Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2006 Página 1 de 2

Infusión parenteral domiciliaria: el hospital en expansión

Ricardo Salazar Arias - en autor: Instituto ECRI

La infusión parenteral domiciliaria requiere de un equipo técnico y humano de elevados estándares funcionales y unidades domiciliarias de alta complejidad.

Estas unidades deben propender por un manejo integral impecable y nacido del buen juicio clínico, junto con poner a disposición del paciente que requiere manejo infusional parenteral los beneficios y las bondades de la medicina extramural, siempre y cuando el modelo sea amable y seguro para el paciente.

Introducción
En Colombia, el desarrollo de la atención domiciliaria es relativamente reciente; su historia comienza hace dos décadas, con programas institucionales a cargo del estado, bajo la misión del control domiciliario para pacientes crónicos, que fueron evolucionando a sistemas asistenciales puntuales muy específicos, dirigidos y ejecutados en general por terapeutas de tipo físico y respiratorio, quienes inician el proceso de tecnificación de la asistencia en casa, a través del ingreso de tecnología, como monitoría de oxígeno y aparatos de rehabilitación respiratoria portátiles.

Esta última década se reconoce como la de mayor crecimiento en nivel científico y en número de grupos asistenciales domiciliarios, y su mayor característica es la utilización de la infusión de medicamentos parenterales; de allí que en 1993, con el inicio del sistema general de seguridad social en el país, las instituciones aseguradoras y prestadoras de salud volcaran su mirada a este recurso asistencial, que objetivamente genera un positivo resultado costo-beneficio y se perfila como una de las herramientas más valiosas de gestión sanitaria en el marco del manejo de la salud pública y privada nacional.

Los beneficios que ofrece este modelo al sistema sanitario son ampliamente reconocidos, al igual que las oportunidades administrativas que le brindan a la institución hospitalaria, como seleccionar su complejidad para casos que demanden toda la infraestructura asistencial, mientras que pacientes adecuadamente seleccionados culminarán sus tratamientos en casa.

La seguridad del modelo, clave del éxito
Es de primordial interés la realización de una transición del hospital al hogar del paciente, en un ambiente de seguridad, vislumbrado en las capacidades del equipo asistencial domiciliario, la confianza de los tratantes institucionales en el mismo, y de una excelente relación de éste con el paciente y su familia. Esta relación se construye con los cimientos de un plan de entrenamiento familiar institucional dedicado a conocer y dar a conocer, todo esto antes del egreso del paciente, junto a un depurado proceso, que lleve a que tanto la tecnología como los elementos humanos alrededor de la atención en casa estén en pleno orden y disposición.

En nuestro programa diseñamos unos documentos de ingreso, que incluyen los parámetros clínicos, sociales y epidemiológicos que en mayor proporción influyen dentro del adecuado proceso asistencial domiciliario. Los más importantes criterios que se deben tener en cuenta son:

    1 Criterios clínicos:
  • stabilidad hemodinámica en las últimas 24 horas de observación clínica: incluye la ausencia de fenómenos arrítmicos cardiacos y neurológicos, modificaciones adversas en la presión arterial, alteraciones del patrón respiratorio y, por supuesto, fiebre.

  • Adecuada respuesta al tratamiento parenteral iniciado; siempre es necesario que las primeras dosis del medicamento se reciban dentro de un medio institucional capaz de manejar complicaciones, como efectos secundarios severos, reacciones de hipersensibilidad y evoluciones clínicas tórpidas.

  • 2 Criterios epidemiológicos:
  • Análisis de la patología base del paciente, en referencia a su impacto en la comunidad familiar directa de convivencia y a la indirecta de incidencia del área de residencia (por ejemplo, varicela tuberculosis).

  • Análisis de lo factores de ambiente de la zona de residencia y su relación con la patología que se va a manejar (por ejemplo, paciente con neumonía, que reside en cercanía a una planta de fundición o de desechos).

  • 3 Criterios sociales:
  • Residencia en áreas de cubrimiento del programa; se refiere al análisis para definir mapeos geográficos de la ciudad, en términos de distancia, a la base del programa en la cual la oportuna respuesta sea la variable que determine el límite.

  • Adecuadas vías de comunicaciones, viales y telefónicas.

  • Acceso a mecanismos de refrigeración, si para el compuesto parenteral aplica el requerimiento.

  • Disponibilidad de familiar cuidador principal; es quien recibe la mayoría del entrenamiento para el cuidado del paciente, e igualmente es el responsable ante el equipo domiciliario de velar por las recomendaciones emanadas del mismo.

  • Aceptación del modelo domiciliario por parte del paciente, el cuidador y el tratante institucional.

Acerca del autor

Ricardo Salazar Arias - en autor: Instituto ECRI

Ricardo Salazar Arias - en autor: Instituto ECRI

El doctor Ricardo Salazar Arias es Director de la Unidad de Extensión Hospitalaria, Hospital Universitario Clínica San Rafael, Bogotá, Colombia. Es especialista en Medicina Paliativa y Dolor; Cuidado Intensivo y Bioética.
x
claudia isabel
08 de febrero de 2016 a las 19:52

buenas noches gracias por darnos a conocer tan excelente documento, me pregunta como accedo a sus servicios requiero cuidados paliativos con destino paciente enfermo de cancer se encuentra en la etapa terminal gracias por la informacion prestada


Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados