Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2004 Página 1 de 3

Financiación de la tecnología del sector hospitalario

Posada, Patricia

La financiación beneficia no sólo a los fabricantes y distribuidores sino a los usuarios finales y todo aquel que desee adquirir servicios y bienes de capital.

Introducción
Las empresas del sector de la salud pueden mejorar la planificación presupuestal y administrativa, el acceso a las actualizaciones intermedias y la tecnología de punta, el proceso de adquisición de equipos y, por último, su respuesta como red hospitalaria, a través de múltiples programas financieros.

Estos programas de financiación pueden beneficiar no sólo a los fabricantes y distribuidores de tecnología para la salud, sino también a los usuarios finales del sector público y privado (consulta privada, hospitales públicos o privados, unidades de cuidado intensivo, servicios ambulatorios, clínicas especializadas, grupos corporativos de asistencia sanitaria, proveedores de servicios gestionados, etc.) y a todos aquellos profesionales de la salud que deseen adquirir servicios y bienes de capital.

Los principales aspectos que los programas financieros tienen en cuenta para la dotación de equipos médicos incluyen el nivel de atención de la institución, su relevancia dentro de la red de servicios, la demanda de atenciones de urgencias generadas por trauma o violencia, la alta remisión de pacientes a unidades de salud fuera del área de influencia, la inexistencia del recurso en la entidad y la obsolescencia de la dotación actual por antigüedad mayor de cinco años.

Soluciones financieras
Aparte de los préstamos de agentes bancarios locales o internacionales (Banco Mundial, Ex-Im Bank, etc.) y las donaciones de gobiernos o instituciones, los mecanismos de financiación incluyen también empréstitos de proveedores a través de los gobiernos. Los proveedores ponen a disposición del gobierno una suma de dinero, con el fin de que la ofrezca a un país, para la compra de un porcentaje en equipos del país prestatario, con tasas de interés blando.

Además, hay oportunidades de financiamiento privado, ya sea directamente de las firmas fabricantes o de entidades que realizan los estudios de necesidades y gestionan la financiación de los equipos.

Cada vez más, firmas fabricantes o importadoras ofrecen la posibilidad de establecer alianzas con los establecimientos de salud, y continúan ellas a cargo de los equipos y su mantenimiento.

Otras organizaciones financieras dedicadas a la asistencia en salud combinan el liderazgo industrial y la experiencia comercial con herramientas de ingeniería financiera, y tienen programas de financiación --servicios financieros empresariales de asistencia sanitaria-- que facilitan a los proveedores, con amplia experiencia en provisión, instalación y mantenimiento de equipos de medicina, ofrecer a los usuarios las mejores condiciones.

Otros productos financieros ofrecidos son finanzas estructuradas, venta y compra de arrendamientos (financiación de activos ya adquiridos), arrendamientos financieros y de explotación, deuda prioritaria a plazos, subordinada, intermedia o convertible, y fondos propios como inversiones menores. Algunos con la opción de servicio flexibles como ayuda técnica y de aplicaciones.

De esta manera, y de acuerdo con los requerimientos de cada una, las empresas del sector de la salud pueden acceder a una amplia gama de productos financieros convencionales, preestablecidos con compañías de crédito, o a la formación de consorcios.

La financiación local (bancos comerciales, etc.), o internacional, se consolida mediante la firma de un contrato en el que se deben incluir: la constitución de las pólizas de seguro necesarias (seguros de cobertura total, parcial, ampliada o contra incendios por el valor de reposición íntegro), los servicios de instalación, desmontaje y envío del equipo, los recursos para el mantenimiento y la operación de las adquisiciones, y todas las garantías debidamente acreditadas, si se han convenido.

Planes de financiación
Estos cubren equipos médicos y de administración nuevos o usados, dotación en general de hospitales y clínicas e insumos para los servicios de urgencias, cuidado intensivo y reanimación, quirófanos y servicios de apoyo, como laboratorio clínico y ayudas diagnósticas, además del fortalecimiento de la red de transporte mediante la dotación de ambulancias.

Los planes de financiación pueden ser a corto, mediano o largo plazo. El más utilizado por las compañías de financiación es a mediano plazo (36 a 84 meses), sin un máximo de monto para financiar. Aquel a largo plazo (84 o más meses) se emplea generalmente para operaciones de más de US$ 10.000.000.

Algunas entidades financieras dan plazos de hasta siete años, con pagos semestrales, lo que proporciona una mejora en el retorno sobre la inversión y el flujo de caja, adicional a un período de gracia de seis meses.

Ciertas empresas de financiación fijan tasas de interés basadas en la tasa líbor (aproximadamente 1,9% anual), más una sobretasa que fluctúa entre el 0,5 y el 3% anual sobre saldos.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados