Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2018 Página 1 de 2

Evolución del laboratorio en la inmunología

Lina Martínez y Camilo Moreno, Especialistas de aplicaciones clínicas de Mindray Latinoamérica

Entre las novedosas técnicas inmunológicas aplicadas al laboratorio en la actualidad, la quimioluminiscencia sobresale como una de las más importantes.

En las últimas décadas, el rápido avance y desarrollo de las técnicas inmunológicas aplicadas al diagnóstico de enfermedades, ha permitido obtener resultados más precisos y con límites de detección cada vez más sensibles, generando un impacto positivo desde el punto de vista epidemiológico. Esto posibilita realizar detecciones tempranas de un amplio rango de enfermedades, tanto crónicas como transmisibles, y realizar un adecuado seguimiento a los pacientes ya diagnosticados. Así, el panorama del laboratorio clínico actual incluye cada vez más pruebas de alta complejidad que facilitan el diagnóstico médico.

Dentro de las distintas técnicas inmunológicas aplicadas al laboratorio, que se han venido desarrollando desde hace más de 100 años [1], se pueden mencionar Radio Immuno ensayo (RIA), Inmunoelectroforesis, Nefelometría, Western Blot (WB), ELISA (ensayo por inmunoadsorción ligado a enzimas) y CLIA (ChemiLuminescent Immuno Assay) entre otros, siendo la CLIA una de las más recientes y una alternativa interesante por su facilidad, costo, sensibilidad y rapidez. Características que le permiten ser ampliamente utilizada en el ámbito clínico; además, su uso se extiende a estudios medio ambientales, biológicos, análisis farmacéuticos y de alimentos.

Principios y ventajas de la quimioluminiscencia

La quimioluminiscencia está basada en la interacción Antígeno-Anticuerpo que, dependiendo del tipo de ensayo a desarrollarse (sándwich o competitivo), emitirá una señal de luz directa o inversamente proporcional a la concentración de la molécula de interés en presencia de algunos reactivos.

Esta emisión de luz es causada por los productos de una reacción química especifica que se lleva a cabo en una fase sólida en la que se usan partículas magnéticas, además de la participación de diferentes sustancias como el éster de acridina, luminol o AMPPD (3-(2'-spiroadamantyl)-4-methoxy-4-(3″-phosphoryloxy)-phenyl-1,2-dioxetane); según el sistema utilizado.

A su vez, de acuerdo con la cinética de la emisión de luz, esta tecnología puede clasificarse en CLIA FLASH o CLIA GLOW, que corresponden respectivamente a una emisión rápida de un pico de luz o una emisión prolongada y estable.

De acuerdo con las variaciones de los diferentes componentes que participan en la reacción, se tendrán mejoras en la cuantificación de las moléculas. Por un lado, el uso del substrato AMPPD catalizado por la Fosfatasa Alcalina (ALP), ha demostrado un alto desempeño analítico [2] y, por otro lado, la inclusión de micropartículas paramagnéticas como fase sólida asegura una alta sensibilidad dado que la cantidad de complejos inmunes medidos puede ser mayor.

En términos generales, las principales ventajas de los métodos analíticos quimioluminiscentes se basan en su rango dinámico de medición, señales luminosas de alta intensidad fácilmente detectables, menor ruido de fondo (alta especificidad), rápida lectura de la señal analítica con tiempos cortos de incubación, acompañado de alta estabilidad de los reactivos y conjugados, además de la utilización de un bajo volumen tanto de muestra como de reactivos, que se traduce en el ahorro en costos para el usuario, además de generar un alto grado de automatización en los laboratorios [3].

El avance más importante en quimioluminiscencia que tiene un impacto directo en la salud pública del mundo y el gasto económico en los sistemas de salud ha sido la introducción al mercado de pruebas de cuarta generación para el diagnóstico del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o sida.

Las pruebas de generaciones pasadas tenían poca capacidad de detectar individuos VIH positivos durante el periodo ventana y no permitían la identificación paralela de anticuerpos y antígenos del virus. Por tanto, los test de cuarta generación y su uso en quimioluminiscencia no solo garantizan un diagnóstico oportuno y eficaz, sino también el costo/beneficio considerable para las entidades sanitarias del mundo.

Desarrolladores de esta tecnología como Mindray brindan a los laboratorios la oportunidad de mejorar su rendimiento e incluir un portafolio de test de inmunoensayo dependiendo de su flujo de pacientes. El abanico de analizadores tiene los atractivos de usar el mismo diseño de reactivo, y de posibilitar a cada laboratorio la adquisición de estos en presentaciones de 50 o 100 test, según su necesidad.

Los test están orientados al diagnóstico de enfermedades tiroideas, infecciosas, metabólicas, pruebas de fertilidad, marcadores cardiacos, tumorales, de sepsis, diabetes, síndromes hormonales, TORCH, screening de síndrome de Down y fibrosis hepática.

Dada la relevancia y la significancia clínica de cada uno de los inmunoensayos y en línea con las características técnicas del mercado de diagnóstico in vitro, este proveedor garantiza las especificaciones de calidad de los reactivos siguiendo estrictos controles en la manufactura, estudios de correlación y de evaluación de sensibilidad y especificidad [4] para los test que aplique, llegando al mercado mundial con más de 200 instalaciones en 70 países, en menos de cinco años. Los altos estándares de manufactura están respaldados por la reciente certificación CE lista A (certificación de la Unión Europea) para las pruebas infecciosas; convirtiéndose en la primera compañía de China en cumplir con los lineamientos europeos para los reactivos de alto riesgo (categoría III).


Palabras relacionadas:
Técnicas inmunológicas aplicadas al diagnóstico de enfermedades, Radio Immuno ensayo (RIA), Inmunoelectroforesis, Nefelometría, Western Blot (WB), ELISA (ensayo por inmunoadsorción ligado a enzimas), CLIA (ChemiLuminescent Immuno Assay), la quimioluminiscencia se basa en la interacción Antígeno-Anticuerpo, ventajas de los métodos analíticos quimioluminiscentes, impacto de la quimioluminiscencia en la salud pública.

Acerca del autor

Lina Martínez y Camilo Moreno, Especialistas de aplicaciones clínicas de Mindray Latinoamérica

Lina Martínez y Camilo Moreno, Especialistas de aplicaciones clínicas de Mindray Latinoamérica

Lina María Martínez es bacterióloga de la Universidad de San Buenaventura y especialista en aplicaciones clínicas y mercadeo IVD en Mindray Colombia. Camilo Moreno Pinzón es bacteriólogo de la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca, Magister en Genética Humana de la Universidad Nacional de Colombia y especialista en aplicaciones clínicas y mercadeo IVD en Mindray Latinoamérica.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Laboratorio, patología y banco de sangre

Documentos relacionados