Promocione sus productos o servicios con nosotros
Bogotá, Colombia - Mayo de 2017 Página 1 de 2

Decretan uso obligatorio de desfibriladores en lugares públicos en Colombia

El uso imperioso del desfibrilador se daría en terminales de transporte, aeropuertos, escenarios deportivos, parques naturales y de diversiones, entre otros.

El Congreso de Colombia dispuso a través de la Ley 1831 la obligatoriedad, la dotación, disposición y acceso al Desfibrilador Externo Automático (DEA) en los transportes de asistencia básica y medicalizada, así como en los espacios con alta afluencia de público en el país, sumado al entrenamiento para su correcto manejo.

El objetivo es prevenir muertes por enfermedades cardiovasculares (ECV), grupo dentro del cual se destacan, según el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, la isquémica cardiaca o infarto como responsable del mayor número de casos fatales. En 2011 esta fue la causa de fallecimiento de 29.000 colombianos, afectando en su mayoría a los hombres, con 16.000 casos, lo cual significa la muerte, en promedio, de 80 personas al día por este motivo.

El DEA es un dispositivo médico electrónico portátil, dotado de electrodos destinados a generar y aplicar pulsos intensivos que puede descargar una corriente al corazón a través del tórax, para que ésta detenga la fibrilación ventricular y permita que el corazón vuelva a un ritmo normal saliendo del paro, lo cual garantiza la vida del paciente en episodios de urgencia.

El uso obligatorio del desfibrilador se daría en terminales de transporte, aeropuertos, escenarios deportivos públicos y privados, parques naturales, parques de diversiones, entidades públicas tales como gobernaciones, concejos, ministerios, Congreso, universidades públicas y privadas, colegios públicos, privados y en concesión, escenarios culturales y recreacionales, centros de rehabilitación, sistemas de transporte masivo metropolitano, entre otros.  Además, en sitios como transportes asistenciales básicos, medicalizados, públicos y privados, de orden terrestre, fluvial y marítimo.

Quienes podrán manipular el dispositivo serán el personal médico, paramédico, auxiliar y de apoyo de transportes asistenciales públicos y privados, efectivos de la fuerza pública, brigadistas de salud, personal de enfermería, docentes de educación física, salvavidas, entrenadores, guías, guardianes de establecimientos carcelarios, entre otros. Lo anterior siempre y cuando hayan recibido la capacitación y respectiva certificación en el uso de desfibriladores por parte de las Secretarías Departamentales y/o Municipales de Salud, de acuerdo con la reglamentación que expida el Ministerio de Salud, señala la Ley 1831 del 2 de mayo de 2017.

El Gobierno a través del Ministerio de Salud y Protección Social tendrá 12 meses a partir de aprobada la iniciativa para que se genere una reglamentación relacionada con estandarización del tipo de desfibrilador que se debe usar, registro inspección y vigilancia del dispositivo, capacitación y certificación en el uso del desfibrilador, procedimiento para simulacros, régimen sancionatorio por incumplimiento, entre otros temas. Además de definir los procesos de capacitación exigidos, la disponibilidad en el mercado de los equipos y la preparación del presupuesto por parte de las entidades obligadas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año fallecen más de 17,5 millones de personas por las ECV. En el perfil epidemiológico de países de 2011, la tasa de mortalidad de Colombia por cada 100 mil habitantes para ECV y diabetes fue de 166,7 para mujeres y de 205,9 para hombres.

Para conocer más sobre la reglamentación de este dispositivo en Colombia, El Hospital conversó con Juan Carlos Ángel, médico y gerente de ventas y mercadeo de Nihon Kohden Latinoamérica.

¿Por qué razón se llegó a que fuera una ley por parte del gobierno?

En Europa y en Japón ya está muy reglamentado. En Colombia es donde hay más DEAs porque se ha sensibilizado más. Se espera que se cumpla la norma porque hay un gran número de personas con riesgos cardiovasculares. Como industria buscamos no solo la venta si no la capacitación del dispositivo.

¿Qué tan fácil es instalar un desfibrilador?

El equipo pesa entre 3 y 5 kilos, es muy liviano, la instalación debe realizarse en un gabinete visible al público, con una señalización que indique donde está el dispositivo. El DEA es muy sencillo de manejar, en tres pasos: se abre, se colocan los parches en el pecho de la persona, se verifica el ritmo cardiaco y si se necesita la descarga el equipo indica “Oprimir el botón”.

¿Cuáles son las tendencias tecnológicas en desfibrilación?


Palabras relacionadas:
Prevención para pacientes con enfermedades cardiovasculares, dispositivos médicos electrónicos, soporte vital cardíaco, DEA, suministros médicos en Colombia.
x
MANUEL
10 de agosto de 2017 a las 16:55

Ojalá que en México ya se imponga como necesidad y obligación.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Salud pública