Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2011 Página 2 de 2

Guías de reanimación 2010

Ricardo Navarro, MD

El ser humano así como nace fallece; sin embargo, es obligación de los estamentos de salud y de educación pública prevenir, antes que curar; promover hábitos saludables de vida, y educar sobre la modificación de los factores de riesgo de muerte coronaria, primera causa de paro cardiaco en el adulto. Los factores de riesgo se pueden modificar significativamente con el ejercicio, el abandono del hábito de fumar, la modificación de la dieta, y la evaluación, estudio y control de enfermedades como hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad mórbida, etc. [9]. Cuando la víctima no pudo controlar estos factores de riesgo y se ve abocada a un evento coronario, es también función de los mismos estamentos públicos proporcionar la educación, el entrenamiento, la práctica y la investigación en reanimación cerebrocardiopulmonar.

Hace falta investigación en reanimación; para ello, se recomienda implementar el registro de paro a nivel intra y extrahospitalario

La ciencia de la reanimación cada vez aprende más de la comunidad; falta aún identificar la forma óptima de enseñar esa ciencia con mejores técnicas, que ayuden a entusiasmar a la misma comunidad en una participación más efectiva.

El cambio en las terapias medicamentosas siempre será insustancial frente al cambio de conductas de más peso, tales como fortalecer la secuencia segura y rápida de la cadena de supervivencia ( figura 1 ), procurar que las maniobras sean cada vez más sencillas y brinden más seguridad a los testigos, disponer de DEA en lugares públicos y que la comunidad los aprenda a manejar de manera rápida; y por último, mejorar las condiciones en el traslado de los pacientes y en la atención de las víctimas cuando lleguen al hospital, porque no basta que la víctima recupere la circulación cardiaca espontánea si no egresa viva del hospital con un mínimo compromiso neurológico.

Fin.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados