Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2020 Página 2 de 3

Khiron en Colombia fortalece la industria de cannabis medicinal

Por Edwin Caicedo, periodista y Alejandra Leguizamón, Editora de El Hospital.

Con la aprobación en Colombia del primer medicamento con THC la industria del cannabis medicinal da un gran salto en Latinoamérica.

 Entre los 113 cannabinoides presentes en la planta del cannabis, hay dos que son los más conocidos en la industria. Por un lado, el cannabidiol o CBD, con propiedades antioxidantes, neuroprotectoras, vasorrelajantes para el glaucoma y antiinflamatorias, entre otras.

 Por eso, el primer producto que vendió Khiron no fue un medicamento, sino cosméticos con contenido de CBD. Al ser un componente no psicoactivo, el CBD ha obtenido mundialmente  aprobaciones menos exigentes por parte de las entidades regulatorias. Así surgió la línea dermatológica Kuida, que tras casi dos años en el mercado ya tiene 11 referencias entre cremas, exfoliantes y sprays y que se venden en Colombia, Estados Unidos y Gran Bretaña.

 Por otro lado está el tetrahidrocannabinol o THC, que es el principal componente psicoactivo de la planta y se puede usar para tratar enfermedades como dolor crónico, neuropatía, parkinson, epilepsia, entre otras.

Khiron en Colombia fortalece la industria de cannabis medicinal

Khiron concentra las actividades de cultivo, extracción y procesamiento de materia prima con sus cepas ya registradas en las instalaciones ubicadas en Tolima, Colombia.

Regulaciones y viabilidad del negocio

 Cuando se aprobó en Colombia la Ley 1787 en 2016 y el Decreto 613 en 2017 -regulaciones para el consumo y producción del cannabis medicinal en el país-, varias compañías internacionales pusieron sus ojos en un mercado muy redituable.

De allí surgieron más de 20 empresas que han elaborado el mapa de ruta en temas científicos, legales, tecnológicos y de distribución de productos medicinales a base de cannabis.

 Khiron, cuyo capital proviene en su mayoría de inversionistas canadienses y cotiza en la bolsa de valores de ese país, ya estaba en el juego desde 2012. La empresa apunta a un mercado de alrededor de un millón de pacientes en América Latina en los próximos cuatro años con ganancias anuales mayores a los USD 600 millones.

 Con la aprobación del INVIMA, han podido recetar medicamentos con THC en frascos de 30ml a través de fórmulas magistrales, es decir, medicamentos personalizados de acuerdo con la patología de cada paciente, con un costo promedio entre COP 150,000 y 200,000 (unos USD 40 a USD 50). Ante la demanda de cannabis medicinal, Khiron podrá producir cerca de un millón de envases con alto contenido de THC. A largo plazo Khiron espera que sus medicamentos entren al Plan de Beneficios en Salud (PBS), conocido anteriormente como Plan Obligatorio de Salud (POS).

 Este hito para la industria del país y la región le tomó a Khiron casi cuatro años y más de 28 procesos regulatorios. En diálogo con El Hospital, Álvaro Torres, CEO y cofundador de la compañía, cuenta que la carrera para llegar a este punto ha sido larga y compleja. Recuerda que cuando empezó con la compañía y sin haber cultivado una sola planta de cannabis, el banco donde tenía sus cuentas de ahorro, préstamos y tarjetas de crédito declinó ser su entidad financiera para no estar relacionado con alguien que trabaja con marihuana.

 Khiron ha invertido más de USD 35 millones en toda la operación desde su llegada al país. No obstante, el directivo y sus socios han ido sorteando los obstáculos presentados hasta ahora con hechos como obtener los cupos de cultivo, construir y estandarizar la producción en invernaderos, encontrar a su público objetivo y mantenerlo a la espera de la aprobación para comercializar, tener caja suficiente para seguir funcionando, pero sobre todo, educar a médicos y pacientes en lo que significa el cannabis medicinal. "Con un saldo de efectivo de USD 47.9 millones en el tercer trimestre de 2019 y todas las instalaciones completas, estamos listos para comenzar las actividades de cultivo de inmediato", dice Torres.

 “Todo el mundo en piensa que esto es un negocio de cuántas hectáreas se puede cultivar, pero no. El propósito de Khiron mejorar la vida de las personas y aunque suene muy subjetivo, al final del día hay dos negocios en esto: lo primero es un tema agroindustrial en número hectáreas, y lo segundo, crear algo que sea sostenible y no hay nada más sostenible que mejorar la salud de la gente”, asegura el directivo.

 Entre los 113 cannabinoides presentes en la planta del cannabis, hay dos que son los más conocidos en la industria. Por un lado, el cannabidiol o CBD, con propiedades antioxidantes, neuroprotectoras, vasorrelajantes para el glaucoma y antiinflamatorias, entre otras.

 Por eso, el primer producto que vendió Khiron no fue un medicamento, sino cosméticos con contenido de CBD. Al ser un componente no psicoactivo, el CBD ha obtenido mundialmente  aprobaciones menos exigentes por parte de las entidades regulatorias. Así surgió la línea dermatológica Kuida, que tras casi dos años en el mercado ya tiene 11 referencias entre cremas, exfoliantes y sprays y que se venden en Colombia, Estados Unidos y Gran Bretaña.

 Por otro lado está el tetrahidrocannabinol o THC, que es el principal componente psicoactivo de la planta y se puede usar para tratar enfermedades como dolor crónico, neuropatía, parkinson, epilepsia, entre otras.


Palabras relacionadas:
Cannabis medicinal; Cannabis medicinal en Colombia; Khiron en Colombia; Soluciones de tratamiento integral con cannabis medicinal; avances en la industria de cannabis medicinal; aprobación de medicamentos con THC; cannabis medicinal con THC en Colombia; venta de cannabis medicinal con THC en Colombia; mercado del cannabis medicinal liderado por Colombia; regulaciones y aprobaciones de cannabis medicinal en Colombia; Cannabis medicinal en Latinoamérica; Khiron lidera mercado de cannabis medicinal
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados