Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2008 Página 2 de 2

Electrocardiograma fetal, herramienta para el monitoreo temprano

Para enfrentar estas dificultades en el monitoreo fetal intraparto, se ha desarrollado una tecnología para monitorear el electrocardiograma (ECG) fetal. El ECG es un método diagnostico fácil, sencillo y de costo bajo, que revela información no solamente de la actividad eléctrica, sino también del estado del músculo cardiaco. Al igual que en los adultos, es posible visualizar las ondas P, QRS y T, correspondientes a eventos eléctricos durante cada latido. La onda P representa la contracción auricular, el QRS la contracción ventricular y la onda T la repolarizacion. Hay dos partes del ECG fetal que han llamado la atención de los investigadores, las relaciones PR/RR y la forma del segmento ST. Las primeras se utilizan para distinguir entre las desaceleraciones hipoxémicas de la frecuencia cardiaca fetal y aquellas no hipoxémicas. El segmento ST es un reflejo de la repolarización, la cual es altamente sensible a la disfunción metabólica [4].

En la mayoría de los partos se pueden obtener trazados cardiotocográficos técnicamente satisfactorios con monitores de ultrasonido externos, menos invasivos que los electrodos de cuero cabelludo. Aunque no hay diferencias significativas entre el MFE continuo solo y el MFE continuo más el análisis de intervalo PR en mujeres con parto de alto riesgo [3], el MFE continuo más el análisis de intervalo ST en el ECG fetal reduce el número de intervenciones, la acidosis metabólica al nacimiento [1, 4], la encefalopatía neonatal y el número de muestras sanguíneas [1]. Por esta razón, se recomienda implementar la realización de ECG fetal con el análisis del segmento ST, cuando la cardiotocografía muestra anormalidades [1].

Desde el primer intento por Cremer, en 1906, durante casi cien años nadie ha podido extraer el ECG por un método no invasivo [5] o encontrar métodos alternativos de monitoreo para mejorar la precisión. Un ejemplo que busca aumentar la especificidad del seguimiento fetal intraparto, es el desarrollo del monitoreo de la saturación de oxígeno fetal por medio de la oximetría [3]. Esta modalidad está basada en el principio de que la hemoglobina oxigenada y desoxigenada absorbe la luz a diferentes anchos de onda; la proporción relativa de estas dos varía durante el ciclo cardiaco. El oxímetro mide la fracción de luz transmitida a través del tejido, y genera un valor de saturación de oxígeno. Se ha encontrado una reducción en el número de cesáreas realizadas en un 50%, con el uso del monitoreo de la saturación de oxígeno fetal [3].

Fin.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados