Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2018

El papel de la telemedicina en las Unidades de Cuidado Intensivo

Karim Nader Ch., MD

Los sistemas de Tele-UCI solo se deben montar entre hospitales Nivel III y IV, con el objetivo de obtener entre pares de la especialidad una segunda opinión.

Cuando de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) se trata, en primer lugar, se debe aclarar que, en telemedicina, bajo ningún aspecto se recomienda que se establezcan sistemas de Tele-UCI entre hospitales Nivel I - II contra hospitales Nivel III - IV.

Se está viendo una tendencia creciente en los países latinoamericanos de establecer sistemas de Tele-UCI entre hospitales Nivel I - II y hospitales Nivel III - IV, lo cual es un error en cuanto a la atención médica especializada en Unidades de Cuidado Intensivo se refiere. Las razones son las siguientes:

  1. La gran mayoría de los hospitales Nivel II no poseen cubículos de UCI y ni qué decir de los hospitales Nivel I. Esta ausencia del servicio salta a la vista solo con observar cuánto es el costo diario de un cubículo de Cuidado Intensivo, estando este ocupado o desocupado. Hay que tener presente que un cubículo de UCI debe tener en perfecto estado el equipamiento biomédico, que de por si es costoso, como lo es: equipos de Rayos X fijos y portátiles, ecógrafos, bombas de infusión, ventiladores mecánicos, etc. más un soporte y mantenimiento con personal técnico en el sitio, pasando de otra parte por sistemas de energía autónomos redundantes caso UPS´s, generadores de energía con encendido electrónico perfectamente regulados y una asepsia impecable.

  2. Los hospitales latinoamericanos en gran parte cuando de niveles se trata y específicamente de Nivel II, de forma sistemática incumplen con el número de especialistas que deben poseer de acuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo que recomienda mínimo cuatro especialistas en ese nivel. En Latinoamérica, la gran mayoría de estos hospitales son denominados Nivel II solo con tres especialidades, que por lo regular son: Ginecoobstetricia, Pediatría y Medicina Interna. Los hospitales Nivel I para información del lector, solo tienen médicos generales en concordancia con la clasificación de la OMS.

  3. Tener un solo especialista en Cuidado Intensivo para uno o dos cubículos en hospitales Nivel II es realmente oneroso para la institución, esto sin contar con los medicamentos de alto costo que se requieren en una UCI, más: equipos para procedimientos, catéteres, máquinas de laboratorio, por ejemplo, un dispositivo de gases arteriales, etc.

Hay países que de forma temeraria establecen en sus legislaciones que no es problema montar sistemas de telemedicina con Tele-UCI en hospitales Nivel I - II, aduciendo que un “simple” entrenamiento de 40 - 60 horas de UCI al médico general, lo facultan para manejar pacientes de la especialidad. Personalmente considero esto como una gran irresponsabilidad. Un especialista en Cuidado Intensivo en su postgrado debe cumplir entre 2 y 6 años de entrenamiento, dependiendo de los requisitos de cada Facultad de Medicina, pues en ocasiones se requiere una especialidad previa tipo: Medicina interna, Anestesiología, Cirugía general o Urgencias.

Con la aclaración anterior, en relación con los médicos generales solo cabe una pregunta: ¿Quién o quienes “sacaron ese conejo del sombrero” de 40 - 60 horas de entrenamiento?

Así las cosas, sistemas de Tele-UCI solo se deben montar entre hospitales Nivel III y IV, con el único objetivo de obtener entre pares de la especialidad lo que denominamos: segunda opinión especializada, bien sea en Cuidado Intensivo de adultos, infantes y/o neonatos.

En ambos hospitales, sean estos Nivel III o Nivel IV con Tele-UCI, se deben tener las mismas plataformas técnicas en cada uno de ellos para operación sincrónica, es decir en tiempo real.

Las plataformas se deben componer de:

  1. Conectividad mínima de 20 megas redundante, vía fibra óptica exclusiva punto a punto bajo VPN.

  2. Computador para sistema de videoconferencia médica.

  3. Historia clínica digital (HCD), con Protocolo HL7.

  4. Interfaz (video/audio) de los monitores de la isla que gobierna todos los cubículos que posea la Unidad de Cuidado Intensivo, la cual debe estar conectada con la interfaz (video/audio) de la isla de Cuidado Intensivo del otro hospital Nivel III y/o IV.

  5. Los equipos de Rayos X, sean estos portátiles o fijos, deben estar conectados entre ambos hospitales, para visualización simultánea de estudios bajo Protocolo DICOM, con monitores especializados.

  6. Ecógrafos con salida digital, preferiblemente HDMI y/o 4K.
  7. Interfaz de monitoreo de las bombas de infusión, en la isla de Cuidado Intensivo de ambos hospitales.

  8. Servidores para almacenamiento de la información gestionada, con su respectivo back up en espejo.

Como se puede observar, el diseño, integración y montaje en telemedicina de esta especialidad es una de las más exigentes, al requerirse una serie de herramientas biomédicas que, en lo relacionado con su funcionamiento, son de extrema precisión para el manejo de los pacientes, lo cual lleva a que la transmisión/recepción vía remota de los diferentes parámetros deba ser exacta en todo momento, minimizando así los errores de funcionamiento en la plataforma.

No está por demás mencionar que la interfaz gráfica, entiéndase videoconferencia médica, debe ser integralmente fácil en lo que se refiere al manejo por parte de los especialistas.

Hay que recordar que las UCI son áreas donde la adrenalina del personal que en ellas labora se mantiene a tope y mal haríamos entregando sistemas de telemedicina difíciles de operar. La telemedicina es una herramienta para el especialista, no la razón de ser del especialista.

 

Artículo proveniente de la edición impresa de Abril-Mayo de 2018 de El Hospital con el código EH0418TELEUCI


Palabras relacionadas:
Tele-UCI entre hospitales Nivel I - II, Tele-UCI entre hospitales Nivel III - IV, telemedicina en las unidades de cuidados intensivos, dispositivos médicos necesarios para la aplicación de la telemedicina en UCI, videoconferencia médica en la UCI, operación sincrónica de la telemedicina en UCI.

Acerca del autor

Karim Nader Ch., MD

Médico Cirujano, Especialista en Telecomunicaciones, Profesor por Méritos Académicos de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, en Bogotá, Colombia. Presidente de Advanced Telemedicine Solutions Corporation.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados