Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2020

Estrategias prepandemia en clínicas de Perú

Por Alejandra Leguizamón, editora de El Hospital

Previo a la llegada del COVID-19 a Perú, la Red de Clínicas San Pablo creó un plan de acción dando prioridad a la seguridad del personal médico y el abastecimiento de elementos de protección personal (EPP).

Mientras aumentaba el número de casos con COVID-19 en Asia y Europa, Latinoamérica repasaba sus protocolos de acción en control de infecciones y manejo de emergencias. Adicional, se creaban planes internos de contingencia para la crisis que causaría una posible saturación del sistema hospitalario público y privado.

En diálogo con El Hospital, la Dra. Vanessa Hinojosa, gerente general de la Clínica San Pablo de Arequipa -el centro de atención privada más grande en esa ciudad-, comenta que, con base en el volumen de pacientes que llegaba a otras ciudades y el comportamiento especial en Lima, "lo primero que hicimos fue adaptar la infraestructura para evitar flujos de contaminación cruzada en las áreas más solicitadas como salas de emergencias y unidades de cuidados intensivos (UCI); luego reforzamos el personal médico y evaluamos la cantidad de insumos que teníamos para proteger al personal y atender a los pacientes con y sin COVID-19 ". Adelantarse en estos aspectos, permitió al Comité COVID prepararse para mitigar la escasez de elementos de protección personal (EPP), el incremento de precios y la reducida atención de los proveedores debido a las restricciones de cuarentena.

 Más de 40% se ha ampliado la oferta de servicios y capacidad instalada para atender a pacientes con COVID-19”

Aunque las directivas planearon varias alternativas de respuesta, cada sucursal fue cambiando algunas tácticas de acción de acuerdo a las necesidades de cada ciudad. "Lo que ocurre en Lima, sucede en promedio tres semanas después en Arequipa, por eso nos podemos preparar de mejor forma", dice la Dra. Hinojosa y "por eso, a medida que evoluciona la pandemia vamos habilitando camas para UCI o ajustando el esquema de atención en el área de farmacia". Hasta el 30 de mayo, la Clínica San Pablo de Arequipa había ampliado en un 40% la oferta de servicios y capacidad instalada tan solo para atender a pacientes infectados por COVID-19.

ALIANZAS E INVERSIÓN PARA LA OPTIMIZACIÓN DEL SERVICIO

Al igual que en varios países de Latinoamérica, los hospitales públicos y privados de Perú se aliaron para reforzar la atención de los pacientes en el momento en que la red pública colapsara.   El convenio acepta el ingreso de pacientes con COVID-19 que no cuentan con recursos, ni seguro médico. Esto ha llevado al aumento de la inversión en diferentes aspectos como talento humano, compra de insumos y gastos fijos. "Esto ha llevado a invertir más en diferentes aspectos como talento humano, compra de insumos y gastos fijos que debes saber solventar", afirma Hinojosa.

De acuerdo con la especialista, el mayor interés como institución es colaborar en el control de la pandemia y evitar la mayor cantidad de pérdidas humanas.

Lo anterior hace parte de las carac­terísticas por las que, la Red de Clínicas San Pablo, se diferencia de otras institu­ciones en el país suramericano, según la Gerente General de la sede en Arequipa, quien además resalta que, "con o sin pandemia, la organización no escatima en temas de inversión para equipa­miento e infraestructura y a su vez, se preocupa por cuidar constantemente a los colaboradores de toda la Red, por lo cual cuenta con suficientes EPP"; gracias a que tenemos estrictos protocolos de bioseguridad para nuestro personal, no hemos tenido bajas en nuestro hospital, agrega.

 55 médicos intensivistas en total  tiene Arequipa y laboran en hospitales públicos”

En cuanto a la escasez de médicos intensivistas, la especialista señala que en Arequipa tan solo hay alrededor de 55 para atender las UCI y debido a la crisis, fueron asignados a hospitales del sector público. "Ofrecimos mejoras salariales para este grupo de profesionales con tal de contar con su presencia en nuestro hospital, sin embargo, cuando la cantidad de camas excede la posibilidad de oferta de médicos, optamos por otras especialidades médicas afines (como anestesiólogos, internistas o urgenciólogos) y con ello poder tener el direccionamiento de un jefe de grupo que pueda preservar la atención adecuada del paciente".

Sin duda, entre las grandes lecciones que deja hasta ahora esta pandemia es la necesidad de  fortalecer los servicios de atención de primer nivel de la mano de mejores y nuevas alianzas entre las instituciones públicas y privadas. "Estos avances nos permitirán brindar una oferta de salud de mayor calidad, a la vez que valoramos más al talento humano, pues no podemos olvidar que la salud depende de la experticia de estos profesionales, seguido de la tecnología médica de vanguardia y la infraestructura segura", concluye la Dra. Hinojosa.


Palabras relacionadas:
Estrategias de atención médica en Perú; Clínicas San Pablo en Perú; Clínica San Pablo de Arequipa durante la pandemia; Acciones contra el COVID-19 en clínicas y hospitales de Perú; Vanessa Hinojosa, gerente general de Clínica San Pablo de Arequipa; Seguridad de trabajadores en medio de la pandemia; Atención de casos COVID-19 en Perú; Gestión hospitalaria en Perú; Capacidad instalada en Clínica San Pablo de Arequipa; Red de Clínicas San Pablo en Perú;
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados