Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2009 Página 3 de 3

Hopotermia Terapéutica después de un paro cardíaco ¿Cómo asegurar una amplia implementación?

Eldar Søreide, MD

El uso de informes de indicadores de calidad, como un factor de refuerzo para el personal que participa, parece ser una parte muy importante de la implementación exitosa de estrategias basadas en la evidencia en la atención clínica [18]. Esto significa que tenemos que auditar continuamente el uso de una nueva guía/protocolo/método (p. ej., HT en la UCI), así como monitorear el impacto del proceso de cuidados y el resultado (supervivencia), y proporcionar retroalimentación a los que están involucrados. Si todos los centros que admiten sobrevivientes de paro cardíaco fuera del hospital fueran obligados a documentar su práctica diaria junto con sus datos de supervivencia, el estado actual estaría documentado sobre bases continuas. Si el resultado llegara a ser inferior al óptimo, se podrían implementar cambios con base en la evidencia científica disponible más reciente [18]. Esto fue lo que sucedió realmente en el Hospital Universitario Ulleval, en Noruega, en el 2003, cuando se presentaron datos muy bajos de supervivencia de paro cardíaco fuera del hospital [23]. A través de una estrategia de implementación bien definida y planificada, se cambió todo el tratamiento de cuidados post-reanimación y se implementó la HT como parte de un plan estandarizado de tratamiento, lo que resultó en más del doble del número de sobrevivientes favorables [23].

En Noruega, la implementación de la HT como parte de un plan estandarizado de tratamiento para los sobrevivientes comatosos de paro cardíaco fuera del hospital ha sido particularmente exitosa [14, 23]. La estrategia de implementación consistió en difundir la información a través de revistas y reuniones médicas clave. Adicionalmente, los medios de comunicación masiva y la prensa laica han estado involucrados activamente; todos estos métodos han sido apoyados por el trabajo de Grol y otros colegas [33, 34]. En el 2005, 80% de los hospitales que recibían pacientes utilizaron la HT de rutina; en el 2007, todos ellos [38].

Al intentar cambiar la práctica clínica, una parte importante es dirigirse e involucrar al personal clave entre los médicos y las enfermeras [32-34]. El personal tiene que creer en los cambios sugeridos para "comprarlos". Una forma de garantizar esto es haciendo que un líder local presida el proceso [39]. Sin un plan definido de cambio, un interés continuo y un liderazgo fuerte, poca mejoría se puede esperar.

Conclusiones
La supervivencia de las víctimas de paro cardíaco fuera del hospital depende del buen funcionamiento de una cadena de supervivencia, que consiste en reconocimiento temprano, reanimación cardiopulmonar temprana por parte del transeúnte, desfibrilación temprana y óptimo cuidado post-reanimación. Hay diferencias significativas en cuanto a supervivencia entre los diferentes hospitales y sistemas, que muy probablemente se deben a diferencias en la calidad de los cuidados post-reanimación. En las guías más recientes del 2005 [8] y las declaraciones posteriores del ILCOR [40], han recibido más atención los mejores cuidados post-reanimación. Ahora hay un entendimiento general acerca de que los pacientes post-paro cardíaco están críticamente enfermos y necesitan un tratamiento de cuidados intensivos dirigido a la meta, estandarizado y de alta calidad, que debe incluir sedación y ventilación mecánica controlada, HT, soporte circulatorio y el tratamiento de la causa del paro, con intervenciones coronarias percutáneas [8, 23, 40]. A pesar de que se ha demostrado que la HT es fácil de realizar, no es peligrosa y no tiene efectos secundarios serios, médicos y enfermeras, UCI, hospitales y sistemas de atención en salud deben estar motivados para comenzar a usarla. Se deben utilizar estrategias de implementación, que incluyan la identificación y superación de barreras mentales, logísticas, financieras y culturales. Solo entonces podremos asegurar la mejor evidencia de tratamiento para este grupo grande de pacientes.

Nota de la editora:
El profesor Eldar Søreide escribió este artículo para El Hospital basado principalmente en el publicado recientemente: Søreide E, Sunde K. Therapeutic hypothermia after out-of hospital cardiac arrest: how to secure worldwide implementation. Curr Opin Anaesthesiol, 2008; 21 (2): 209-15.

Fin.

Acerca del autor

Eldar Søreide, MD

Departamento de Anestesia y Cuidado Intensivo, Hospital Universitario Stavanger, Stavanger, Noruega.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados