Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad de México, México - Febrero de 2019

Hospital General de México se destaca como referente de la medicina hiperbárica en el país

El beneficio de este tratamiento es llevar el oxígeno al lugar del cuerpo en donde hace falta, como consecuencia de alguna enfermedad crónica degenerativa.

El Hospital General de México (HGM) ‘Dr. Eduardo Liceaga’ resaltó su interés en la atención e investigación en medicina hiperbárica, al contar desde hace una década con el Servicio de Cámara Hiperbárica, unidad prototipo en esta modalidad terapéutica en el Sector Salud a nivel nacional.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de México, la cámara hiperbárica de esta institución es una de las cuatro más grandes en el país, tiene capacidad para atender a ocho pacientes y brinda más de mil 200 sesiones terapéuticas al año.

El jefe del Servicio de Cámara Hiperbárica del HGM, Roberto Eduardo Castro López, explicó que el tratamiento se aplica a personas que padecen alguna enfermedad o traumatismo que provoca la reducción del oxígeno (O2) en el torrente sanguíneo. La cámara hiperbárica otorga una presión atmosférica elevada de oxígeno puro, permitiendo que éste llegue a los lugares del cuerpo donde hay deficiencia.

El beneficio de este tratamiento es llevar el oxígeno faltante al lugar del cuerpo en donde hay poca accesibilidad, como consecuencia de alguna enfermedad crónica degenerativa, por la obstrucción de un vaso o traumatismo”

Roberto Eduardo Castro López

Según el HGM, a los pacientes que han usado esta tecnología en el hospital se les ha tratado con una efectividad del 100 por ciento. Por su parte, el especialista precisó que el 80 por ciento de los pacientes han sido atendidos por úlcera o pie diabético, siendo las principales complicaciones de la diabetes.

Sin embargo, señaló que también es útil para otros padecimientos como intoxicación por monóxido de carbono, lesiones de tejidos blandos, retraso de la cicatrización, isquemia periférica traumática aguda, quemaduras térmicas e hipoacusia súbita, entre otros.

También, Castro López aclaró que no todos los pacientes pueden ser tratados con este tipo de terapia. Para saber si son candidatos se examina de manera individual e interdisciplinaria, esto con el fin de evitar efectos secundarios. La evaluación consiste en revisar que todos los órganos funcionen adecuadamente, ya que al ingresar a la cámara hiperbárica sufren cambios por la presión atmosférica y estos se pueden dañar si no están en óptimas condiciones.

Entre los efectos secundarios destaca el barotrauma ótico, el problema puede ir desde la inflamación de la membrana timpánica, un sangrado interno o la perforación del tímpano, señaló a la Secretaría de Salud de México.

También puede presentarse barotrauma de senos paranasales o la perforación de uno de los pulmones, lo que se puede evitar con una valoración adecuada del paciente, recordó.

“El oxígeno hiperbárico ayuda a tratar secuelas de procedimientos oncológicos, por ejemplo, los niños que son sometidos a radiaciones o quimioterapia para tratar la leucemia, es común que tengan sangrado en la vejiga lo que se conoce como cistitis hemorrágica”, explicó el experto.

Además, recalcó que la constancia en el tratamiento es fundamental, por lo que el paciente debe acudir tres veces a la semana. “No debe suspender las sesiones ya que, para obtener el máximo beneficio, el organismo debe mantener una acumulación de oxígeno. En caso de que se suspenda se debe reiniciar el tratamiento”.


Palabras relacionadas:
Hospital General de México, medicina hiperbárica, cámara hiperbárica, tratamiento para enfermedades que provocan reducción del oxígeno, oxígeno hiperbárico, tratamiento de secuelas de procedimientos oncológicos, avances para el tratamiento de enfermedades que reducen el oxígeno, hallazgos en el tratamiento de enfermedades hiperbáricas, cómo tratar la intoxicación por monóxido de carbono,
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados