Promocione sus productos o servicios con nosotros
Filadelfia, Estados Unidos - Enero de 2018

Estudio demuestra que la resonancia es segura con marcapasos o desfibriladores

Investigadores realizaron un estudio para evaluar la seguridad de la resonancia magnética en 1.509 pacientes con dispositivos heredados implantados.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia y de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos, realizaron un estudio prospectivo, no aleatorizado, para evaluar la seguridad de la resonancia magnética en 1.509 pacientes que tenían un marcapasos o un desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por su sigla en inglés).

Mediante un protocolo de seguridad preespecificado, se utilizaron escáneres de resonancia magnética (RM), con una fuerza de 1,5 de Tesla para tomar las imágenes. En general, las personas de la cohorte se sometieron a 2.103 exámenes de RM torácica y no torácica que se consideraron necesarias en términos clínicos. El estudio fue publicado en el diario de New England of Medicine.

A los pacientes que tienen marcapasos o desfibriladores a menudo se les niega la oportunidad de someterse a resonancia magnética debido a problemas de seguridad, a menos que cumplan con ciertos criterios especificados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos, denominados dispositivos condicionales”

Saman Nazarian, autor principal del estudio, de la Universidad de Pennsylvania.

En la investigación, los dispositivos implantados se ajustaron para el entorno de RM antes de los escaneos. Los autores midieron los eventos relacionados con el dispositivo, incluida la falla del generador, reinicio de encendido, cambios en el umbral de estimulación, agotamiento de la batería, arritmia cardíaca, inhibición de la estimulación y administración inapropiada de estimulación o shock, así como eventos informados por los sujetos como dolor, sensaciones cálidas del dispositivo y palpitaciones.

El modo de estimulación se cambió a modo asíncrono para pacientes dependientes de estimulación, y a modo de demanda para otros pacientes con funciones de taquiarritmia desactivadas. Las evaluaciones de resultados incluyeron eventos adversos y cambios en los parámetros del dispositivo que indican la función del plomo y el generador y la interacción con el tejido circundante.

Después de la resonancia magnética, el dispositivo del paciente se restableció a un modo de respaldo en nueve casos (0,4%), de los cuales ocho fueron transitorios. “No se informaron eventos adversos clínicamente significativos a largo plazo, y los cambios observados en los parámetros de plomo no requirieron la revisión o reprogramación del dispositivo”, indicó Nazarian.

Una disminución en la amplitud de la onda P fue el cambio notable más común en los parámetros del dispositivo (que ocurre en el 1 % de las personas) de inmediato después de la RM. En el seguimiento a largo plazo, los cambios que se percibieron desde el inicio fueron disminuciones en la amplitud de la onda P (4 %), aumentos en el umbral de captura auricular (4 %), aumentos en el umbral de captura ventricular derecha (4 %) y aumentos en el umbral de captura del ventrículo izquierdo (3 %).

Hasta ahora los pacientes con sistemas ICD han sido contraindicados para recibir imágenes por resonancia magnética debido a las posibles interacciones entre el examen y la función del dispositivo, lo que podría resultar en un riesgo. La restricción ha resultado en una necesidad no satisfecha ya que los datos han demostrado que dentro de cuatro años, el 36 % de las personas con ICD en los Estados Unidos necesitarán una RM.


Palabras relacionadas:
Marcapasos y desfibriladores implantables, resonancia magnética en pacientes portadores de dispositivos de estimulación cardíaca, estudio de casos.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados