Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2003 Página 1 de 2

Factores asociados a las recaídas por tuberculosis en Perú

Estudio que evalúa las características epidemiológicas, demográficas y culturales de los pacientes con mayor riesgo de recaer por tuberculosis en Perú.

En este estudio, la doctora María Ríos Hipólito y colaboradores buscaban determinar los factores de riesgo asociados a las recaídas -definidas como aquellos pacientes que habiendo recibido tratamiento en forma regular y completa alguna vez y que fueron curados presentaron un nuevo brote de actividad bacteriológica con baciloscopia (BK) positiva-, por tuberculosis (TBC) pulmonar en Lima, Perú, por medio de encuestas y registros del PCT -libro de registro de seguimiento de pacientes, fichas de historias clínicas, tarjetas de control de asistencia y administración de tratamiento-, los cuales están estandarizados a nivel nacional, de acuerdo con los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La TBC fue declarada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Ministerio de Salud (MINSA) como uno de los principales problemas de salud pública en Perú en 1989, debido a que el país presentó la segunda mayor incidencia de TBC pulmonar en Latinoamérica, después de Bolivia, explica la doctora Ríos.

Según un informe de la OPS (1996), Perú estuvo en la lista de los países más azotados por la TBC. Gracias en parte a una manifestación que tuvo lugar a comienzos del decenio de 1990, en la que enfermos de tuberculosis salieron a la calle para protestar por la falta de acceso a medicamentos eficaces contra la infección, el gobierno del país se comprometió a luchar por esa causa y dedicó a ella más recursos y medidas. Desde ese entonces, el MINSA ha desarrollado grandes esfuerzos para controlar la TBC combinando acciones de prevención, educación sanitaria y tratamiento efectivo de los casos. Hoy día el Perú ya no figura en esa lista y cuenta con uno de los mejores programas del mundo de lucha contra la tuberculosis, dice en el informe de la OPS.

Aunque la mayoría de los pacientes con TBC pulmonar que reciben esquemas terapéuticos eficaces durante un lapso de tiempo suficiente, curan la enfermedad, existe una proporción variable de ellos que sufre recaídas.

Antes, la principal causa de las recaídas eran los esquemas de tratamientos inadecuados. Actualmente ocurren por pobre adherencia al tratamiento y la aparición de cepas multirresistentes.

En1999, a pesar de los esfuerzos y seguimiento de los pacientes, 13% de los casos tratados presentaron recaídas.

El tratamiento y la curación de las recaídas plantean mayores dificultades que el de las primoinfecciones, mayor costo, mayor frecuencia de reacciones adversas a los medicamentos y mayor riesgo de infección por cepas de M. tuberculosis multirresistentes. Además, los pacientes presentan lesiones pulmonares con mayor cronicidad y severidad, y un gran deterioro del estado general.

Por otro lado, los pacientes que presentan recaídas contagian a un mayor número de miembros de la comunidad y aumentan el riesgo de aparición de brotes de cepas multirresistentes.

Actualmente, Perú se enfrenta a un incremento de cepas de M. tuberculosis resistente a múltiples medicamentos como consecuencia de la poca eficacia y eficiencia del Programa de Control de la TBC (PCT), dice la doctora Ríos.

Según Ríos, la identificación de las características epidemiológicas, demográficas, sociales y culturales de los grupos de pacientes con mayor riesgo de recaer en cada región, permitiría establecer formas más cercanas de seguimiento y una toma de decisiones oportuna con el fin de reducir las recaídas, constituyéndose en una alternativa para disminuir la diseminación de cepas de M. tuberculosis con mayor riesgo de presentar multirresistencia.

Ríos determinó en su estudio una asociación significativamente mayor al riesgo de recaídas por TBC de los siguientes factores: el sexo masculino, la edad mayor de 50 años, el consumo de drogas, la residencia en un área urbana, el hacinamiento (presencia de tres o más personas por habitación en la vivienda del paciente), el comportamiento de los pacientes que incluye la percepción errada de la enfermedad (falta de conocimiento acerca de las formas de transmisión de la TBC) y la desocupación, no así el contacto (toda persona que vive en el mismo hogar con un paciente con TBC) con un paciente tuberculoso.

Luego del análisis multivariado, solo se asociaron el área urbana, el hacinamiento, la percepción errada de la enfermedad y el tratamiento irregular (inasistencia al tratamiento antituberculoso por uno o más días), siendo estas últimas las que tuvieron mayor fuerza de asociación (OR=2,9 y OR=10,7, respectivamente) (Tabla No. 1).

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades