Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2016 Página 1 de 2

Equipos informáticos y biomédicos para telemedicina

Karim Nader Ch., MD

Se debe tener extremo cuidado al adquirir sistemas biomédicos hoy en día y más cuando de telemedicina se trata, puesto que se emplean canales de comunicación alámbricos e inalámbricos.

En la actualidad existen infinidad de marcas y modelos en el mundo de equipos biomédicos para telemedicina. Puede resultar incómodo para algunos fabricantes pero sin excepción se debe partir de una premisa fundamental: todo equipo y software biomédico debe poseer certificación valida de la Oficina para la Administración de los Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés), sean o no para ser empleados en telemedicina.

En el caso de los equipos y software biomédicos, Stephen Levy colaborador de la empresa Qualified Suppliers to the Medical Device Industry -QMED-, afirmó al respecto que: “las guías de la FDA deberían incluir dentro de sus estándares de aprobación de equipos médicos, una cláusula que evalúe la seguridad cibernética de dichos equipos para la administración de datos”.

La recomendación anterior surgió debido en parte a que SANS y NORSE reportaron lo siguiente: “Entre septiembre de 2012 y octubre de 2013, se analizaron cerca de 50.000 eventos maliciosos que afectaron a todo tipo de instituciones hospitalarias, compañías farmacéuticas y aseguradoras en Estados Unidos. Sam Glines, CEO de NORSE, considera estos resultados alarmantes, indicando que la industria médica ha caído sustancialmente en términos de ciberseguridad. “Hay millones de instituciones, aplicaciones, dispositivos y sistemas que se han visto seriamente afectados”, agregó.

“Aunque la mayoría de los ataques fueron dirigidos en contra de hospitales, centrales de pago y archivos personales de pacientes, un 3 % de estas disrupciones tuvieron la intención de manipular dispositivos de sumo cuidado como las máquinas de anestesia, monitores de signos vitales y herramientas de análisis de laboratorio, lo que puede potencialmente resultar en la pérdida de una vida”, afirma Norse en su reporte.

Así las cosas, se debe tener extremo cuidado al momento de adquirir sistemas biomédicos hoy en día y más aún cuando de telemedicina se trata, puesto que estamos empleando canales de comunicación alámbricos e inalámbricos.

En lo que respecta a equipos biomédicos para telemedicina, me referiré solo a algunos aplicativos que son de alta relevancia.

En el caso de tele-radiología, para la captura de estudios siempre se deben emplear digitalizadores especializados con protocolo DICOM. Para la lectura por parte del radiólogo no se debe caer en el error de adquirir monitores comerciales, basados simplemente en los mega pixeles -MP- que poseen estos. La creencia común es que cuando tenemos monitores comerciales con más -MP- se ha solucionado la calidad para la lectura. Las normas son claras a nivel mundial: para la lectura de estudios radiológicos se deben emplear monitores especializados sean estos en color o en blanco y negro con un rango que oscile entre 5 MP y 10 MP. Para el caso de la lectura de mamografías, lo recomendable son los monitores preferiblemente en blanco y negro de 10 MP. Tanto para digitalizadores como para monitores, estos deben tener aprobación de la FDA y de la Comunidad Europea (CE).

En instituciones donde se realiza ‘in house’ lectura de ecografías previamente grabadas en un centro de radiología, se deben emplear monitores de 5 a 10 MP. Es en extremo importante que se verifique con el fabricante que los monitores de lectura vengan con su respectivo hardware y software de calibración. Existen múltiples marcas de software para captura y lectura los cuales recomiendo que, antes de ser adquiridos, se constate que tengan certificación FDA y CE. 

Cuando de lectura de electrocardiogramas en telemedicina se trata, se deben emplear electrocardiógrafos que tengan salida digital de datos, en caso de quererse realizar la lectura en tiempo real (Lectura sincrónica). Cuando dicha lectura se vaya a llevar a cabo posteriormente (Lectura asincrónica), el computador o la estación de trabajo deben tener instalado el software proporcionado por el fabricante del ECG, que permita su conversión en archivos PDF con la demografía del paciente, para una indexación correcta de la información.

Respecto a los monitores de lectura, lo idóneo es que sean LED preferiblemente de alta definición (HD, por su sigla en inglés) que tengan un Dot Pitch (distancia entre puntos en una pantalla expresada en milímetros) entre 0.24 y 0.28 con una resolución de 1.024 x 780 píxeles. En el mercado comercial se encuentran usualmente monitores con estas características.


Palabras relacionadas:
Telemedicina especializada, programas de telemedicina, implementación de sistemas de telemedicina, atención médica inmediata, hospitalización en casa, servicios médicos ambulatorios, TIC en atención médica, medicina a distancia

Acerca del autor

Karim Nader Ch., MD

Médico cirujano, especialista en Telecomunicaciones. Profesor por méritos académicos de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, en Bogotá, Colombia. Presidente de Advanced Telemedicine Solutions Corporation.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados