Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2019 Página 1 de 3

FCV, a la vanguardia en implantes de corazón artificial en Suramérica

Equipo Editorial de El Hospital con la colaboración de Leonardo Salazar, MD, y Antonio Figueredo, MD

El implante de corazón artificial aún es una excepción en Latinoamérica, sin embargo, la Fundación Cardiovascular de Colombia promueve cada vez más su realización.

A orillas de una piscina se escuchan las carcajadas de Mariana. Es tan sonora que los pájaros alrededor salen volando. Mariana es una niña de 10 años y tiene una sonrisa tan contagiosa que nadie se imagina que ha estado varias veces al borde de la muerte; tuvo un cáncer hepático a los seis años de edad, fue necesario resecar más de la mitad de su hígado y recibió un año de quimioterapia.

Según el doctor Leonardo Salazar, su médico tratante y uno de los expertos en implantes de corazón artificial en Latinoamérica, Mariana sobrevivió a esta enfermedad a un costo muy alto, la quimioterapia le causó una insuficiencia cardíaca y los siguientes cuatro años se hospitalizó con frecuencia en cuidados intensivos por falla cardíaca descompensada. Ella es la niña más joven en Colombia que ha recibido un corazón artificial. Durante tres meses estuvo hospitalizada en cuidados intensivos en Bogotá y fue trasladada a la ciudad de Bucaramanga, al nororiente del país, porque su corazón no podía sostenerla con vida, necesitaba ser reemplazado.

Mariana ahora celebra. Se ríe de las ocurrencias de don Jorge, otro paciente con corazón artificial y alma de humorista. En la mesa se reúnen más de 15 personas de todas las edades, todos tienen una camaradería muy especial, forman parte de la misma familia. Todos estuvieron en algún momento al borde de la muerte, saben atesorar estos momentos y tienen en su pecho un corazón artificial.

Ellos se reunieron el pasado mes de junio en Bucaramanga para celebrar los cinco años del programa de corazón artificial de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV), institución pionera en América Latina en asistencia ventricular.

Hacia el desarrollo del órgano artificial cardíaco

La enfermedad cardiovascular es la causa más frecuente de muerte en el mundo y en Latinoamérica y, por fortuna, los métodos para tratarla han avanzado de manera significativa, se dispone de evaluaciones y tratamientos muy efectivos para la mayoría de las enfermedades cardiovasculares.

En la actualidad muchos pacientes llevan una vida productiva a pesar de que su corazón esté enfermo y es gracias a estas terapias. Sin embargo, no son infalibles, y un grupo importante de pacientes desarrolla falla cardíaca avanzada, un estado en que tienen síntomas de insuficiencia cardíaca y hospitalizaciones a pesar de estar recibiendo el mejor tratamiento médico posible. Cuando una persona padece una falla cardíaca avanzada, la posibilidad de que fallezca en los siguientes dos años es muy alta y debe tenerse en cuenta la opción de reemplazar el corazón, de acuerdo con el doctor Salazar.

"El trasplante cardíaco ha sido considerado el tratamiento óptimo para pacientes con falla cardíaca avanzada, sin embargo, tiene serias limitaciones. La disponibilidad muy limitada de donantes es la principal dificultad con el trasplante cardíaco. Existe una gran desproporción entre los pacientes que lo requieren y los que finalmente son trasplantados, lo cual genera una mortalidad importante entre los pacientes en lista de espera", afirma el Dr. Salazar.

En los últimos 15 años, la tecnología de los corazones artificiales cambió de manera radical su enfoque. No se intentó más imitar el funcionamiento cardíaco, se decidió miniaturizar turbinas como las que usan los aviones para lograr circular la sangre.

Otra gran dificultad son las complicaciones asociadas al rechazo inmunológico y al tratamiento inmunosupresor. Adicionalmente, hay pacientes que, por razones inmunológicas, hemodinámicas, entre otras, tienen contraindicación para recibir un trasplante cardíaco. Sin otras alternativas estos pacientes estaban condenados a morir.

Por estas razones, desde hace décadas se han hecho múltiples esfuerzos para desarrollar un órgano artificial cardíaco. Hace cincuenta años, el mismo año en que el hombre llegó por primera vez a la luna, se implantó el primer corazón artificial en Houston, Texas, Estados Unidos. Este paciente logró sobrevivir sólo 48 horas con el dispositivo.

A partir de esa época se desarrollaron varias versiones de corazones artificiales, todas trataban de imitar el mecanismo de funcionamiento del corazón, tenían válvulas y varias partes móviles. "Estos aparatos fallaban rápidamente y los pacientes sobrevivían horas o pocos días con el implante, permanecían en cuidados intensivos y lucían como en un estado de agonía suspendida", según el Dr. Salazar.

En los últimos 15 años, la tecnología de los corazones artificiales cambió de manera radical su enfoque. No se intentó más imitar el funcionamiento cardíaco, se decidió miniaturizar turbinas como las que usan los aviones para lograr circular la sangre. Estas bombas (dispositivos de asistencia ventricular) combinan la simplicidad y la sofisticación, sólo tienen una parte que se mueve (el rotor de la turbina), con lo cual el desgaste y la probabilidad de fallas disminuye mucho. El rotor es controlado por un motor electromagnético que lo lleva a levitar y rotar bajo el manejo de una microcomputadora. Son dispositivos pequeños y muy confiables, su tecnología está diseñada para durar décadas.


Palabras relacionadas:
procedimientos de asistencia ventricular en Colombia, costo-beneficio del implante del dispositivo asistencia ventricular, primer implante del dispositivo Heartmate II en Bucaramanga, implante del dispositivo Heartmate II, trasplante cardíaco con el dispositivo Heartmate III, trasplante cardíaco con el dispositivo Heartmate II, programa de corazón artificial de la FCV, procedimientos con dispositivos de asistencia ventricular en Colombia, procedimientos médicos en insuficiencia cardiaca.

Acerca del autor

Equipo Editorial de El Hospital con la colaboración de Leonardo Salazar, MD, y Antonio Figueredo, MD

El Dr. Leonardo Salazar es médico cirujano cardiovascular y director del Programa de ECMO y Corazón Artificial de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV). El Dr. Antonio Figueredo es médico cirujano cardiovascular y líder quirúrgico de la FCV.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades