Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2007

Endomicroscopia: herramienta para la detección temprana de malignidad

La endomicroscopia confocal permite ver las imágenes moleculares en la endoscopia gastrointestinal, a través de marcadores con fluorescencia in vivo.

La detección de lesiones premalignas y el cáncer de colon en estadios tempranos es esencial, ya que el pronóstico de los pacientes afectados está estrechamente relacionado con el tamaño y el estadio de la lesión neoplásica. La colonoscopia es el estándar aceptado para el tamizaje y la vigilancia del cáncer colorrectal, a pesar de que la mayoría de las veces se requieren múltiples biopsias tisulares para obtener un diagnóstico histopatológico [3, 14].

La endomicroscopia es una nueva modalidad endoscópica no invasiva, que por medio de luz láser y tecnología óptica integradas en un microscopio láser confocal miniaturizado en la punta distal de un endoscopio convencional, permite la microscopia in vivo de la mucosa, con un aumento de cerca de 1.000 veces y una resolución subcelular en tiempo real durante el procedimiento endoscópico gastrointestinal alto o bajo[8].

Esta tecnología permite el análisis de la subsuperficie de la mucosa intestinal, es decir, que las estructuras celulares y subcelulares del epitelio colónico (epitelio superficial y criptas), vasculares y conectivas, pueden ser vistas en detalle con una resolución de menos de 1 µm [2]. Tiene un alto grado de sensibilidad [5] y facilita la detección inmediata de cambios en las estructuras celulares sin necesidad de una biopsia [8].

La endomicroscopia confocal tiene el potencial de permitir las imágenes moleculares en la endoscopia gastrointestinal, a través de marcadores con fluorescencia in vivo [5, 10]. De esta forma provee al endoscopista información, al observar directamente el tejido in situ, y le ayuda a diferenciar entre los sitios afectados y normales [2], además de la evaluación de la función fisiológica durante el examen endoscópico [3]. Las imágenes obtenidas se generan por la administración intravenosa de fluoresceína sódica como el agente de contraste fluorescente y un láser de argón integrado en el sistema, que produce una excitación con una longitud de onda de 488 nm [2]. Las imágenes confocales se producen en forma simultánea con las imágenes endoscópicas, y la duración total del examen es de cerca de 36 minutos (incluyendo 12 minutos para la endomicroscopia).La penetración profunda del láser es de aproximadamente 250 µm, lo que permite examinar casi toda la mucosa [2].

La habilidad de este dispositivo de diferenciar entre tejido nomal y canceroso, le da un valor potencial como una nueva herramienta de tamizaje para la detección temprana de malignidad [8]. Su uso se ha expandido del cribaje y vigilancia del cáncer colorrectal hacia el estudio del esófago de Barrett, el cáncer esofágico, la gastritis asociada a Helicobacter pylori, la colitis ulcerativa, el cáncer gástrico temprano y las lesiones malignas de la cavidad oral [1, 7, 9, 11, 13].

En el caso de neoplasias asociadas a Barrett, la endomicroscopia es predictiva con una sensibilidad de 92,9% y una precisión de 97,4%, (con un promedio kappa interobservador para la predicción del diagnóstico histopatológico de 0,843) [6].

La cromoscopia guiada por endomicroscopia permite una significativa mejoría del manejo clínico de la colitis ulcerativa. Al usarlas conjuntamente, pueden detectarse 4,75 veces más neoplasias (P = 0,005) que con colonoscopia convencional, y se requieren 50% menos especímenes de biopsia (P = 0,008) [7]. La colonoscopia cromoscópica podrá tener un papel en los programas de vigilancia de cáncer colorrectal con endoscopia rutinaria en pacientes con alto riesgo de neoplasia colorrectal, tanto en aquellos con colitis ulcerativa de larga data, como en los que padecen síndromes de cáncer colorrectal familiar [12].

En el Atlas de Endomicroscopia editado por Kiesslich, Ralf; Galle, Peter R., y Neurath, Markus F. en septiembre del 2007, se puede observar la graduación de los cambios celulares durante la endomicroscopia para el diagnóstico inmediato de diferentes enfermedades gastrointestinales, además del desarrollo, los requerimientos, la técnica y las indicaciones actuales y mayores de esta herramienta clínica.

La endomicroscopia abre una puerta para las imágenes funcionales y moleculares in vivo y el diagnóstico y tratamiento temprano de las lesiones neoplásicas gastrointestinales [14].

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados