Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2006 Página 3 de 4

Incubadoras pediátricas

Traducido y publicado por El Hospital con autorización de ECRI

Las incubadoras pueden producir niveles excesivos de ruido en su interior, que podrían afectar adversamente la audición del bebé. Los portazos con los puertos, el uso de nebulizadores, la activación de alarmas y los golpeteos sobre la cubierta de la incubadora pueden aumentar todavía más el nivel de ruido que percibe el bebé; se han informado niveles hasta de 90 a 100 decibeles (dB). La norma de 1991, de laAssociation for the Advancement of Medical Instrumentation, para las incubadoras, especifica que el nivel máximo de ruido dentro del compartimiento del bebé no debe sobrepasar los 60 dB durante el uso normal.

En un caso que conoció ECRI, un bebé consiguió abrir la puerta trasera del compartimiento de una incubadora móvil, a causa de la colocación inadecuada del empaque. El colchón del compartimiento puso al bebé en el nivel de la puerta de acceso, y el bebé se cayó de la incubadora al suelo.

Algunas incubadoras más antiguas, que todavía están en uso, pueden tener termómetros o termostatos de alta temperatura (o ambos) llenos de mercurio. La contaminación con este elemento es posible si el termómetro o el termostato se rompen, lo cual es más probable que ocurra durante la limpieza o el mantenimiento de rutina. Varios investigadores han expresado su preocupación por los posibles efectos adversos de la exposición a vapores mercuriales en el bebé. No se sabe hasta qué punto los límites de seguridad de la exposición crónica en adultos se aplican a los bebés enfermos o prematuros, que permanecen en incubadoras durante periodos prolongados. Algunos investigadores recomiendan que se reemplacen todos los componentes que tienen mercurio en las incubadoras para bebé, y la mayoría de los hospitales lo han hecho.

ECRI ha publicado una lista de revisión para las incubadoras para bebé, que pueden ayudar a detectar muchos posibles problemas del equipo de la incubadora antes de que se presenten.

Consideraciones de compra
Recomendaciones de ECRI
La incubadora debe ofrecer un ambiente cerrado y controlado, que caliente al bebé por medio de aire calentado que circula sobre la piel.

En el modo manual, el intervalo de temperatura de la incubadora debe ir desde no menos de 23 °C (73,4 °F) hasta no más de 37 °C (98,6 °F). La máxima temperatura se puede sobrepasar hasta 39 °C (102,2 °F), mediante una acción especial del operador. Tiene que haber una alarma que se active cada quince segundos, con apagado automático del calentador si la alarma no es puesta en ceros dentro de los tres a cinco minutos siguientes.

En el modo de servocontrol, el intervalo de temperatura debe ser de 35 °C (95 °F) o menos a 37 °C (98,6 °F) o más. Las mediciones y ajustes se deben mostrar en incrementos de 0,1 °C/ºF.

La monitorización de la temperatura de la piel se debe mostrar en incrementos de 0,1 °C/ºF.

La unidad debe tener alarmas para alta o baja temperatura del aire o de la piel, falla del ventilador, del sensor o de la corriente eléctrica. La incubadora debe tener un termostato de respaldo y protección para el caso de que se rompa una bombilla.

Las unidades operadas con baterías deben tener un indicador del nivel de carga, y uno claro que muestre la necesidad de recargarlas o cambiarlas. Si la batería es recargable, no debe requerir más de 16 horas para recargarse después de haber quedado agotada.

La unidad debe tener dos (se prefieren seis) puertos para las manos, seis puertos para tubos y un puerto de entrada de oxígeno. El nivel interno de ruido no debe ser mayor de 60 dB. Las incubadoras deben tener ruedas de por lo menos 12,7 cm (5 in) de diámetro; al menos dos de las ruedas deben tener frenos. Las ruedas deben ser conductivas y giratorias.

En las incubadoras de transporte, la unidad debe ofrecer soporte térmico a los bebés durante el transporte dentro y entre hospitales, aun durante condiciones climatológicas adversas. La unidad debe mantener la temperatura del aire durante por lo menos dos horas cuando opere con baterías internas, y cambiar automáticamente a modo de batería cuando se desconecte de la fuente de corriente principal. Debe haber espacio para guardar uno o más cilindros de oxígeno, y un mecanismo adecuado para asegurarlos.

Otras consideraciones
El costo usual de las incubadoras pediátricas está entre US$ 3.000 y US$ 37.000. Las de precio más alto pueden incluir otras características, como un mecanismo que reduce al mínimo la caída de temperatura cuando se abre el panel frontal de acceso, un sistema de rieles para montar accesorios, un sistema de humidificación y ajuste eléctrico de la altura.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados