una pirámide que consiste en siete niveles de objetivos de la EMC: 1. Participación, 2. Satisfacción, 3. Aprendizaje, 4. Competencia, 5. Desempeño, 6. Salud del paciente y 7. Salud comunitaria.

Los Dres. Stevenson y Moore Jr. tratan de buscar en qué forma se puede cambiar la formación de profesionales para reducir la desigualdad en los servicios y rendimientos. Desde sus puntos de vista mencionaron que la EMC tradicional alcanzó el nivel 3 (aprendizaje) y que puede haber llegado en algunos lugares hasta el nivel 6 (salud del paciente) en la última década. Lograr el nivel 7 (salud comunitaria) en toda la comunidad es una búsqueda continua de la perfección.

También los Dres. Stevenson y Moore Jr. mencionan que algunos grupos bien intencionados tienen una cierta perspectiva, pero puede no ser lo suficientemente completa. Por lo tanto, la capacitación a través de la EMC todavía no se refleja en relación al acceso a la salud en la comunidad y esto no se limita a la laparoscopia ginecológica.

Nosotros consideramos algunos conceptos que pueden ayudar a llegar al nivel; nuestra colaboración Communication, Orientation, Coordination: A model for a Laparoscopy team (COC) [2] fue un proyecto limitado a laparoscopia y culdolaparoscopia en el Hospital Mount Sinaí, en Queens, Nueva York, que se usó hasta el año 2003 con buenos resultados en lo que se refiere al avance en la pirámide [3, 4].

En noviembre del año 2006, el Departamento de Defensa y la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Asistencia Sanitaria de los EE. UU. dieron a conocer al público el Team Strategies and Tools to Enhance Performance and Patient Safety (Team STEPPS). Se trata de un proyecto muy bien diseñado de estrategias de equipo y métodos para mejorar el rendimiento y la seguridad del paciente.

La mayoría de los hospitales de América Latina están preparados para procedimientos ginecológicos de laparoscopía básicos, muchos para los de avanzada y algunos para aquellas intervenciones innovadoras”.

El Team STEPPS originalmente se usó para mejorar el trabajo en equipo en los hospitales. Traducciones del Team STEPPS y artículos relacionados se publicaron en castellano y portugués en América Latina. Bajo el mismo concepto se realizaron zafarranchos simulados de crisis laparoscópica de la sala de operaciones como un enfoque para mejorar el rendimiento del equipo quirúrgico [5].

La experiencia del trabajo en equipo del COC en laparoscopia y el Team STEPPS no se limitan a hospitales, también se usan en clínicas. Se considera que estos modelos de equipo deberían estar entre las posibles opciones para el ascenso a la cumbre de la pirámide de la EMC.

En mi opinión, el ascenso del nivel 6 al 7 no se limita a cambios en la EMC, incluye más coordinación con las instituciones del servicio de la salud. Un reporte del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud del mes de diciembre de 2017 advierte que menos de la mitad de la población mundial está sin los servicios de salud esenciales. Este problema se da incluso en regiones prósperas como Asia Oriental, Latinoamérica o Europa [6].

La desigualdad en los servicios de salud se observa no solo entre países, sino también dentro de ellos; los promedios nacionales pueden ocultar una escasa cobertura de servicios de salud para los grupos desfavorecidos de la población.

Laparoscopia en Latinoamérica

En América Latina, la situación en la prestación de servicios de salud es compleja y multifactorial. De acuerdo con el informe 'World Economic Forum on Latin America', del Foro Económico Mundial, aproximadamente el 30 % de la población de América Latina y el Caribe no tiene acceso a la atención médica por razones económicas y el 21 % no busca atención debido a las barreras geográficas [7].


Palabras relacionadas:
laparoscopia en Latinoamérica, avances en laparoscopia, robótica en procesos de laparoscopia, mejora en procedimientos de laparoscopia, entrenamiento en laparoscopia ginecológica, mejoras en laparoscopia gracias a la educación médica continuada, Sociedad Americana de Ginecólogos Laparoscopistas, conocimientos para avanzar en laparoscopia, procedimientos ginecológicos de laparoscopia básicos, hospitales en América latina con procedimientos de laparoscopia avanzados

Acerca del autor

Daniel A. Tsin MD, FACOG

Daniel A. Tsin MD, FACOG

Profesor clínico asistente de Obstetricia, Ginecología y Ciencias de la Reproducción en la Escuela de Medicina Mount Sinai; ex director de Cirugía Mínimamente Invasiva en el Hospital Mount Sinai de Queens, Long Island City, Nueva York, Estados Unidos.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría