Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2008

Evolución de las imágenes de mama y colon en Latinoamérica

El desarrollo de imágenes diagnósticas en Latinoamérica ha permitido que la labor de radiólogos sea más efectiva en los exámenes mamográficos y de colon.

El desarrollo de las imágenes diagnósticas en Latinoamérica ha permitido que la labor de los médicos radiólogos sea más efectiva en los exámenes mamográficos y de colon, que se generen diagnósticos más tempranos y que los procedimientos sean menos invasivos.

“Varios aspectos en el campo de la radiología han mejorado con las nuevas tecnologías. En el caso de la mamografía, hios tenido cambios de lo análogo a lo digital, que han permitido obtener una mejor resolución y mejor visión de las imágenes, para poder hacer una detección más tiprana”, dijo el doctor Armando Bonnet, médico radiólogo de un centro médico privado de Puerto Rico, especializado en imágenes diagnósticas mamográficas, en entrevista con El Hospital.

Uno de los factores críticos de mejora radica en la realización de la mamografía digital y la integración de la biopsia guiada mediante imágenes por ultrasonido o por esterotaxia, lo que ha permitido obtener diagnósticos tipranos sin recurrir a procedimientos invasivos. Según Bonnet, “hace unos años las pacientes tenían que ir a la sala de operaciones y someterse a una herida mayor de dos pulgadas, para terminar con el seno desfigurado o alterado, lo que requería una reconstrucción estética”.

Han mejorado considerabliente los procedimientos de tomografía computarizada (CT). “Los detectores son más pequeños, para poder tener una imagen de alta resolución, gracias a la cual podios hacer una reconstrucción de tres dimensiones, que ayuda a ver la anatomía con exactitud, o más cercana a la normal, en contraste con lo que podría visualizar un cirujano mediante una operación”, agregó el especialista.

Adicionalmente, con la CT es posible realizar colonoscopias virtuales o colonografías. Estas se han convertido en un procedimiento no invasivo, sustituto de la colonoscopia tradicional, especialmente en pacientes mayores de 75 años con contraindicación para este procedimiento.

“Para la elaboración de este estudio se utiliza aire, el paciente se prepara como si fuera a una colonoscopia tradicional, se posiciona el tubo rectal y se introduce aire. Posteriormente se toman imágenes, que, acto seguido, son procesadas en la computadora, y se hace un viaje virtual del colon como si se estuviera haciendo una colonoscopia. Los estudios han diostrado una sensibilidad de 88 a 90% en pólipos mayores de 5 mm, y aún mayor en aquellos de 8 mm a 1 cm, que son los de mayor riesgo”, explicó Bonnet. Sin ibargo, es posible detectar pólipos de menor tamaño. A diferencia de la colonoscopia tradicional, únicamente se puede iitir un diagnóstico con este procedimiento. Esto significa que habría que hacer una colonoscopia para la remoción del pólipo. Aun así, la ventaja adicional de estas imágenes es que permiten visualizar los órganos externos al colon, y detectar quistes, cálculos renales, lesiones pancreáticas, de hígado y de vesícula, por ejemplo , que estén causando la enfermedad.

En cuanto a la resonancia magnética, el mayor impacto en materia de mejoras tecnológicas ha sido en el campo magnético, que se ha ampliado de 1,5 a 3 teslas, y en la actualidad se está trabajando en investigación en 7 y 9 teslas. Según el especialista, “a medida que aumentan los teslas, la resolución de la imagen es mejor, la adquisición es de menos tiempo, y se hace posible la combinación de la resonancia magnética con medicina nuclear para obtener imágenes más completas”.

En Latinoamérica, el desarrollo de este tipo de procedimientos y el uso de estas tecnologías depende en mayor medida de la especialidad de las instituciones médicas y de la capacidad económica de las mismas. “No todo el mundo tiene la capacidad económica para comprar una resonancia magnética (…) La CT tiende a ser más económica y podría cubrir más áreas. Particularmente, una tecnología que ha crecido mucho es la tomografía computarizada por iisión de positrones, usada para diagnósticos más precisos”, agregó Bonnet.

El uso de estas tecnologías depende en buena parte de la especialidad de los médicos. Por ejemplo, los neurólogos tienden a emplear la resonancia magnética, al tiipo que los hiatólogos y oncólogos usan la CT y el PET, por su precisión.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados