Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2007 Página 1 de 2

Imágenes diagnósticas de neonatos en incubadoras

La radiografía computarizada combinada con la bandeja o la ranura de la incubadora, reduce los riesgos y el procesador mejora los problemas de contraste.

Las incubadoras proporcionan un ambiente estable y de protección a los recién nacidos prematuros o enfermos, mientras facilitan la monitorización de la temperatura, del suministro de oxígeno y de otras variables y la administración del tratamiento. En lo posible las incubadoras deben permanecer cerradas. Para el óptimo tratamiento se requiere a menudo la toma de varias imágenes radiológicas, lo que obliga a la manipulación y el movimiento de estos niños frágiles, lo cual aumenta el riesgo de hipoxia, bradicardia e infecciones.

Para la toma de los estudios radiográficos usualmente se coloca el chasis directamente debajo del bebé. Para disminuir la manipulación del niño y facilitar el procedimiento, las incubadoras modernas tienen una ranura debajo del soporte del colchón o una bandeja incorporada para introducir el chasis. Sin embargo, evaluaciones realizadas por el Departamento de Salud del Reino Unido concluyen que la mayoría de usuarios aún colocan la placa directamente debajo del paciente, y no utilizan las bandejas, argumentando que la calidad de las imágenes es inferior y se requiere una dosis mayor de radiación.

Con el fin de indicar cómo los cambios y mejoras en la tecnología actual pueden resolver estos inconvenientes, Match y Wentworth realizaron un estudio, en el cual tuvieron en cuenta los aspectos técnicos (tipo de incubadora e imágenes) y clínicos (riesgos para el paciente y procedimientos), y las opiniones e inquietudes del personal de enfermería y radiología. Enfermeras y técnicos de rayos X de seis hospitales, respondieron un cuestionario acerca del tipo de incubadoras utilizadas en cada institución, la frecuencia de radiografías tomadas a los recién nacidos, las proyecciones, la calidad de las imágenes, si consideraban ventajoso el uso de la bandeja; y a los que no la utilizaban, se les preguntó cuáles eran los motivos y qué sugerencias tenían.

Las enfermeras prefirieron emplear la bandeja o la ranura, para mantener un ambiente estable, evitar la manipulación del bebé y disminuir el riesgo de infecciones, ya que el método tradicional puede alterar la temperatura, desplazar las líneas intravenosas y accesorios, y causarle molestias al recién nacido; además, consideraron que es importante leer el manual de instrucciones y mejorar la comunicación entre los miembros del equipo. Una enfermera afirmó que un bebé puede tardar hasta una hora en recuperarse de la manipulación.

Los técnicos de rayos X señalaron que al emplear las ranuras o bandejas, la intensidad del haz de rayos es atenuada por el paso a través del bebé, la cubierta, el colchón y el soporte, lo cual hace necesario aumentar la dosis; también afirmaron que a veces es difícil obtener una imagen del sitio anatómico, porque el posicionamiento del paciente o la alineación de la placa no son adecuados, y que los objetos presentes en la incubadora pueden crear artefactos, dando como resultado imágenes de mala calidad, que hacen inevitable la repetición del examen, lo cual aumenta aún más la exposición a la radiación. Ellos enfocan su atención en el principio de “la dosis mínima para la mayor calidad de la imagen”.

En cuanto al aspecto técnico, los investigadores evaluaron incubadoras de diferentes modelos, según los siguientes parámetros: nivel de radiación, atenuación de la radiación (reducción de la intensidad del rayo), atenuación en la cubierta (porcentaje de reducción), dispersión de la radiación, HVL (capa hemirreductora) y calidad de las imágenes. Se empleó un fantoma y se tuvo en cuenta el grosor de las cubiertas, colchones y soportes; la exposición estándar estuvo basada en las Directrices Europeas sobre criterios de calidad de las imágenes de radiodiagnóstico en pediatría (EUR16261).

El diseño y la construcción de las incubadoras evaluadas, además del material usado, fueron muy semejantes en todos los modelos. Los resultados mostraron que las dosis de radiación fueron similares para todas las unidades; la mayor atenuación fue producida por el material del soporte del colchón, y al disminuirla, se reduce la dosis. Con el sistema de radiografía computarizada (CR), la reducción de la calidad de la imagen fue mínima (promedio de reducción del límite de detección de 10%).

El diseño de la incubadora deberá tener solo una pequeña influencia sobre la dosis y la calidad de la imagen en el método de exposición directa. Hay algunas posibilidades de artefactos y de error en el posicionamiento que se pueden minimizar con un buen entrenamiento del personal en las técnicas de toma de las imágenesymejoras en el diseño y la construcción de las incubadoras.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados