Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad de México, México - Julio de 2017

Diseñan en México parche para detectar cáncer de mama

Se trata de Eva, un parche biosensor que detecta cáncer de mama mediante termografía, y que fue creado por un estudiante del ITESM. Un avance para la oncología.


Un estudiante mexicano del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Monterrey, desarrolló un parche de biosensores que se inserta bajo cualquier brasier para detectar el cáncer de mama mediante termografía. Esto lo logra mediante el mapeo del área del seno utilizando múltiples sensores que miden la textura, color y temperatura.

"Eva" funciona en vinculación con un teléfono inteligente al que se envían los datos de la usuaria, analiza la información y emite un diagnóstico respecto a la salud del seno, indica un comunicado de la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt).

“Lo complicado no ha sido la parte física del producto. Lo verdaderamente complejo es la forma en que se emite el diagnóstico, es decir, tomar los datos de la temperatura del seno y eso convertirlo en un diagnóstico confiable. Es un proceso que involucra inteligencia artificial”, explicó en entrevista Julián Ríos Cantú, el joven emprendedor mexicano, quien lo desarrolló en colaboración con otros tres estudiantes y su mentor, el ingeniero Víctor Melgarejo Zurutuza, quien asesoró el desarrollo del proyecto.

Para Ríos, la principal ventaja de este dispositivo está en la accesibilidad. “Para que esto sea rentable y funcione, tiene que brindar un diagnóstico sin la necesidad de que los datos sean interpretados por un médico especialista. Para crear un método portátil y no invasivo para la detección de cáncer de mama, el software es el que debe de realizar el diagnóstico y no el médico. Esa es nuestra principal distinción: un algoritmo de inteligencia artificial que puede obtener esos datos e ir aprendiendo hasta tener una herramienta de diagnóstico muy precisa”, dijo.

El desarrollador aclara que con este producto, catalogado como dispositivo médico para uso personal, no se pretende reemplazar métodos diagnósticos como la mastografía sino otorgar una herramienta más de diagnóstico y profesionalizar el método de la autoexploración, señala la nota de prensa del Conacyt.

Sus gestores están por iniciar la segunda ronda de pruebas clínicas con un número más extenso de mujeres con una base de datos más grande. Según Ríos, las pruebas anteriores se practicaron con un grupo reducido de mujeres. “Ahora nuestra base de datos es de más de mil imágenes térmicas” afirmó.

“Seguimos probando la factibilidad de nuestros algoritmos, así como el hardware. En esta segunda ronda, que terminará en julio, con los resultados que esperamos solo quedará formalizarlos para presentarlos ante las autoridades regulatorias. Esperamos que el producto se empiece a producir y vender para el público en general a finales de 2018 o principios de 2019”, afirmó el estudiante del ITESM.


Palabras relacionadas:
Cáncer de seno, sensores de cáncer de seno, autoexamen de seno, avances en oncología
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Oncología y radioterapia

Documentos relacionados