Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2009 Página 1 de 3

Equipos de protección para trabajadores y profesionales de la salud

Condensado por Tamara Andrea Peña

Los trabajadores de la salud están expuestos a situaciones que ponen en riesgo su salud y pueden convertirlos en vehículos de transmisión de infecciones.

Tipos de equipos para protección del personal
Existen tantos equipos para protección del personal de salud como situaciones riesgosas hay. Y cada uno tiene su propia y adecuada forma de uso. Los equipos para protección del personal descritos a continuación son los de uso más común y evitan el contacto entre agentes infecciosos y el trabajador, al crear una barrera entre los dos. Los guantes protegen las manos; las batas o delantales, la piel y los vestidos; las máscaras y respiradores, la boca y la nariz; las gafas, los ojos, y las caretas todo el rostro. Los protectores respiratorios también se han diseñado para proteger el tracto respiratorio de transmisiones aéreas de agentes infecciosos.

Guantes médicos
Los guantes son el tipo más común de equipos para protección del personal que trabaja en procedimientos relacionados con el cuidado de la salud. Los hay de tres tipos, principalmente: para examen de pacientes, para cirugía y para manejo de agentes de quimioterapia. Los hay hechos de diferentes materiales: vinilo, látex y nitrilo, entre otros; esterilizados y sin esterilizar. Como algunas personas presentan alergia al látex, cada vez es menos frecuente el uso de guantes y de otros productos hechos con este material.

Los guantes para exámenes generales no se esterilizan, no se han diseñado para ajustarse a la mano, y pueden venir en pares o como guantes individuales. La mayoría de actividades relacionadas con el cuidado de pacientes requieren el uso de este tipo de guantes.

Los guantes para cirugía son esterilizados, y vienen por tamaños (para que se ajusten lo mejor posible a la mano) y por pares. Se utilizan en todo procedimiento invasivo en pacientes. Algunas intervenciones quirúrgicas requieren el uso de dos pares de guantes.

Los guantes para manejo de agentes de quimioterapia se pueden encontrar esterilizados y sin esterilizar, vienen en pares o como guantes individuales y, como su nombre lo indica, su principal característica es que están hechos para proteger del contacto con agentes usados en este tipo de terapia.

Se deben usar guantes siempre que se prevea algún contacto con sangre, fluidos corporales, secreciones, excreciones y objetos contaminados, para tocar membranas mucosas y piel expuesta, así como para manipular drogas para quimioterapia.

Recomendaciones al usar guantes

  • Verificar la composición de los guantes, en caso de alergia al látex.

  • Siempre se deben lavar las manos cuando se vayan a utilizar guantes esterilizados.

  • Los guantes no deben quedar muy sueltos, ni muy ajustados. Deben ajustarse a las manos del usuario en forma confortable.

  • Al momento de trabajar en un paciente o en un área donde se manipulen medicamentos, se deben tocar primero las áreas menos susceptibles de estar contaminadas, y luego las contaminadas.

  • Nunca se deben tocar el rostro, los ojos u otras partes expuestas del cuerpo, y conviene ajustar otros equipos para protección del personal mientras se estén usando guantes contaminados.

  • Siempre se debe cambiar de guantes cuando estos estén muy contaminados o se hayan roto.

  • Siempre usar guantes nuevos al atender a otro paciente o trabajar en una nueva área.

  • Se deben lavar bien las manos después de retirarse los guantes.

  • Nunca se deben compartir, lavar o reutilizar guantes médicos.

Batas o delantales
Al igual que los guantes, las batas o delantales actúan como barrera entre el personal de salud y los pacientes o fármacos peligrosos o materiales de desecho, especialmente en relación con la protección de la vestimenta. Los delantales se usan si el riesgo de contaminación es limitado (por ejemplo, cuando se transporta a un paciente en una silla de ruedas), mientras que las batas son el equipo usado por excelencia cuando se prevé alguna forma de contaminación importante.

Las batas deben cubrir por completo el torso y los brazos, ir a la medida del usuario y poseer mangas largas, que lleguen hasta la muñeca, en forma confortable. En el caso de las batas para manipulación de fármacos, los puños de las mangas deben llevarse bien cerrados.

Hay tres tipos de batas: para aislamiento, para cirugía y para manipulación de agentes químicos. Las primeras no se esterilizan, y se usan para proteger al usuario del contacto con microorganismos y pequeñas cantidades de fluidos corporales, en actividades regulares de atención a pacientes. Las segundas vienen como productos esterilizados o para ser esterilizados, y se pueden encontrar en diferentes tallas. Se usan durante procedimientos quirúrgicos o que requieran ambientes esterilizados (como insertar una línea central). Ambas, dependiendo del material del que están hechas (algodón o material sintético), pueden ser reutilizadas o desechables, y varían en el grado de impermeabilidad. Las batas para manipulación de agentes químicos son desechables (hechas con polipropileno u otros materiales laminados).

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados