Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2017 Página 1 de 2

¿En qué está la teleradiología en Colombia?

José Hernando Morales Gómez, MD

Los beneficios de la teleradiología son el acceso de un médico especialista a un gran número de pacientes, y la rápida entrega de los reportes radiológicos.

La teleradiología viene constituyéndose como la rama de la telemedicina de mayor desarrollo, con un mayor grado de aplicación y con utilidades innegables. Pero, ¿será que le damos la importancia que se merece? ¿Los médicos radiólogos que utilizan esta herramienta son conscientes del impacto individual a cada paciente e institución que recibe un reporte de imagen? ¿Están seguras las instituciones que su grupo médico considera todas las normas de calidad y seguridad para interpretar los estudios?

En estos párrafos quiero invitar al cuerpo médico de especialistas de radiología, a los gremios que los representan a buscar una solución y no quedarse en la identificación de un problema. Si bien es cierto que la teleradiología tiene una cara negativa y otra positiva, es categórico que es lo positivo lo que domina el panorama. Es el interés por el paciente lo que debe orientar todos los esfuerzos para perfeccionar esta modalidad de interpretación remota.

La primera impresión del radiólogo local, cuando existe uno, es: “llegó la teleradiología a dejarme sin trabajo”... pues no. La teleradiología se constituye en un apoyo indispensable al especialista local o ante la ausencia total del mismo, pues no podemos pretender que esta persona en algún momento no sufra una incapacidad, no planee sus vacaciones, asista a congresos o capacitaciones, que el volumen de estudios no sobrepase su capacidad o que simplemente la complejidad del caso vaya más allá de su conocimiento científico. Pocas semanas luego de la instauración de un sistema de apoyo diagnóstico en la modalidad de teleradiología, será el mismo radiólogo quien solicite a su grupo de trabajo: “no me es posible interpretar hoy los estudios de radiología, por favor enviarlos a mi colega de teleradiología”.

Por otro lado, se tiene al radiólogo que utiliza la radiología como herramienta de su trabajo presencial o quien labora con una empresa de teleradiología. “Ahora que tenga un tiempito me siento en el computador y saco rápido los estudios que tenga”. Mucho cuidado con pensar que la lectura remota es diferente a la lectura en sitio. ¿Acaso el paciente es distinto? ¿El colega especialista que lo atiende está menos preparado por estar en otra ciudad? Nunca un médico de cualquier área debe olvidar que su labor es un acto médico y que como tal impacta a un ser humano que busca su ayuda, que su informe tiene implicaciones médico-legales y que su nombre y también el de la empresa que lo contrata y confía en él, están en juego.

El centro de proyectos para el desarrollo de la Universidad Javeriana (CENDEX) encontró que en Colombia, un país con 49’291.609 habitantes, para el año 2017 hay aproximadamente 72.544 médicos, de los cuales 30.759 (42,4 %) tiene estudios de posgrado (Ministerio de Salud y Protección Social, 2009). Los datos indican que en el país hay 26 médicos por cada 100.000 personas, indicador bajo para el nivel de cobertura de servicios que existe en nuestro país. En lo que respecta a la radiología, hay 756 especialistas, es decir, el 2,3 % de los médicos con estudios de posgrado. En 2011 se graduaron 46 nuevos radiólogos, muy por debajo de especializaciones como Pediatría con 157, Medicina interna con 147, Anestesiología con 104 y Ginecología con 97. [1, 7]

En Colombia se presenta una evidente escasez de especialistas en las zonas rurales apartadas de las capitales y en las cercanas a las grandes ciudades. Este problema aumenta por razones de poca demanda de dichos servicios que justifiquen la presencia permanente de tal especialista, por carencia de equipo, por razones de orden público y violencia, entre otras [6]. Hechos a los que se suma la necesidad que tiene cada especialista de apoyarse en las imágenes diagnósticas durante la atención de un paciente. No pocos médicos deben recurrir a la evaluación por imágenes y no pocos pacientes exigen su realización: “doctor… ¡vengo a que me pida una radiografía!”

La Política Nacional de Servicios de Salud que se desarrolla en tres ejes: accesibilidad, calidad y eficiencia, plantea que la Telemedicina es una herramienta y modalidad que se debe fortalecer. Su realización se encuentra regulada con la resolución 1448 del 8 de mayo de 2006 y la 2003 de 2014 “Por la cual se definen los procedimientos y condiciones que deben cumplir los Prestadores de Servicios de Salud para habilitar los servicios y se dictan otras disposiciones”. Razón por la cual el sistema de habilitación permite que cualquier prestador que cumpla con los criterios de calidad allí establecidos, pueda ofertar y prestar sus servicios en esta modalidad como una forma de mejorar la equidad, el acceso a servicios de salud especializados y la resolutividad para toda la población que atienda. [8]

Respecto a actividades de telemedicina entre los años 2011 a 2013, 15.51 % de los prestadores las han referido. La mayor proporción está en Valle del Cauca, que son hasta 20 % del total, la gran mayoría de naturaleza pública, mientras que en Antioquia predominan los prestadores de naturaleza privada en la misma proporción de los públicos del Valle del Cauca. El porcentaje de participación de las actividades de Telemedicina de los prestadores en los departamentos puede oscilar entre 0.8 a 20 %, con un porcentaje de satisfacción de los usuarios del 87 %. [8]


Palabras relacionadas:
Beneficios de la teleradiología, especialidades médicas en Colombia, instituciones para radiología en Colombia.

Acerca del autor

José Hernando Morales Gómez, MD

José Hernando Morales Gómez, MD

Médico Radiólogo de la Pontificia Universidad Javeriana. Radiólogo y socio en la empresa Teleradiología de Colombia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados