Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2004 Página 1 de 4

Desfibrilación externa bifásica

Luceri R.M.

Estudios de caso de diferentes hospitales que están utilizando desfibriladores bifásicos para mejorar las tasas de supervivencia a ataques cardiacos súbitos.

A medida que el énfasis en reanimación cambia de la desfibrilación externa monofásica a la bifásica, es útil considerar las opciones de desfibrilación adoptadas en diferentes instituciones y reconocer el éxito alcanzado con la desfibrilación externa bifásica. Los casos que se presentan en este artículo reportan la experiencia de dos cardiólogos hospitalarios que utilizan desfibriladores bifásicos Philips Smart de baja energía.

Debemos tratar dos áreas que generan confusión respecto a desfibriladores bifásicos externos:

  • Las diferencias en los desfibriladores bifásicos externos liberados por la FDA
  • Las diferencias en las especificaciones de los protocolos de baja energía y alta energía.

Comparación de desfibriladores bifásicos externos
Una pregunta frecuente es cuál de los diferentes desfibriladores bifásicos externos liberados por la FDA es el más efectivo. Hasta la fecha, ningún estudio publicado ha comparado la eficacia o la seguridad de los diferentes desfibriladores bifásicos para desfibrilación externa en humanos, en el laboratorio de electrofisiología (EF) o en situaciones de ataque cardiaco súbito (ACS) fuera del hospital.

Consecuentemente, no hay para esta pregunta una respuesta que se fundamente en evidencias revisadas por pares.

Adicionalmente, el diseño de las ondas bifásicas de cada uno de los desfibriladores bifásicos externos liberados por la FDA difiere respecto a la forma de la onda, a los requerimientos de energía y a la duración del suministro de energía. Hasta la fecha, ningún estudio publicado ha comparado la eficacia intrínseca o la seguridad de estos diseños de forma de las ondas.

Ante esta situación, cada desfibrilador bifásico externo y cada diseño de forma de las ondas deben evaluarse individualmente, primero de acuerdo a los méritos de la evidencia clínica publicada que los soporta, y luego, de acuerdo a las características de uso (simplicidad, mantenimiento), seguridad y costos.

Niveles de energía para la desfibrilación bifásica externa
Las especificaciones de energía de cada marca de desfibriladores bifásicos externos para usos específicos, deben idealmente equilibrar una eficacia médica máxima de la unidad con su propia potencialidad, aunque leve, de ocasionar disfunción miocárdica. Estas especificaciones de energía deben además estar justificadas por investigaciones: no deben ser simples valores empíricos seleccionados por los usuarios.

En el caso de los desfibriladores bifásicos de baja energía Philips Smart, las investigaciones actuales respaldan con firmeza un protocolo de energía de tres choques sucesivos de 150 J para terminar la FV de un adulto.

Esta investigación incorpora no sólo estudios de FV inducida de tiempo de descenso corto en laboratorio de EF, sino también estudios de ACS de tiempo de descenso largo fuera del hospital. En suma, actualmente hay pruebas prometedoras de las ondas bifásicas de baja energía según lo han demostrado investigadores Philips y otros investigadores.

Lo que diferencia a los desfibriladores bifásicos Philips Smart de baja energía de sus antecesores monofásicos --y al parecer su más ingenioso logro de ingeniería-- es la capacidad de compensación de la impedancia. Los investigadores Philips descubrieron que era posible mantener la alta eficiencia de las ondas bifásicas sobre un amplio rango de impedancia del paciente (una corriente eléctrica) ajustando la forma de la onda [1]. Basándose en una evaluación instantánea de la resistencia del paciente a la corriente, la tecnología Bifásica Philips Smart ajusta la duración general y la forma de la onda mientras se está emitiendo.

Si se puede hacer compensación entre choque y choque --para diferentes pacientes, o aún para el mismo paciente (la impedancia disminuye ligeramente con cada choque sucesivo [2]-- el nivel de energía no necesita cambios: se pueden emitir una corriente y una forma de onda óptimas con cada choque, utilizando una dosis de energía de 150 J. La onda bifásica aporta beneficios tecnológicos para la desfibrilación externa y, al ser posible utilizar la onda bifásica con especificaciones de energía más bajas, también aporta beneficios clínicos probables.

Los bajos requerimientos de energía de los desfibriladores bifásicos Philips Smart también hacen posible un beneficio clínico extremadamente importante: la potencialidad de reducir la disfunción miocárdica post reanimación --lesión o isquemia-- asociada a los choques de baja energía [3].

Acerca del autor

Luceri R.M.

Luceri R.M. Director, Interventional Arrythmia Center, Holy Cross Hospital, Fort Lauderdale FL, EU
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades