Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2015 Página 1 de 2

Entrenamiento en cirugía de mínima invasión en Latinoamérica

Saúl Martínez, MD

La evolución de técnicas quirúrgicas en procedimientos mínimamente invasivos exige investigación y entrenamiento mediante actividades científicas y académicas.

Desde la década de los años 80, cuando se manifiestan las primeras experiencias en colecistectomía, se ha suscitado un auge considerable en aplicar las técnicas mínimamente invasivas en todos los campos quirúrgicos pasando por la ortopedia, la cirugía general, las cirugías ginecológica y cardiovascular, la neurocirugía, entre otros.

La finalidad principal de la cirugía mínimamente invasiva es ofrecer una técnica que permita cumplir con los objetivos de la cirugía abierta, siendo un procedimiento seguro y una buena alternativa terapéutica para reducir la incapacidad y las molestias postoperatorias, así como la posibilidad de utilizar las unidades de estancia corta y mejorar los costos por procedimiento. (1)

Las ciencias de la salud y en especial la cirugía, son disciplinas en constante cambio y evolución. La utilización de nuevas tecnologías permite crear nuevos procedimientos en procura de la mejora de la salud de la población. Estos fenómenos originan nuevos retos, no solo para los profesionales, sino también para las instituciones gremiales cuyo propósito y objetivo misional sean mantener actualizada su especialidad y a sus asociados.

En este ámbito, los procesos investigativos encaminados a la mejora de los procedimientos quirúrgicos que empleen nuevas tecnologías, y en particular los mínimamente invasivos, no solo se enfocan en validar sus beneficios, sino en, inicialmente, ampliar la gama de técnicas y equipos, y, en segunda instancia, mejorar los procesos de desarrollo de destrezas, basados en una secuencia lógica de adquisición de competencias manuales (saber - saber; saber - hacer).

La popularización de las técnicas de cirugía de mínima invasión, por sus comprobados beneficios y el desarrollo en las líneas de investigación, han impuesto la necesidad de construir instalaciones que permitan el crecimiento en las tareas científicas y académicas, con el acceso a la tecnología necesaria para asumir y liderar el desarrollo de novedosos proyectos de ciencia y tecnología en salud a nivel latinoamericano. (2)

De igual forma, el entrenamiento continuo especializado de un profesional es esencial en la adecuada realización de cualquier actividad específica. En el caso de la cirugía, es importante ofrecer al cirujano en entrenamiento, una experiencia  personalizada, con simuladores para practicar determinadas técnicas y procedimientos clínicos, diagnósticos o terapéuticos. Lo anterior permite acelerar la curva de aprendizaje a partir de la práctica en modelos virtuales y animales, cadáveres y/o componentes anatómicos humanos, lo que incrementa su destreza. El impacto de emplear un tipo de entrenamiento secuencial mejora la calidad del servicio en el ser humano.

Por esta razón, entidades como la fundación Centro Latinoamericano de Investigación y Entrenamiento en Cirugía de Mínima Invasión (CLEMI), con sede en Bogotá, Colombia, se dedican a la investigación y entrenamiento, mediante actividades científicas y académicas, en técnicas quirúrgicas que utilicen tecnología de punta, en especial de mínima invasión.

Tendencias en tecnologías y procesos

El entrenamiento en habilidades quirúrgicas no necesariamente va ligado a la mínima invasión. Las técnicas evolucionan gracias a los avances tecnológicos de la medicina, la mayoría hechos por ingenieros, y que inciden en que los instrumentos cambien. Practicar permite ampliar la brecha de seguridad con la simulación y adquisición de habilidades en el conocimiento de los instrumentos para aplicarlos de forma segura en los pacientes.

En tecnología, para la capacitación en cirugía de mínima invasión se debe contar con torres para artroscopia y laparoscopia, intensificadores de imágenes y un completo instrumental auxiliar -como si se estuviera en un quirófano real con un espécimen anatómico humano. Para algunas técnicas es necesario practicar primero con modelos didácticos, luego con animales y finalmente con prototipos anatómicos, para lograr intervenir con éxito al paciente. Esto permite que las curvas de aprendizaje en los procedimientos sean más seguras y se adquieran destrezas calificadas en los cirujanos.

Acerca del autor

Saúl Martínez, MD

Saúl Martínez, MD

Director científico de la fundación Centro Latinoamericano de Investigación y Entrenamiento en Cirugía de Mínima Invasión (CLEMI).
x
GUILLERMO
18 de noviembre de 2017 a las 13:04

ENTRENAMIENTO EN CIRUGÍA MINIMAMENTE INVASIVA

Luis Gustavo
08 de abril de 2017 a las 18:02

Hola, soy Cirujano Cardiovascular y estoy interesado en tomar el curso de mínima invasión, podría apoyarme con información de los requisitos, etc., Gracias Saludos desde México

CARLOS LEONARDO
10 de abril de 2017 a las 08:44

Buenos días, Luis Gustavo. Le agradecemos contactar directamente al CLEMI desde donde le enviarán la información que solicita, en: http://clemi.edu.co/index.php/contactenos Gracias por su comentario. Att. Carlos Bonilla, Editor de El Hospital.com

Jose Angel
18 de febrero de 2017 a las 11:35

Hola, soy profesor en la Facultad de Medicina y Hospital Universitario de la UANL en Monterrey, N.L. Mexico. Tengo interes en la cx de minima invasion y en la docencia de la misma. No conocía su Centro y me gustaría conocer sus programas de entrenamiento. Les agradecería mas información al respecto. Saludos desde Mexico.

CARLOS LEONARDO
10 de abril de 2017 a las 08:36

Buenos días, José Ángel. Le agradecemos contactar directamente al CLEMI desde donde le enviarán la información que solicita, en: http://clemi.edu.co/index.php/contactenos Gracias por su comentario. Att. Carlos Bonilla, Editor de El Hospital.com


Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados