Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2004 Página 2 de 7

Diagnóstico y terapia fetal

Van Vugt, J.M.G.

Técnicas de imágenes diagnósticas
Exámenes ecográficos
El examen ecográfico de rutina
Hace una década, los exámenes Ec en la MG eran vistos como un método de valorar de modo fiable la vitalidad del embarazo -para determinar si se trataba de una gestación única o múltiple- y la edad gestacional. Hoy han evolucionado, hasta convertirse en una técnica para el diagnóstico de las MCF.

La evaluación realizada por un grupo de estudio de los aseguradores de salud de Holanda, en 1995, concluyó que la Ec como procedimiento habitual de tamizaje (PS) se debía realizar en el primer T, a las S-12 y S-14 y a las S-18 y S-20, practicando Ec adicionales según indicación médica. Actualmente, esta es la norma en los Países Bajos.

Determinación de defectos estructurales en el feto
La confiabilidad de la determinación de una anomalía fetal por Ec está relacionada con la etapa del embarazo, el equipo empleado y la destreza del examinador. A pesar de los enormes avances logrados en la resolución del escáner, de manera que la Ec precoz del feto resulta más efectiva, la Ec realizada alrededor de las S-20 de embarazo brinda la mejor opción para el examen anatómico detallado del feto.

La sensibilidad de la Ec también depende, en alto grado, de los criterios de selección de las MG que se van a examinar. En otras palabras, se realizan Ec como una forma de PS: bien sea que en todas las MG se obtenga "escáner estándar anomal", o que se les practique Ec por indicación médica. En este último caso, se les hace el escáner a aquellas MG que conforman el grupo de más alto riesgo. Este método tiene la desventaja de que la mayoría de las MCF se presentan en MG con bajo riesgo de la anomalía, sencillamente porque estas representan un grupo más numeroso.

La sensibilidad también depende del sistema orgánico que se va a examinar. Por ejemplo, la sensibilidad de la Ec para detectar MCF del SNC es de cerca de 88%, pero tan solo de 28% para las MCF cardiacas. Además, algunas MCF solo se desarrollan durante el curso del embarazo, y son difíciles o imposibles de detectar con una Ec única, en especial cuando este se realiza en una etapa temprana de la gestación.

El descubrimiento de las MCF tiene consecuencias médicas, psicológicas y socioeconómicas de largo alcance. Para poder concentrar el conocimiento y la destreza en el diagnóstico de las MCF, así como para establecer el curso de las mismas, los exámenes Ec intensivos se deben hacer en centros de atención terciaria. Esto posibilita el desarrollo y el mantenimiento de la pericia necesaria. El examinador debe tener siempre la oportunidad de discutir los resultados con especialistas en MCF, en enfermedades hereditarias y en pediatría. En años recientes, en los Países Bajos se han creado centros satélites, en los cuales se hacen las Ec dentro del centro de atención terciaria.

En gran parte por el desarrollo de transductores de alta resolución, asistimos al cambio de la realización de los exámenes diagnósticos del segundo T (S-18 y S-20), hacia los practicados al final del primer T (S-13 y S-14). En particular, se pueden detectar los defectos del tubo neural y muchos otros cardiacos, hacia el final del primer T, en poblaciones de alto riesgo (figuras 2 y 3 a -b).

Ecografía tridimensional
En la última década también asistimos al desarrollo de la Ec tridimensional (3D). Los sistemas Ec 3D modernos dan imágenes de superficie y mediciones de volumen (figuras 4 y 5), así como imágenes tipo "rayos X". Estas nuevas técnicas ofrecen una mejor posibilidad de hacer el diagnóstico correcto de las MCF. Se usa Ec 3D para hacer investigación intensiva de las mediciones del volumen pulmonar en fetos (VPF), en los cuales el desarrollo de los pulmones se ha visto seriamente amenazado, por rotura prematura de membranas.

Las técnicas 3D proporcionan unas imágenes tan buenas del corazón, que es factible determinar si las válvulas cardiacas están funcionando correctamente. La Ec 3D ofrece importantes ventajas sobre las técnicas 2D en este tipo de diagnóstico complejo.

La Ec 3D está integrada en modernos sistemas Ec, y las imágenes se pueden ver en tiempo real. No obstante, la calidad de la imagen depende en alto grado de la posición del feto, la cual no es siempre la que se desearía. Esto es cierto para las imágenes 2D convencionales, y aplica aún más para las 3D.

Acerca del autor

Van Vugt, J.M.G.

El autor es profesor de Medicina fetal en el Centro Médico de la Universidad VU, Amsterdam, Países Bajos.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados