Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad de México, México - Agosto de 2019

Crean interfaz cerebro-computadora para aumentar las capacidades físicas de los humanos

El objetivo de esta tecnología es lograr que las personas sean capaces de controlar un tercer brazo robótico, al mismo tiempo que utilizan sus dos extremidades.

El mexicano Christian Peñaloza, Ph.D. en neurociencia cognitiva aplicada a la robótica e investigador del Advanced Telecommunications Research Institute International, en Kioto, Japón, creó una interfaz cerebro-computadora (BMI, por sus siglas en inglés) que, sumada a un brazo robótico, pretende ampliar las capacidades físicas y cognitivas de los seres humanos.

“Esta tecnología ya es utilizada en personas con discapacidades motrices. No obstante, lo que estamos haciendo en este laboratorio va mucho más allá, buscamos que las personas aumenten sus capacidades físicas y sean capaces de controlar un tercer brazo al mismo tiempo que utilizan sus dos extremidades”, comentó Peñaloza en entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt).

“[...] buscamos que las personas aumenten sus capacidades físicas y sean capaces de controlar un tercer brazo al mismo tiempo que utilizan sus dos extremidades”,

comentó Peñaloza en entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt).

De acuerdo con Peñaloza, una BMI se puede definir como un sistema que funciona con electrodos que, al ser colocados en la cabeza de las personas, son capaces de leer las ondas cerebrales, interpretarlas y convertirlas en acciones específicas a través de sofisticados algoritmos computacionales, es decir, inteligencia artificial.

Para cumplir los objetivos de este proyecto, el equipo de trabajo discriminó los patrones cerebrales que registra una persona cuando realiza una tarea y cuando imagina que la ejecuta. “Esa información la usamos en el desarrollo del algoritmo, para asignarle un comando que le indique al robot que se debe mover de acuerdo con la imaginación de la persona”, explicó el investigador mexicano.

De acuerdo con Conacyt, en una primera fase, se logró que el robot sujetara una botella mientras que el usuario paralelamente balanceaba una pelota. En una segunda etapa del proyecto se instaló una cámara en el brazo robótico y se modificó el algoritmo para ayudarlo a reconocer diversos objetos, con el objetivo de que la posición de la mano se adecuara para agarrar el objeto con respecto a su forma y tamaño.

“El impacto a futuro creemos que puede ser muy grande porque nos permitirá generar tecnología para que controlemos con el cerebro —al mismo tiempo que realizamos otra actividad—, por ejemplo, apagar la luz de la casa solo con pensarlo, mientras tomamos las llaves y nos dirigimos a la puerta”, finalizó Peñaloza.

Los resultados de ese experimento fueron publicados en la revista Science Robotics en un artículo titulado ‘BMI control of a third arm for multitasking’.


Palabras relacionadas:
Investigador Christian Peñaloza, interfaz cerebro-computadora de Christian Peñaloza, interfaz cerebro-computadora para controlar tercer brazo robótico, inteligencia artificial en la industria médica, BMI control of a third arm for multitasking, brazo robótico para aumentar las capacidades físicas humanas.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados