Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2011 Página 1 de 2

Imágenes mamarias: un abanico de opciones

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor Miguel Ángel Pinochet*

Dada la moderada sensibilidad de la mamografía, se desarrollan técnicas y métodos diferentes para complementar hallazgos y mejorar la sensibilidad diagnóstica.

Al ritmo que se presentan adelantos en los métodos diagnósticos de imagen en los campos corporal, torácico y de neuroimágenes, las imágenes mamarias evolucionan de una manera especial.

Antes se contaba tan solo con la mamografía como método de imagen para valorar las glándulas mamarias, y aún hoy sigue siendo el estudio de elección para el tamizaje de cáncer de mama en la población general. Sin embargo, se conoce bien su moderada sensibilidad, por lo cual se han desarrollado grandes adelantos con técnicas y métodos diferentes, para complementar sus hallazgos y mejorar su sensibilidad diagnóstica.

Entrevistamos al profesor Miguel Ángel Pinochet, actual presidente de la Sociedad Chilena de Radiología y de la Sociedad Iberoamericana de Imágenes Mamarias, y reconocido radiólogo en este campo, quien nos hizo un resumen acerca de los adelantos en el diagnóstico por imagen de la mama.

En la actualidad existen múltiples opciones para evaluar la mama, comenzando por métodos sencillos y económicos, como la ecografía, hasta tecnologías más sofisticadas y costosas como la resonancia magnética (RM) mamaria, la tomografía por emisión de positrones (PET) combinada con tomografía computarizada (PET/CT), y recientes adelantos como la PET mamaría.

En ecografía, los avances han permitido posicionar este método como una de las herramientas más útiles para complementar los hallazgos mamográficos, aclarar dudas diagnósticas, caracterizar lesiones y realizar toma de muestra de lesiones bajo guía ultrasonográfica en tiempo real. La introducción de los transductores lineales de alta frecuencia (hasta de 17 MHz) ha revolucionado el diagnóstico por ecografía para pequeñas partes, en especial la mama. El ultrasonido de alta resolución permite la visualización del tejido mamario con gran detalle anatómico.

Además de contar con los equipos adecuados, el éxito en la técnica depende en gran medida del operador y es una de las condiciones que el doctor Pinochet expone: "Básicamente, el concepto que me gustaría transmitir es que el radiólogo que se dedica a la técnica (de la imagen mamaria) y que realice ultrasonido, debe realizarla con el mejor de los equipos disponible".

El ultrasonido es de gran utilidad en el estudio de pacientes menores de 35 años, en quienes el tejido mamario es denso y se dificulta la valoración por mamografía. Además, en las mujeres embarazadas y lactantes y en los pacientes con sospecha de ginecomastia.

Uno de los adelantos más recientes en este campo es la técnica de elastografía, la cual permite hacer una aproximación a las propiedades mecánicas de los tejidos (dureza relativa) evaluados, y de esta manera realizar el diagnóstico de una lesión de características benignas o malignas, según su composición. Se reporta una sensibilidad del 80% y especificidad de hasta el 92% por este método, lo cual parece ser promisorio para la caracterización adecuada de lesiones y, por ende, la disminución del número de biopsias mamarias innecesarias. Tiene la dificultad de ser operador dependiente y requerir equipos y software especializados para su realización, lo cual no está disponible en muchas instituciones en Latinoamérica, lo que entraba su difusión.

Con el ultrasonido automatizado de la mama se pueden obtener volúmenes sonográficos amplios, desde la línea de la piel hasta la pared torácica, con una compresión mínima del transductor. Esta técnica operador independiente, en desarrollo, podría ser también de gran utilidad para el estudio de la glándula densa o en las mujeres con fuerte historia de cáncer mamario.

La mamografía digital directa ha permitido aumentar la sensibilidad de este método para la detección de microcalcificaciones y en mamas densas, ya que provee un mayor detalle y una representación más real del tejido fibroglandular. Sin embargo, el equipo requerido es de un alto costo.

Hace poco se desarrolló un software para el cálculo volumétrico de la fracción de tejido fibroglandular por medio de mamografía digital, el cual se comercializa bajo el nombre de QuantraTM (Hologic TM). Este sistema pretende eliminar factores de subjetividad en la valoración de los cambios evolutivos de la mama, aportando información acerca del volumen total de la glándula (en cc), volumen total de tejido fibroglandular presente (en cc) y el porcentaje relativo entre éstos, sin necesidad de realizar cambios en el método de adquisición de las imágenes ni agregar proyecciones a un estudio convencional.

Más allá de lo convencional
Actualmente se dispone de otras modalidades diagnósticas en el campo de la imagen mamaria.

Acerca del autor

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor Miguel Ángel Pinochet*

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor Miguel Ángel Pinochet*

* Médico egresado de la Universidad de Chile, con un postgrado en Imágenes Mamarias en la Udiat, Barcelona, España; Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Imágenes Mamarias (SIBIM), Presidente de la Sociedad Chilena de Radiología (Sochradi), jefe del Servicio de Radiología de la Clínica Alemana de Santiago, Chile.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear