Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2006 Página 1 de 4

Incubadoras pediátricas

Traducido y publicado por El Hospital con autorización de ECRI

Comparación de producto que cubre incubadoras pediátricas utilizadas en cuidado intensivo, intermedio y primario, y unidades que sirven como incubadoras.

Información UMDNS
La presente Comparación de Producto cubre los siguientes términos de dispositivos y códigos de productos tal como aparecen enumerados en el Sistema Universal de Nomenclatura de Dispositivos Médicos de ECRI™ (UMDNS™): Incubadoras/Calefactores por Radiación Térmica, Infantiles, Móviles (Incubator/Radiant Warming Units, Infant, Mobile) [18-857]; Incubadoras, Pediátricas, Móviles (Incubators, Infant, Mobile) [17-432]; Incubadoras, Pediátricas, para Transportación (Incubators, Infant, Transport) [12-114].

Alcance de esta comparación de productos
Este análisis cubre las incubadoras pediátricas usadas para cuidado intensivo, intermedio y primario. También cubre incubadoras pediátricas para transportación y unidades que pueden usarse como incubadoras o calefactores por radiación térmica.

Propósito
Una incubadora pediátrica provee un ambiente cerrado, controlado, que calienta al bebé al hacer circular aire calentado sobre la piel. Entonces, el calor se absorbe dentro del cuerpo mediante conducción tisular y convección sanguínea. Idealmente, ambas temperaturas, la de la piel y la del centro del cuerpo, deben mantenerse con apenas pequeñas variaciones. Las incubadoras logran un mejor control de la temperatura que los calefactores por radiación térmica (unidades calefactoras cenitales), las cuales pueden calentar en exceso o en defecto al bebé. No obstante, el pequeño dentro de la incubadora es menos accesible para quien lo cuida.

Cuando el bebé nace, sus temperaturas cutánea y central tienden a caer de forma significativa, a causa de la pérdida de calor por conducción (pérdida de calor hacia las superficies más frías que se encuentran en contacto directo con el bebé), convección (pérdida de calor hacia el aire que pasa sobre el bebé), radiación (pérdida de calor hacia objetos más fríos, que no se encuentran en contacto directo con el bebé) y evaporación de agua (pérdida de calor desde los pulmones y la superficie de la piel del bebé). Mientras que los neonatos a término regulan naturalmente su temperatura corporal hasta cierto punto, los prematuros tienen una piel más delgada, lo cual hace que los vasos sanguíneos superficiales pierdan calor más fácilmente hacia el ambiente; una proporción más grande de superficie corporal a volumen, que da lugar a una mayor pérdida de calor por radiación y convección, y casi nada de grasa subcutánea, bien sea para metabolizarla y producir calor, o como aislante. El estrés prolongado por frío en neonatos puede causar deprivación de oxígeno, hipoglucemia, acidosis metabólica y agotamiento rápido de las reservas de glucógeno. La conservación de la energía proporcionada por el soporte térmico es fundamental.

Principios de operación
El neonato está acostado sobre un colchón en el compartimiento infantil, el cual se encuentra encerrado por una cubierta de plástico transparente. La mayoría de las incubadoras tienen puertos con puertas para introducir las manos y así poder manipular al bebé, a la vez que se limita la introducción de aire ambiental frío. El médico puede levantar o quitar la cubierta plástica o abrir un panel para tener mayor acceso al bebé. Algunas unidades presentan una cortina de aire, que hace que pase aire caliente por la abertura.

La mayoría de las incubadoras calientan al bebé por medio de un flujo de aire calentado, forzado o natural. Al menos una unidad suplementa la convección del aire, calentando activamente las paredes de la incubadora para reducir la pérdida de calor radiante. Otra unidad usa un colchón de agua tibia, en lugar del flujo de aire de convección, para calentar al bebé.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados