Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2011 Página 2 de 4

Estimulación cerebral profunda para el control de trastornos del movimiento refractarios

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor Jairo Espinoza

El éxito quirúrgico depende de dos factores fundamentales: la experiencia del equipo quirúrgico y la disponibilidad de tecnología. Es imperativo llegar al sitio cerebral correcto para obtener un buen resultado y disminuir o anular las complicaciones. Es tan grave operar a un paciente mal escogido como negarle la cirugía a un candidato óptimo.

Tipos de cirugía
En la cirugía funcional para manejo de movimientos anormales, los procedimientos quirúrgicos más empleados son:

1. Ablativos: se realiza una lesión, generalmente por radiofrecuencia (termocoagulación), en estructuras puntuales de los ganglios basales, las cuales se sabe que producen una actividad anormal, que se traduce en movimientos anormales. Los blancos más utilizados son el tálamo (talamotomía), el globo pálido interno (palidotomía) o el subtálamo (subtalamotomía). Un generador de radiofrecuencia se usa para calentar la punta del electrodo hasta una temperatura específica [2]. Estos procedimientos solo se deben realizar de forma unilateral, dado que el riesgo neurológico de lesiones bilaterales es inaceptablemente alto. Los resultados que se presentan son válidos para la mitad corporal contralateral.

2. Neuromodulación: se define como la modificación de la actividad de circuitos neuronales específicos, a través de estímulos eléctricos de características variables, sin causar lesión del tejido nervioso; por lo tanto, hay recuperación del estado funcional previo al suspender el estímulo.

La estimulación cerebral profunda (ECP) se ha convertido en el procedimiento de elección. Su efecto se alcanza a través de la estimulación local de un objetivo específico del cerebro. Los impulsos eléctricos se envían ajustados para proporcionar el control óptimo del síntoma; en el tálamo para el control del temblor; en el núcleo subtalámico para mejorar un amplio rango de síntomas parkinsonianos, por lo que es el blanco preferido en la mayoría de los pacientes con Parkinson, y cuando esta está contraindicada en la disquinesia severa, puede usarse la estimulación del globo pálido interno [1, 12].

La ECP es accionada por un generador implantable por cirugía (neuroestimulador), similar a un marcapasos cardíaco, el cual envía estímulos eléctricos a áreas específicas del cerebro, que controlan el movimiento y bloquean las señales nerviosas anormales que causan el temblor y los síntomas de la enfermedad [1, 6, 12].

Como hemos dicho, la preparación preoperatoria empieza con una cuidadosa selección del paciente, y este es el principal determinante del éxito postoperatorio. Antes del procedimiento, el neurocirujano usa imágenes por resonancia magnética o de tomografía computarizada, para identificar y ubicar el objetivo exacto dentro del cerebro, donde las señales eléctricas nerviosas generan los síntomas. También puede usar el registro con microelectrodos para identificar con mayor precisión el objetivo cerebral que será estimulado [1].

Durante la cirugía estereotáctica, los datos de la proyección de imagen se correlacionan en un espacio tridimensional, lo cual permite alcanzar de manera ciega un blanco profundo dentro del cerebro, y con trauma mínimo [2].

La cirugía consiste en introducir uno o varios electrodos a un sitio puntual del cerebro, de forma unilateral o bilateral, por medio de métodos de neuronavegación, mientras la cabeza permanece fija con un marco estereotáctico; fijarlos en la bóveda craneana con un anillo y conectarlos por medio de un cable de extensión al generador de impulsos de uno o dos canales, que se puede implantar bajo la piel cerca de la clavícula, en el área torácica o en la abdominal [1, 6].

Una vez que el sistema esté colocado, se envían impulsos eléctricos desde el generador hacia el cable de extensión y el electrodo dentro del cerebro. Estos impulsos interfieren y neutralizan la actividad cerebral anormal que causa los síntomas [6].

Los electrodos utilizados para la neuromodulación tienen en general cuatro contactos (aunque pueden tener más). Estos se pueden activar en modo monopolar o bipolar, con uno o varios contactos, lo que hace que las posibilidades de programación sean bastantes. En el modo monopolar se activan uno o varios polos como cátodos (carga negativa), y el generador de pulso como ánodo (carga positiva); en el bipolar el ánodo y el cátodo corresponden a polos del electrodo.

En el modo monopolar es posible crear campos eléctricos más grandes, mientras que con el bipolar se pueden seleccionar puntos más específicos del tejido nervioso. Esto es especialmente ventajoso para disminuir efectos adversos o para optimizar la eficacia clínica.

El campo eléctrico en cualquier modo se puede extender aumentando la amplitud y el ancho de pulso.

Acerca del autor

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor Jairo Espinoza

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor Jairo Espinoza

Neurocirujano, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Neurocirugía Funcional y Estereotaxia (SLANFE); presidente del capítulo de estereotaxia y cirugía funcional de la FLANC; miembro directivo de la Sociedad Mundial de Neurocirugía Estereotáctica y Funcional (WSSFN); hace parte de la Clínica de Movimientos Anormales de la Clínica de Marly, Bogotá, Colombia; jefe de la Clínica de Movimientos Anormales y Dolor (CIMAD), Bogotá, Colombia.
x
GRALD(SP) EDGAR FERNANDO
27 de febrero de 2015 a las 11:11

Por favor necesito urgente hablar con el Dr. Jairo Espinoza Martínez. Mi esposa Susan del Rosario Yépez se encuentra muy delicada de salud y por recomendación del Dr. Silvano Dávila del Salto Neurocirujano de Quito Ecuador recomienda que mi esosa debe ser intervenida por el Dr. Espinoza, ya que ella desde 3 años tiene movimientos y esta calificada su enfermedad como DISTONIA. Mi correo es efnaranjoy@gmail.com y mis números telefónicos son del domicilio 2490332 y de mi celular 0997531343

aura rosa
30 de octubre de 2014 a las 18:05

a donde puedo llamarlo y la cirugía las hace por parte de la eps

María Eugenia
03 de marzo de 2018 a las 09:07

Desde El Salvador, desearía saber si hay algún correo donde pueda escribirle al Dr. Espinosa. Mi esposo tiene 55 años y padece desde hace 13 años y en nuestro país el ISSS apenas comienza las operaciones y son 1200 pacientes, mi esposo ya presenta movimientos involuntarios y otros síntomas que antes no tenía. Estoy desesperada, porque no tenemos recursos económicos para pagar particular $75,000 que vale la operación en El Salvador y en el ISSS solamente harán 5 operaciones en el año, pero para ser candidato es bien difícil si no se tiene influencias. Nos contó un neurólogo que el Dr. Jairo Espinosa vino a nuestro país a realizar algunas operaciones pero no nos dimos cuenta. ¿Cómo podríamos contactarlo? Nos han dicho que él es muy humano. Mi esposo está joven y desea trabajar y recuperarse, para volver al trabajo de la Iglesia (somos católicos), él es un gran esposo y padre. ¡Por favor ayúdennos!! Gracias por escucharme y atenderme.

Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados