Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2007 Página 1 de 3

Imágenes médicas en cardiología: estrategias para el diagnóstico temprano y procedimientos seguros

Actualmente en América Latina se busca prevenir, emplear procedimientos menos invasivos y desarrollar elementos diagnósticos más seguros para el paciente.

El campo de la salud está constantemente en desarrollo; los adelantos tecnológicos son interminables, a todo nivel y en búsqueda de un mismo objetivo: la prevención. Prevenir significa identificar pacientes con factores de riesgo para diferentes patologías, detectar tempranamente los nuevos casos de enfermedad, prevenir las complicaciones de la entidad diagnosticada y evitar secuelas cuando se detecta la enfermedad en un estadio avanzado.

La detección de factores de riesgo es la manera más común de identificar a los pacientes predispuestos a una enfermedad, pero muchas veces no son suficientes para cumplir este objetivo, y se requiere la ayuda de métodos diagnósticos más avanzados.

Historia de las imágenes médicas en cardiología
La evolución de los métodos diagnósticos en la historia es muy interesante, tal y como lo relata el doctor Gilberto Estrada, médico cardiólogo intervencionista, Director Médico de la Fundación Clínica Abood Shaio, en Bogotá, Colombia, uno de los principales centros de cardiología del país.

Casi al principio del siglo, en Europa se empieza a estudiar la hemodinamia del corazón. Forssmann, por autoexperimentación, practica en él un cateterismo cardiaco, episodio que marca el inicio de las imágenes cardiacas y de las nuevas tendencias y estrategias invasivas en el manejo y diagnóstico de las diferentes enfermedades cardiovasculares.

La tecnología se va depurando. A finales de los 40 y comienzos de los 50, Cournand, Ranges y Richards empezaron la utilización sistemática de la técnica de cateterismo de Forssmann, para el estudio in vivo de la función cardiaca y sus alteraciones, con el fin de confirmar el diagnóstico clínico y precisar las características fisiopatológicas de algunas cardiopatías. El cateterismo cardiaco no solo logró transformar la cardiología, sino que también hizo posible la realización de las primeras intervenciones de cirugía cardiaca y el nacimiento del intervencionismo radiológico. En 1958, Jones observó la nitidez de las imágenes obtenidas al explorar un paciente en el que el catéter se había desplazado accidentalmente hacia la arteria coronaria derecha, en el que inyectó 30 cm de medio de yodo, y aprovechando los avances tecnológicos en el campo de la radiología, como el intensificador de imágenes y la cineangiografía a alta velocidad, se da inicio al desarrollo de la angiografía selectiva coronaria (coronariografía). En 1964, Dotter y Judkins perfeccionan la técnica, y en 1974, Grüntzig realiza la primera aplicación clínica de la angioplastia coronaria transluminal percutánea, con lo que empieza el estudio de la causa de la arteriosclerosis.

A partir de este momento hay un intenso desarrollo de las intervenciones cardiacas sin cirugía; en1987 se implanta el primer stent coronario para mantener abiertas las arterias dilatadas, mediante una fina malla metálica, y a finales de los 90 aparecen los stent medicados.

Inicialmente se utilizaban placas seriadas, con xerógrafos que producían hasta seis placas por segundo. Más tarde se pudieron visualizar las lesiones con películas con cine de ocho milímetros, después de 16 y posteriormente de 35. En los años 90 surgen nuevas tecnologías de registro magnético e informatización de imágenes, que dan lugar a los procedimientos de sustracción digital con mejor calidad de definición. En la actualidad las imágenes son completamente digitalizadas en formato DICOM, se pueden grabar en un CD y visualizar en un computador personal.El CD no se deteriora y es fácil de llevar. Estos estudios son del paciente y nosotros se los entregamos. Además, es interesante que los pacientes de hoy se enteren de la información que nosotros les damos y miren las imágenes, porque esto les ayuda a tomar conciencia de su enfermedad y los motiva a buscar las soluciones que nosotros les proponemos, afirma Estrada.

La angiografía coronaria, o cateterismo cardiaco, permite la toma de imágenes del árbol coronario luego de la inyección de un medio de contraste directamente en las arterias coronarias, mediante un catéter introducido por la vena femoral. Se utiliza con indicaciones específicas, y su principal utilidad es la visualización del grado de estenosis coronaria cuando está presente.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados